Más artículos

No pierden vigencia: por qué estas 13 viejas estafas que no dejan de estar de moda, ni siquiera en épocas "4.0"

No pierden vigencia: por qué estas 13 viejas estafas que no dejan de estar de moda, ni siquiera en épocas "4.0"
A continuación encontrarás algunos casos antiguos de fraude que todavía se practican hoy en día y que afectan negativamente a las familias
Por iProUP
12.10.2020 15.14hs Coffee break

Las estafas han existido desde tiempos inmemorables y, aunque con el paso de los años se han ido adaptando a los cambios que ha experimentado la sociedad, algunas de las más antiguas se siguen utilizando en la actualidad.

La gente ha estado intentando estafarse unos a otros durante miles de años. De hecho, el primer fraude documentado ocurrió en el 300 A.C. 

Según el Código Penal de España, un delito de estafa consiste en engañar a otro con ánimo de lucro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.

A continuación encontrarás algunos casos antiguos de fraude que todavía se practican hoy en día y que afectan negativamente a las familias, tanto financiera como mentalmente.

Internet

 

Navegar por internet tiene sus riesgos y, aunque la mayoría de las veces te facilite la vida, no es una herramienta perfecta.

El internet —tal y como lo conoces hoy en día— nació en el año 1971, pero no fue hasta 1983 cuando se puso a disposición de los consumidores.

Desde entonces, la gente ha utilizado la red para llevar a cabo actividades criminales. De hecho, los fraudes informáticos en España pasaron de 21.075 a 88.854 en tan solo 8 años.

Concretamente en Madrid han aumentado un 31,67 % en 2019 con respecto a 2018. En su mayoría, estas infracciones están relacionadas con el incremento del número de usuarios del comercio electrónico, según ha explicado el Jefe Superior de Policía de Madrid.

Además, son el séptimo delito más común en el país, tal y como confirman los datos de Statista.

Las hipotecas

 

Una casa suele ser el activo más valioso de las familias, pero los estafadores también lo saben y lo tienen en cuenta a la hora de pensar en su siguiente estafa.

En las últimas décadas, miles de propietarios en todo el mundo informaron haber recibido cartas de aspecto oficial haciéndose pasar por verdaderas compañías hipotecarias.

En este caso, las compañías fraudulentas presionaban a los propietarios para que sacaran capital y así utilizarlo como pago de reparaciones u otros gastos de la casa.

Los funerales

 

Es difícil pensar en la muerte. Sin embargo, algunas personas sin escrúpulos aprovechan los momentos más difíciles de las familias para su propio beneficio.

Con el paso de los años, se han reportado muchos casos de estafadores que se aprovechan de los funerales afirmando que el fallecido tenía una deuda pendiente que debe ser pagada inmediatamente.

De lo contrario, aseguran que inflarán los costes del funeral y habrá severas consecuencias.

Este tipo de estafa guarda relación con las deudas fantasmas y las falsas notificaciones de cobro, otra táctica conocida desde hace décadas.

En este sentido, también hay quien ha recibido cartas de aspecto oficial que indican que el fallecido tiene un pago que no ha abonado.

Aunque el documento tenga tu nombre, tu domicilio correcto e incluso tu número de la seguridad social es importante que sepas que puedes estar al frente de una nueva variación de una vieja estafa.

En ambas, los delincuentes se hacen pasar por firmas legales, jueces y funcionarios judiciales.

A continuación, envían cartas intimidantes y efectúan llamadas telefónicas amenazantes sobre deudas fantasmas para tratar de convencer a la gente de que les envíen dinero.

El alquiler de pisos o compra de propiedades

 

Swampland in Florida (Pantanos en Florida, en español) es una figura retórica que se refiere a las estafas inmobiliarias en las que un vendedor tergiversa terrenos inutilizables y los vende como propiedades urbanizables.

Este tipo de estafas se hicieron muy conocidas en los Estados Unidos en el siglo XX, y la frase se utiliza a menudo de forma metafórica para cualquier estafa que distorsione lo que se está vendiendo.

Su origen se remonta a la década de 1920, con la burbuja inmobiliaria de Florida antes de la Gran Depresión.

Como curiosidad, uno de los primeros vendedores de tierras inutilizables fue Charles Ponzi (conocido por las estafas piramidales).

También aparecieron timos muy similares que surgieron a principios del siglo XX, cuando los estafadores se dedicaban a vender a los inmigrantes terrenos de los que nadie poseía el título, como por ejemplo, el Puente de Brooklyn.

Pero no hay que irse tan lejos para ver este tipo de estafas, ya que cada año ocurren casos similares en España.

Por ejemplo, a finales del 2019, 8 estafadores fueron detenidos en el marco de una operación contra el uso de los "pisos bomba". El grupo criminal centraba sus esfuerzos en los inmigrantes en situación irregular para sacarles el dinero a través de una estafa inmobiliaria.

En total se aprovecharon de más de 40 personas, obteniendo más de 50.000 euros, según El Español.

Así que si te dicen que no pueden enseñarte la vivienda, si los precios son demasiado jugosos o si el arrendador está en el extranjero y te pide que pagues algo por adelantado, puedes estar al frente de una estafa inmobiliaria y ya conoces su origen.

Para evitar que te estafen a la hora de alquilar un piso, existen varios aspectos que puedes tener en cuenta según El Periódico.

Por ejemplo, presta atención al lenguaje con el que se comunican. Si suena forzado, probablemente estén utilizando el traductor de Google. Por otro lado, evita realizar las gestiones fuera de las plataformas habituales. Si estás a punto de ser estafado lo común es que se pongan en contacto contigo a través de otras vías, como por ejemplo, un correo electrónico.

También te será útil comparar la veracidad del anuncio a través de las puntuaciones o chequear la veracidad de las fotos comparando con otras páginas web.

Incluso puedes utilizar el buscador de Google. En el apartado Imágenes, carga el archivo y encontrarás en qué páginas web se encuentran las mismas fotos.

Por último, no pagues más de un mes de fianza, ya que es lo establecido por la ley. No obstante, aunque no hay límites en el depósito, es importante que desconfíes si te piden cantidades exageradas.

La lectura de cartas del tarot

 

La historia del tarot se remonta a las primeras décadas del siglo XIII, cuando los mercaderes del Mediterráneo recorrían la larga Ruta de la Seda por China, Persia y África, trayendo entre sus pertenencias el primer mazo de cartas conocido en Occidente —Mamluk—, según La Nación.

Su uso para la adivinación se volvió masivo y llegó a casi todos los rincones del mundo. Así, en los años 1960, el tarot resucitó gracias a la cultura hippie.

Sin embargo, a lo largo del siglo XX —y se sigue viendo en el siglo XXI— muchos estafadores se aprovecharon de su uso para adivinación y lo utilizan como una oportunidad para hacer dinero. Y es que sus imágenes y símbolos siguen siendo interpretados bajo infinitas ópticas.

Pero Philippe Camoin, descendiente de uno de los más antiguos impresores de tarot de Marsella, y Alejandro Jodorowsky, el tarólogo más reconocido a nivel internacional, aseguran que los sabios de cada religión preservaron los secretos sagrados de la humanidad en los populares naipes, antes de que las guerras y los enfrentamientos acabaran con el conocimiento ancestral.

Es normal, entonces, que muchas personas no crean en la lectura de cartas del tarot y lo vean como una estafa.

De hecho, a lo largo de los años se ha visto el siguiente timo: el supuesto adivino le asegura al cliente que está maldito y que la condena solo se romperá después de pagar una gran cantidad de dinero (que va directo a su bolsillo).

Una vez que se abona la cantidad, el hechicero hace un conjuro falso sobre la persona y la libera de la maldición. 

Los romances

 

Las estafas de romances no solo hieren a una persona financieramente, sino también emocionalmente. Y es que a la víctima se le hace creer que la persona con la que están hablando le quiere y se preocupa por ella.

Millones de usuarios recurren a las aplicaciones de citas o a las redes sociales para conocer a alguien, pero en lugar de encontrar una relación amorosa muchas se topan con un estafador que trata de engañarlas para que le envíen dinero. 

Una vez que los delincuentes se sienten cómodos con sus víctimas, comienzan a pedirles pequeñas cantidades que, poco a poco, van aumentando.

Usualmente dicen que lo necesitan para gastos médicos o para ayudarles a salir de una mala situación.

Según las autoridades ucranianas y el FBI, en África occidental, Rusia, Ucrania, Jamaica, Estados Unidos y Trinidad y Tobago se producen muchas estafas románticas.

Las víctimas suelen ser personas de Occidente vulnerables y se cree que la mayoría de los estafadores tienen su base en África Occidental.

Fueron muy populares entre 2012 y 2016, pero a día de hoy continúan existiendo.

Las falsas ganancias de lotería o de otros premios

 

Todo el mundo sueña con ganar la lotería para poder vivir una vida despreocupada. 

La de Navidad es uno de los sorteos más importantes y populares que se celebra en España cada 22 de diciembre. Sin embargo, debes tener cuidado porque no todas son legales y la compra del número deseado puede ser una estafa.

Los primeros indicios registrados de una lotería fueron documentados en la dinastía Han de China entre el 205 y el 187 a.C., según List 25. Desde entonces, la gente ha estado pensando en diferentes maneras de engañar al sistema.

De hecho, el lotero sevillano Miguel Escámez Arquero creía tener la gallina de los huevos de oro y en el sorteo de Navidad del 22 de diciembre de 1951 llevó a cabo la mayor estafa en la historia de la lotería española: vendió participaciones de una peseta, pero en una cantidad doble de la cubierta por los décimos que realmente poseía, según el Diario de Sevilla.

De la misma manera, si recibes una tarjeta, una llamada o un email diciéndote que ganaste un premio de un sorteo en el que ni siquiera participaste, tienes que estar alerta porque puede tratarse de una trampa.

Este tipo de estafas también han ido en aumento desde la popularización del internet y del teléfono móvil.

Normalmente, después de informarte de este supuesto premio te dicen que tienes que pagar un cargo, algunos impuestos o derechos de aduana. Es entonces cuando te piden el número de tu tarjeta de crédito o la información de tu cuenta de banco.

De cualquier manera, pierdes tu dinero y nunca recibes el premio. 

Los avisos de herencia

 

Es bastante raro que alguien tenga un pariente lejano del que nunca ha oído hablar y que, además, le haya dejado una gran suma de dinero.

De igual manera, es importante que sepas que las estafas relacionadas con herencias suelen comenzar con un correo electrónico o con una carta enviada por correo postal.

Tras ponerse en contacto con la persona, los delincuentes solicitan el envío de una cuantiosa cifra a una cuenta bancaria con el objeto de cubrir los gastos administrativos.

A cambio, le aseguran a la persona la recepción del dinero heredado.

A lo largo de los años, miles de personas han sido estafadas por estos falsos avisos de herencia.

Las ofertas de trabajo

 

Aunque estés desesperado por encontrar un trabajo, debes estar alerta a las características de cualquier oferta. Y es que algunos estafadores utilizan este tipo de cosas para ganar dinero.

Así piden a sus víctimas que paguen, por ejemplo, por sus informes de antecedentes no penales o por su capacitación.

Internet se ha convertido en la principal herramienta que utiliza la gente para encontrar las ofertas de trabajo que mejor se ajustan a sus perfiles profesionales.

Cada vez son más las bolsas de empleo online, por lo que debes ser precavido. En ellas —o incluso en aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales— circulan una gran variedad de ofertas de trabajo fraudulentas.

Las ONGs y causas benéficas

 

En 2018, más de 200 voluntarios denunciaron haber sido estafados por la supuesta ONG española Yes we help.

En este caso, los jóvenes contrataron un viaje para participar en proyectos humanitarios por el que cada uno pagó 1.500 euros. Cuando llegaron a Ghana, se dieron cuenta de que la experiencia nada tenía que ver con la prometida por la organización. De hecho, en el destino se encontraron solos y expuestos a toda clase de peligros.

Pero las estafas relacionadas con ONGs y causas benéficas no siempre son de este estilo.

También destaca el caso de Linceci (La Liga Nacional Contra el Cáncer Infantil), que consiguió recaudar 5,5 millones de euros y resultó ser un timo.

La fundación recaudaba fondos para la investigación contra esta enfermedad pero, en realidad, el dinero recaudado se utilizaba para fines lucrativos de los propios gerentes.

Las inversiones

 

Mucha gente planifica su jubilación, pero otros no administran adecuadamente sus ahorros cuando terminan de trabajar.

Así, una gran parte de la comunidad de ancianos depende de las pensiones para sobrevivir. Por ello, los estafadores se aprovechan de las víctimas haciéndose pasar por asesores financieros y así acceder a sus fondos y ahorros de jubilación.

En este sentido, en España es muy común el vishing, que es una práctica fraudulenta que utiliza la línea telefónica convencional para engañar personas y obtener información confidencial —como puede ser datos financieros o cosa útil para el robo de identidad—.

Además, los estafadores suelen aprovecharse de la inocencia de las personas mayores.

Recuerda siempre que ningún banco te llamará para solicitar este tipo de información.

El juego de las 3 cartas

 

El juego de las 3 cartas se hizo muy popular en los pequeños cruceros y en los ferrocarriles a finales de la década de 1830. De hecho, era muy conocido por los hombres que emigraban.

Consiste en un simple juego de manos en el que el objetivo del jugador es seguir con la vista la posición de una carta determinada, e identificarla por la mayor cantidad de rondas posible.

El juego o monte de 3 cartas —también llamado Trile o Mosqueta— proviene de la picaresca. Y es que, en sus inicios, se basaba en estafar a los jugadores e intentar sacarles todo el dinero entre varios compinches. 

Así ha hecho que la gente pierda dinero durante más de un siglo.

En la actualidad es un juego propio de los casinos, especialmente de los online. En los últimos años se han encontrado variantes de este timo en España en las zonas costeras para engañar a los turistas.

La estafa piramidal

 

A lo largo de los años, las estafas piramidales han prometido a los inversores altos rendimientos, pero han conducido a pérdidas masivas al disfrazarse de oportunidades de inversión legítimas.

También conocido como el Esquema Ponzi se trata de una operación fraudulenta que implica abonar a los inversores actuales los intereses obtenidos del dinero de nuevos inversores.

Su nombre proviene de Charles Ponzi —del que se ha hablado al principio—, quien se hizo famoso en los años 20 por sus esquemas para hacerse rico. Sus estadas se originaron en Boston, Massachusetts, y se extendieron rápidamente por todo EEUU.

Originalmente, recolectó más de 8 millones de dólares de unos 30.000 inversores en tan solo 7 meses. Así, los atraía con fondos de otros individuos incorporados más recientemente, haciéndoles creer a los antiguos que tendrían más beneficios.

En España este tipo de estafas se siguen dando a día de hoy, pero quizás la más conocida sea la del Forum filatélico, indicó Business Insider.

Coffee break en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído