Netflix estuvo a punto de quebrar hace 10 años, pero salió: una lección a aplicar ahora

Netflix estuvo a punto de quebrar hace 10 años, pero salió: una lección a aplicar ahora
Netflix no está pasando por un buen moment, pero no es la primera vez que se enfrenta a un problema grande. Qué aprendió de aquella otra vez
Por iProUP
30.04.2022 09.46hs Innovación

Netflix implementará diferentes acciones promocionales para incrementar el número de suscriptores y hacerle frente a una de las peores crisis de su historia.

¿Por qué? El gigante del streaming padece por primera vez en diez años una abrupta caída en el número de suscriptores. El escenario es aún más preocupante porque se presume que la pérdida de suscriptores se incrementaría aún más en el transcurso del próximo trimestre.

Según el medio especializado Indie Wire, al finalizar el período comprendido entre enero y marzo la compañía contaba con 221,64 millones de suscriptores, cifra menor a los casi 221,84 millones que registraba a fines de 2021.

Es decir, en el primer trimestre del año, Netflix perdió unos 200.000 suscriptores en comparación con el mismo período del año pasado.

A raíz de la noticia, las acciones de la firma en el Nasdaq Composite cerraron la jornada del miércoles 20 de abril con un derrumbe de 35,12%, una pérdida de 122,42 puntos, hasta situarse en los u$s226,19 por acción.  

Todas las empresas tienen sus alzas y bajas, y Netflix estuvo en uno cerca de la bancarrota. Así lo cuenta el co-fundador de Netflix Marc Randolph en su libro "Eso nunca funcionará: El nacimiento de Netflix y el poder de las grandes ideas"

reed hastings netflix
Reed Hastings deberá alimentarse de las lecciones aprendidas para sobrellevar la situación actual

Qwikster: cuando también las acciones se desplomaron

Fue en 2011, cuando Netflix aún era casi más una empresa que mandaba DVDs por correo que una basada en contenidos en streaming, con lo que etaba experimentando, y ya sabían que iba a ser su futuro.

Sin embargo, Hastings se equivocó (o al menos así lo interpretaron sus accionistas) cuando anunció abruptamente en julio de 2011, en contra de toda recomendación, que Netflix dividiría sus negocios de alquiler de DVD y streaming, y que los usuarios pagaran dos diferentes, cada uno a partir de 7,99 dólares, o 15,99 dólares por ambos. "Con este cambio, Netflix dejará de ofrecer planes ilimitados que incluyan tanto el streaming como los DVD por correo", anunció sin miramientos Netflix en un comunicado.

Al principio parecía todo bien, pero aumentó el descontento de los clientes y suarios, y las acciones de desplomaron.

"He metido la pata"… Qwikster, cuando Netflix quiso ser dos empresas

Las acciones de Netflix perdieron la mitad de su valor, y Hastings abordó el tema en una entrada en el blog de la empresa en la que se disculpaba por la forma en que se anunció la estrategia:

"He metido la pata. Les debo una explicación a todos.Los comentarios de los últimos dos meses dejan claro que muchos miembros consideraron que habíamos faltado al respeto y a la humildad en la forma en que anunciamos la separación del DVD y el streaming, así como los cambios de precios. Esa no era nuestra intención, y ofrezco mis más sinceras disculpas.Nos hemos dado cuenta de que el streaming y el DVD por correo se están convirtiendo en dos negocios muy distintos, con estructuras de costes muy diferentes, beneficios distintos que deben comercializarse de forma diferente, y tenemos que dejar que cada uno crezca y funcione de forma independiente. Me resulta difícil escribir esto después de más de 10 años enviando DVD por correo con orgullo, pero creemos que es necesario y lo mejor: En unas semanas, cambiaremos el nombre de nuestro servicio de DVD por correo a "Qwikster"".

Netflix aprendió que su negocio pasaba por el streaming, pero cometió algunos errores antes de darse cuenta
Netflix aprendió que su negocio pasaba por el streaming, pero cometió algunos errores antes de darse cuenta

Y así nació el segundo error: el nacimiento de una nueva marca, Qwikster, que duraría muy poco.

La medida no sirvió para calmar a los clientes y Netflix canceló los planes del servicio menos de un mes después, dejando los planes de DVD y de streaming por separado. "Hay una diferencia entre moverse rápidamente -lo que Netflix ha hecho muy bien durante años- y moverse demasiado rápido, que es lo que hicimos en este caso", dijo Hastings en un comunicado posterior. Todo este calvario le costó a la compañía unos 800.000 suscriptores en EE.UU. en el tercer trimestre de 2011, su primer descenso en años. Durante los años siguientes, las subidas de tarifas previstas pusieron nerviosos a los inversores.

Al final, Netflix aprendió de este error. Habr á que ver ahora si en base a esa experiencia sabe enfrentar la situación actual que tienen entre manos, indicó Hipertextual.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído