Paso a paso: cómo crear tus propios coleccionables digitales y salir a vender al mundo

Paso a paso: cómo crear tus propios coleccionables digitales y salir a vender al mundo
Con este tutorial de 5 pasos lograrás crear un NFT (token no fungible) desde dos plataformas diferentes: Rarible y OpenSea, y ofrecer tus obras al mundo
Por iProUP
14.03.2021 11.33hs Economía Digital

Al igual que ocurre con las criptomonedas, al ser tokens digitales, los NFT se almacenan en billeteras criptográficas. Por lo que, antes de empezar este tutorial debe  tener en cuenta que necesitará una wallet, preferiblemente una con soporte para Ethereum y que pueda conectarse fácilmente a los mercados online de NFT. Para esta guía  utilizaremos la wallet Metamask.

Antes de avanzar, también debe tener en cuenta que los NFT son tokens en una Blockchain, por lo que crear uno implica -en la mayoría de los casos- un gasto. Esto  debido a que toda transacciones en Blockchain implica un costo para esa red. La mayor parte del mercado de NFT actualmente está construido sobre la Blockchain de  Ethereum, donde esa tarifa de red para convertir su arte en token se llama Gas.

Dicho esto, usted necesitará tener un fondo en ether para efectivamente crear un NFT. La cantidad necesaria variará según las tarifas de la red al momento de realizar  la transacción, pero posiblemente con una cifra de u$s 100 en ETH podrá crear su primer token coleccionable. Lo sabemos, no es económico.

Tutorial de Diario Bitcoin: ¿Cómo crear un NFT?

Utilizaremos dos plataformas que permiten crear NFT: OpenSea y Rarible, de esta forma también observaremos las diferencias entre cada una. La primera es completamente  gratuita, aunque igual se aplican los fees por la transacción, mientras que la segunda cobra una pequeña tarifa por poner el NFT en el mercado.

Advertimos que esta actividad no está exenta de riesgo. Como toda operación con monedas digitales, esta requiere de tomar algunas medidas de precaución en torno a la  seguridad de los activos digitales que se van a transar, tanto en el método de almacenamiento como de intercambio.

Paso 1: configura la wallet

Después de entrar a la plataforma, el primer paso antes de poder crear un NFT es conectar la wallet. Este proceso es bastante sencillo y muy similar en el caso de  ambas plataformas. Una de las características favorables de ambas es que no requieren registrar una cuenta, el usuario puede interactuar directamente vinculando su  monedero.En Rarible:

La página principal de Rarible.com muestra dos botones en la esquina superior: ‘Create’ y ‘Connect Wallet’. Ambas opciones llevan al mismo lugar, ya que la plataforma  dirigirá al usuario a conectar la billetera en función de poder crear un nuevo token u ofertar por uno existente. Después de pulsar uno u otro botón, nos aparecen  varias opciones para vincular la wallet.

 

Posiblemente la opción más sencilla es la de Metamask. Si tenemos instalada esa wallet y elegimos esa opción, inmediatamente se abre una ventana emergente de Metamask  en el lateral de la pantalla. Desde allí, seleccionamos ‘Siguiente’ para integrar nuestra wallet con la plataforma. Después de concluir este proceso, que incluye  aceptar los términos y condiciones de Rarible, podremos empezar a crear un NFT.

 

En OpenSea:

Similar a Rarible, al abrir la página OpenSea.io, en la esquina superior nos aparecen varias opciones, entre ellas ‘Create‘, para crear una nueva colección o NFT. Al  pinchar, inmediatamente la plataforma nos lleva una página con varias opciones para conectar la wallet. Si el usuario tiene descargada Metamask en su navegador,  aparecerá de forma automática para integrarla con la plataforma.

 

En el lateral derecho de la pantalla se desplegará una ventana emergente de Metamask solicitando la conexión con la plataforma; aquí pulsamos ‘Siguiente’ y ‘Conectar’  para concluir el proceso.

OpenSea solicita al usuario emitir una firma con la dirección de la wallet, para ello solo pinchamos ‘Firmar’ en la aplicación de Metamask. De esta forma, el usuario  se está automaticamente registrando en la plataforma sin necesidad de generar una cuenta o una contraseña.

 

Paso 2: cree su arte digital

Esta es quizás la parte más divertida del proyecto. Como indicamos anteriormente, se puede acuñar básicamente cualquier objeto digital como un NFT. Puede ser una  canción, una foto, un dibujo, deje volar su imaginación. Pero, eso sí, asegúrese de que el archivo que vaya a usar no tenga derechos de autor o sea propiedad de  alguien más.

En Rarible. Los usuarios pueden cargar diversos tipos de archivos: PNG, GIF, WEBP, MP4 o MP3, con un peso máximo de 30 MB. 

En OpenSea. En comparación con Rarible, parece tener una mayor variedad de formatos de archivos. Se podrán cargar JPG, PNG, GIF, SVG, MP4, WEBM, MP3, WAV, OGG, GLB,  GLTF, con un tamaño máximo de 100 MB.

Es decir, el token podrá estar basado en un archivo digital en cualquiera de estos formatos.

Paso 3: acuñe su primer NFT

Una vez que hemos elegido o creado el archivo que vamos a convertir a NFT, estamos listos para el tercer paso. En el caso de ambas plataformas, el NFT que se va a  acuñar deberá ir acompañado de una imagen, un nombre, una descripción y otra serie de campos que identificarán a la colección.En Rarible:

Después de seleccionar ‘Create‘, Rarible ofrece dos posibilidades para acuñar una colección de NFT: ‘Single‘ y ‘Multiple‘. La primera permite crear un token único  (ERC721), mientras que la segunda, un puñado del token (ERC1155), según la cantidad que el usuario elija lanzar en circulación.

Una vez elegido si crearemos un NFT o múltiples de ellos, pasamos a la parte de creación del mismo. La plataforma nos desplega así una serie de ítems que iremos  llenando para crear el coleccionable, incluyendo cargar el archivo que queremos convertir en NFT.

También podremos decidir si colocarlo inmediatamente a la venta en el mercado después de creado o no, así como el precio de venta. En este último aspecto, Rarible  permite al creador elegir un precio de venta o dejar que los interesados lo establezcan ofertando por el token.

La plataforma también ofrece dos posibilidades para acuñar el coleccionable: ERC (721 o 1155, dependiendo de si es Single o Multiple) y Rarible. En ambos casos se  genera una dirección en Ethereum, pero solo en el primer caso el usuario puede elegir acuñar un token con un símbolo único a elección. (Por ejemplo BTC o ETH, son los  símbolos para las monedas Bitcoin y Ethereum). Esta opción puede ser mucho más costosa.

 

Tan pronto como la imagen elegida termine de cargarse, la aplicación mostrará una vista previa del coleccionable. Entre los ítems a rellenar, se encuetra ‘Royalties‘,  una opción con la que el creador puede elegir el porcentaje de ganancia que recibirá en el futuro, cuando el token se venda entre otros compradores y vendedores.

Luego de terminar de rellenar todas estas casillas, estamos listos para crear nuestro NFT. Después de pulsar la opción ‘Create Item‘, la plataforma Rarible trabajará  con su wallet para aprobar las transacciones, acuñar el NFT y firmar la orden de venta.

En nuestro caso, se despliega la ventana emergente de Metamask, desde donde confirmamos el cobro de fees. En este punto, si elegimos poner a la venta el coleccionable  inmediatamente después de creado, la aplicación también puede pedir "Firmar la orden de venta", lo que significa que el NFT se mostrará en el mercado de Rarible al  precio deseado. Rarible cobra una pequeña tarifa por alojar el NFT en el mercado.

¡Listo, hemos creado nuestro primer NFT!

 

Recuerde que deberá contar con suficiente saldo de ETH en su billetera para poder costear los gastos de transacción. La tarifa de ‘Gas‘ puede modificarse dentro de la  billetera en ‘Edit’, desde donde Metamask permite al usuario elegir la rapidez de la transacción, pagando ligeramente menos fees por una transacción más lenta.

 

En OpenSea:

En esta plataforma, el usuario primero crea una colección, que será la página de perfil para exponer los tokens. Si ya cuenta con una colección previa, puede crear el  nuevo NFT dentro de esa colección. En este primer nivel, OpenSea solicitará que se acepten los términos y condiciones antes de avanzar.

La colección se puede crear de forma gratuita, solo requiere colocar una imagen, un título y una descripción. Luego de generada, también se podrá editar la  información. Desde adentro de esta página se podrán luego crear los NFT.

 

Dentro de la página principal de nuestra colección seleccionaremos la opción ‘Add New Item‘ para crear nuestro primer token. Nuevamente la plataforma solicita al  usuario una firma generada desde la wallet. (La ventana de Metamask se abre de forma automática y solo pinchamos ‘Firmar‘).

 

En este paso subiremos el archivo, también añadiremos una imagen de portada, un nombre, una descripción, propiedades y otras características según elección. Los  usuarios pueden también agregar una URL, en caso de que el artista o creador tenga una página con sus obras.

A diferencia de Rarible, OpenSea permite crear solamente un token a la vez. Aunque la plataforma ha indicado que pronto añadirán la opción de emitir un puñado de  tokens simultaneamente.

Después de rellenar las casillas, pulsamos ‘Create‘ y volvemos a firmar con la wallet. Listo: ¡nuestro primer NFT ha sido creado!

Aunque en este momento la plataforma no cobra la tarifa de transacción, lo hace al momento de subir el coleccionable al mercado para su comercialización.

 

Paso 4: lleve su NFT al mercadoEn Rarible:

De no haber seleccionado la opción para colocar a la venta una vez creado el token, la plataforma permite lanzar el token al mercado desde la ventana principaln en ‘My  items‘: ‘Created‘. Desde aquí, el usuario podrá lanzar su coleccionable al mercado de Rarible.

La plataforma cobra un porcentaje por poner el NFT en su mercado online. Todo el proceso de acuñación, para llegar a este punto en que el nuevo NFT está disponible  para la venta, puede tardar algunos minutos.

Luego de lanzado al mercado, Rarible muestra el NFT con su precio de venta en ETH, así como los detalles sobre quién posee el coleccionable y quién lo creó, junto con  el historial de ventas. También aparecerá simultáneamente en el mercado de OpenSea, aunque haya sido lanzado en Rarible.En OpenSea:

En el caso de OpenSea, después de crear el NFT este no va inmediatamente al mercado, pero el usuario puede decidir ofertarlo al público. Luego de creado, aparece la  opción de ver el NFT o colocarlo a la venta. También puede recurrir a ‘My Collections‘, ir al NFT dentro de la colección y pinchar ‘Listings’: ‘Sell’.

 

La plataforma ofrece tres formas de comerciarlo: estableciendo un precio de venta, subastándolo o vendiendolo en grupo con otros NFT. Se puede también agregar una  fecha de expiración para dicha venta.

 

En este punto, el usuario puede establecer el valor del NFT, el cual puede ser vendido en ETH, DAI o USDC. Una vez llenadas las casillas, confirmamos en la opción  ‘Post Your Listing‘. La plataforma procederá a conectar con la wallet para procesar la transacción.

Aquí se cobrará la comisión de la red Ethereum, asegúrese de tener fondos para poder confirmar la transacción y poder llevar efectivamente su nuevo coleccionable al  mercado. De no contar con fondos en la wallet, la opción de confirmar la transacción estará inhabilitada.

 

Paso 5: bienvenido al mundo de los NFT

Una vez que ha llevado su colección al mercado, ya es oficialmente un artista experimental de los NFT, y quizás, un potencial millonario. Aunque cabe destacar que no  hace falta crear un NFT para explorar este creciente espacio. Basta con entrar a las principales plataformas para el comercio de coleccionables para empezar a conocer  este llamativo mundo.

En ambas plataformas aquí exploradas, Rarible y OpenSea, los usuarios tienen la opción de conocer los artistas más populares, los últimos NFT creados, las colecciones  más costosas del momento, los coleccionables con más ofertas, etc. Ambas ofrecen interfaces amigables, sin necesidad de crear una cuenta, además de múltiples  funcionalidades, incluyendo estadísticas y tops de ventas.  

Comparable con la elitista industria del arte, no hace falta ser artista para involucrarse con los NFT. Con la ventaja de que, además, a diferencia de las artes  tradicionales, no se requiere tener dinero para pasearse por los museos de coleccionables digitales. 

De cara al creciente interés que está exprimentando esta industria, analistas han destacado que aún se trata de un sector joven, con mucho camino por delante. En este  aspecto, algunos adelantan que, en el futuro, muchos de los NFT que se comercializan hoy podrían aumentar su valor, convirtiéndose en los próximos activos de refugio.  De hecho, esto ya parece estar ocurriendo.

Una colección de varios NFT de NBA Top Shot, la empresa de coleccionables digitales de la liga oficial de básquet, pasaron de cotizarse en u$s 175.000 a valorarse en  una exuberante cifra de u$s 20 millones.

También un NFT creado por el artista Beeple se revendió el mes pasado cerca de 100 veces más caro. Pasó de u$s 66.000 a u$s 6,6 millones en solo cuatro meses. Beeple  también acaba de romper un récord por vender el NFT más costoso de la historia por una suma de u$s 69 millones en una subasta de Christie’s.

Y, en los tres casos, se trataba de obras de colección con menos de un año en el mercado. ¡Bienvenido al mundo de los NFT!

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído