Lanzan en la Argentina los alimentos "inteligentes" tras millonaria inversión de Jeff Bezos, dueño de Amazon Más información
Más artículos

Ecobicis: el uso de bicicletas ya iguala al taxi y supera al tren, pero ¿quién paga en caso de choque con un auto?

Ecobicis: el uso de bicicletas ya iguala al taxi y supera al tren, pero ¿quién paga en caso de choque con un auto?
El sistema logró un récord de uso en junio, pero quedan algunos debates pendientes, como la sostenibilidad ante la alta demanda y cuestiones de seguridad
Por Florencia Barragán
07.08.2019 06.15hs Innovación

Las bicicletas naranjas ya son parte de la postal que se observa a diario en las calles de la ciudad de Buenos Aires. Están por todos lados y a cualquier hora. Pertenecen al sistema de Ecobicis que le permite a los porteños reservarlas a través del celular y utilizarlas de forma gratuita.

Esta iniciativa registró un récord histórico en junio: 790.557 viajes, según datos del gobierno porteño. En ese mes, el promedio por día hábil fue 30.265 recorridos, cifra incluso 134% mayor al pico registrado el año pasado (12.920 en septiembre).

De un recorrido realizado por iProUP por los distintos barrios, se desprende que los vecinos celebran este nuevo transporte público. Aseguran que están en perfecto estado y que circular por la ciclovía resulta más rápido que ir en colectivo.

Pero la principal crítica es: "¿por qué cuesta tanto encontrar una bicicleta?". Con esta explosión en el uso, los expertos en movilidad urbana se preguntan si se logrará sostener este nivel de demanda. Y se preguntan si la infraestructura de la Ciudad está realmente desarrollada para brindar seguridad en la circulación.

Bicicleta se busca

Belén López, ingeniera de 30 años, utiliza las ecobicis para ir y volver del trabajo, a las 8 y a las 18 horas, desde Villa Crespo hasta el microcentro. "Me parece fantástico el sistema porque voy más rápido que en colectivo, hago ejercicio y llego despejada. Las bicis están en perfecto estado", señala a iProUP.

Si fuera por ella, las usaría todos los días, el problema es que no siempre encuentra rodados disponibles. "Siempre debo tener plan B. Si tengo que llegar en un horario específico, no puedo confiar. Me tocó ir a cinco estaciones porque la app mostraba algunas disponibles, pero llegás y ya no están", relata.

La falta de disponibilidad de unidades, que es el principal reclamo, se basa en el crecimiento exponencial experimentado por el sistema. Algunas cifras reflejan claramente el boom:

- El incremento en menos de un año resulta impactante: 168% (contando fines de semana). Se pasaron de 7.813 en septiembre a 20.970 en junio

- Ese aumento de demanda se lo intenta compensar con más oferta. El sistema cuenta con 4.000 bicis y 400 puestos

- En 2019, las estaciones pasaron de 22 a 39 barrios de la Ciudad

- Esa mayor cantidad no logra contener los pedidos de los casi 435.000 usuarios registrados en la app.

Desde que las Ecobicis fueron relanzadas en febrero, se contabilizaron más de 2, 6 millones de trayectos. El récord diario fue de 35.433 viajes (28 de mayo)

Según informan fuentes del Ministerio de Transporte a iProUP, este boom se debe a la "ampliación de la red y a las políticas de difusión". En una década, el uso de la bicicleta se multiplicó más de 10 veces: del 0,4% de los viajes totales al 4%.

No es un dato menor teniendo en cuenta que se realizan unos ocho millones de recorridos diarios. Asi, el uso de las bicis ya iguala a la cantidad de traslados en taxi (también 4%) y supera a los que se realizan en tren y a pie.

Otro aspecto que explica el fenómeno es que el sistema funciona bien y es gratuito, más allá de que se privatizó el año pasado. La inversión de u$s70 millones corrió por cuenta de la empresa Tembici, tras ganar la licitación a mediados de 2018.

Se trata de una compañía brasileña con experiencia en proveer proyectos de movilidad urbana en varias ciudades latinoamericanas. Para sostener la gratuidad, se financia con los auspiciantes, Mastercard e Itaú, y el gobierno de la Ciudad desembolsa un subsidio anual de $60 millones.

Desde la cartera de Transporte aseguran a iProUP que las bicis seguirán sin costo para el usuario, dado que consideran que la movilidad sustentable es un eje fundamental de cara al futuro.

La falta de vehículos se explica en muchos casos porque las personas aprietan el "botón rojo" ubicado en las estaciones, que se puede pulsar hasta diez segundos después de haber devuelto la bici.

 Si bien sirve para que los usuarios avisen cuando el rodado tiene algún problema técnico, en la práctica muchos lo presionan por desconocimiento o maldad. Por ello, a veces hay bicicletas disponibles pero en la aplicación no aparece ninguna.

Por mantenimiento, vandalismo y mal uso se arreglan unos 150 rodados por día. Pero en ocasiones, se aprieta unas 500 veces el botón rojo, dejando durante horas los rodados fuera de circulación, hasta que los técnicos verifican si hay inconvenientes.

¿Se está seguro en bici?

Pablo Azorín, jefe de Seguridad Vial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), asegura a iProUP que las bicicletas son "el transporte por excelencia para corta y mediana distancia", pero debe haber control, dado que se trata del vehículo más débil de la vía pública.

"El ciclista es el más transgresor de todos los conductores. Ocho de cada 10 no cumplen con las leyes de tránsito según un estudio que realizamos en FIA", informa Azorín.

En el mismo sentido opinaron desde la Defensoría del Pueblo: "La Ciudad de Buenos Aires está a la altura de potenciar la bicicleta como cualquier ciudad europea, pero para ello deberá trabajarse en la ampliación de la red de ciclovías y estar al día con el mantenimiento de su infraestructura".

Desde el ministerio de Transporte porteño informan a iProUP que ya hay bicisendas en 41 de los 48 barrios. Comenzaron a construirse en julio de 2009,  hoy alcanzan los 235 km y se espera que llegue a 250 km para fin de año.

Otra cuestión a mejorar es que los usuarios de las Ecobicis circulan por la Ciudad sin casco. El alquiler por una hora durante los días hábiles no incluye este elemento de seguridad y las personas no suelen llevar uno personal.

El Código de Tránsito y Transporte porteño establece una multa de 70 unidades fijas –es decir, equivalente al precio de 70 litros de nafta premium, unos $3.500) para el ciclista que no lo utiliza. Pero nunca se aplican, ni se hará en el corto plazo.

Desde la Defensoría del Pueblo aseguran que la imposición de sanciones conduce a reducir el uso de la bicicleta y que deberían hacerse son campañas públicas que adviertan que el el casco es prioritario.

En este punto coincide Pablo Azorín, especialista en movilidad urbana: "Esto ocurre en todas las ciudades. La solución es hacer campañas de concientización desde los colegios. O incentivar con premios por su uso".

Además, los ciclistas no cuentan con ningún seguro. Al registrarse en el sistema, se aceptan las bases y condiciones, en las que se aclara que ni Tembici ni el gobierno de la Ciudad son responsables por el daño físico al usuario o a terceros.

La compañía no infringe ninguna norma: contar con una póliza no es requisito para movilizarse en bicicleta por la Ciudad. En caso de producirse un accidente, el ciclista deberá accionar contra el seguro del conductor del automóvil.

"Aunque no es un rasgo común en el mundo, algunos operadores cuentan con una póliza, como en la Ciudad de México, que sirve ante daños producidos por fallas del servicio y cubre parte de los gastos médicos generados tras un accidente", reclaman desde la Defensoría del Pueblo.

Desde esta dependencia, argumentan a iProUP que "a fin de cuentas, todo sistema de bicicletas compartidas supone un riesgo y la cobertura ante ese riesgo potencial conduce a la necesidad de contar con un seguro".

Identikit de los ciclistas naranjas

Los jóvenes son quienes más usan las bicicletas: la franja etaria que más lo aprovecha es la que va de los 25 a los 33 años (35%), seguida por la de 34 a 42 años (21%).

En promedio, los usuarios retienen las unidades durante 33 minutos. La mayor demanda se produce miércoles, jueves y viernes. Y la estación que más movimientos acumula es la de Parque Las Heras, con 57.000 retiros. En cuanto al género, la división es pareja: 52% son mujeres y 48%, varones.

En general, las quejas no son sobre las bicis sino sobre el uso de la app para reservarlas. Es que muchas veces se cierra sola o no muestra con precisión la cantidad de rodados disponibles.

Desde la Defensoría del Pueblo informan que los principales reclamos recaen sobre la registración en la aplicación: queda habilitada al instante si se brindan los datos de la tarjeta de crédito, pero tarda hasta dos meses si lo que se proporciona es un servicio como garantía.

Pablo Azorín, de FIA, recomienda unir en una misma aplicación todos los sistemas de transporte. En la app actual de Ecobici sólo se puede saber si hay disponibilidad en estaciones, pero para consultar dónde están las bicisendas hay que descargar otra. Y para chequear por dónde pasa el colectivo o subte al dejar la bici, se requiere una más.

Algunos vecinos también se mostraron molestos por el hecho de que las Ecobicis sean usadas por los repartidores de Glovo y Rappi. Es que es totalmente legal que lo hagan, siempre y cuando cumplan con los requerimientos, como el tiempo de uso, y estén registrados en la aplicación.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Te puede interesar