Economía del Conocimiento: cómo es el nuevo proyecto de ley que apunta a bajar impuestos y dar más flexibilidad

Economía del Conocimiento: cómo es el nuevo proyecto de ley que apunta a bajar impuestos y dar más flexibilidad
Una diputada radical presentó un proyecto presentado por cámaras empresarias para convertir un bono por contribuciones patronales en un título negociable
Por Dolores Olveira
03.03.2022 06.15hs Innovación

Un proyecto legislativo para corregir la Ley de Economía del Conocimiento, que varias cámaras empresarias le presentaron al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, intenta solucionar un problema de empresas con muchos empleados, como Mercado Libre.

La Ley de Economía del Conocimiento estableció un bono de crédito fiscal con el 70% de las contribuciones patronales, pero aplicable sólo al pago de impuestos. Luego la AFIP lo restringió aún más, al excluir de esa lista al Impuesto a las Ganancias.

En la práctica, el bono se utiliza para pagar IVA, pero una empresa con 8.000 empleados, como Mercado Libre, queda con una posición positiva de contribuciones patronales pagadas que no puede aplicar a nada.

Ante esta situación, cámaras empresarias de software y otros sectores de Economía del Conocimiento lograron que la diputada radical Karina Banfi presentara un proyecto para convertir el bono de crédito fiscal en un título que se pueda vender en el mercado de valores.

Luego, le llevaron también la idea a Massa, entre otras cuestiones del sector.

El bono negociable en el mercado secundario

La diputada Banfi, vicepresidenta del bloque UCR, presentó con el apoyo de 40 diputados de Juntos por el Cambio, un incentivo fiscal para promover la inversión en la industria de la Economía del Conocimiento relacionado con las contribuciones patronales.

El proyecto indica que los beneficiarios de la ley podrán convertir en un bono de crédito fiscal, transferible por única vez, hasta el 70% de las contribuciones patronales que hayan efectivamente pagado cada mes con destino a la Seguridad Social, respecto de los empleados afectados a las actividades de economía del conocimiento.

En diálogo con iProUP, Banfi afirma: "Se creará un mercado secundario de los bonos de crédito fiscal y el empresario podrá utilizarlo para reinvertirlo en la empresa. Funcionará como un incentivo, dado que el mercado toma los bonos y los fondos se pueden invertir en la propia compañía", subraya, y agrega que el sistema actual acota mucho el sistema de incentivos".

La diputada radical Karina Banfi presentó el proyecto:
La diputada radical Karina Banfi explica el proyecto: "El mercado toma los bonos y los fondos se pueden invertir en la propia compañía"

"Para una empresa como Mercado Libre, que tiene un nivel de 8.000 empleados, es prácticamente inútil", remarca.

La posición de las cámaras empresarias

Alejandro Cosentino, presidente de Argencon, cámara que nuclea empresas de Economía del Conocimiento, considera que el proyecto de Banfi "será útil para empresas que no puedan aplicar el bono a pago de otros impuestos a raíz de su propia posición fiscal", según aclara a iProUP

"El hecho de poder venderlo le dará más versatilidad al beneficio, aunque haya compañías que no lo necesiten", advierte. 

Respecto de la reunión con Massa, asegura: "Fue una presentación al presidente de la Cámara de Diputados y el resultado fue positivo, ya que nos quedó agenda abierta. No hubo ninguna decisión en particular, no era objetivo de la reunión".

La historia de la Ley de Economía del Conocimiento en el Congreso

"La Ley de Economía del Conocimiento y sus incentivos deben ser una motivación para que empresas se queden en Argentina, no como pasó con Mercado Libre, que se fue a Uruguay", enfatiza Banfi.

La diputada recuerda que "la Ley fue aprobada en 2019 por unanimidad y aplaudida en el recinto, pero luego se suspendió por la emergencia económica". Más tarde, relata, "se trabajó con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un proyecto acordado con cámaras y empresas".

"Pero al llegar al Senado, la vicepresidenta Cristina Kirchner sacó del texto los incentivos impositivos, porque no cree en la economía del conocimiento ni en las empresas", finaliza Banfi. Según datos de Argencon, la entidad que reúne a empresas de la economía del conocimiento en Argentina, el empleo en este sector bajó hacia mediados de 2020 un 4,2 % respecto de 2019.

Los defectos del bono de crédito fiscal actual

"Financieramente, con una economía altamente inflacionaria, el beneficio del bono de crédito fiscal con las contribuciones patronales podría licuarse en el tiempo", comenta Lucas Gutiérrez, del estudio Lisicki, Litvin & Asoc.

Este bono tendrá una fecha de caducidad de 24 meses, prorrogables por otros 24 meses, según el texto legal. Durante ese período, se podrá aplicar el bono al pago de IVA u otros gravámenes, pero no al Impuesto a las Ganancias.

Economía del Conocimiento, un sector clave para la nueva generación de empleo en la Argentina
Economía del Conocimiento, un sector clave para la generación de una gran cantidad de nuevo empleo en la Argentina

"Para este beneficio, regirá un cupo fiscal", resalta Gutiérrez, con lo cual puede no alcanzar para todos los que lo soliciten en un determinado año.

"En ningún caso las imputaciones de bonos generará créditos de libre disponibilidad ni saldos a favor que den lugar a reintegros o devoluciones del Estado", dice María Inés Brandt, del estudio Marval.

Los importes imputados en exceso serán utilizables, siempre que el régimen lo permita, para la aplicación a futuras obligaciones, siempre que no supere el plazo de su utilización, indica Brandt.

La Economía del Conocimiento y los impuestos

Los puntos impositivos claves de la Ley de Economía del Conocimiento son los siguientes:

1. Exención de retenciones

La reglamentación del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento dispuso fijar en cero los derechos de exportación a las prestaciones de servicios realizados en el país, cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior

2. Impuesto a las Ganancias

Los beneficiarios tendrán una reducción de un porcentaje del monto del impuesto correspondiente a la actividad promovida, de acuerdo con el siguiente esquema:

  • 60% para micro y pequeñas empresas
  • 40% para empresas medianas
  • 20% para grandes empresas

Así como quedó redactada la norma tras su paso por el Senado, la mayoría de las compañías que pueden aspirar a los beneficios sólo tendrá una reducción de Ganancias de 20%.

Por otra parte, la versión de la Cámara de Diputados que fue modificada en el Senado preveía un cupo fiscal para el beneficio en Ganancias, mientras que tal como quedó redactada la ley, se podrá dar todo el subsidio que pidan las empresas.

Los impuestos pagados en el exterior

3. Impuestos análogos del exterior

En cuanto al cómputo de los créditos de impuestos análogos pagados en el exterior por las ganancias de fuente argentina, no se podrá computar a cuenta del gravamen, sino que será deducible de la base imponible, señala el especialista Guillermo Poch.

4. Obligaciones con AFIP

La ley exige un buen cumplimiento de obligaciones fiscales, previsionales y gremiales. "Esta es un arma peligrosa, ya que cualquier diferencia de esta índole, por más controvertida que sea, podría dar lugar a la caída de los beneficios", enfatiza Gutiérrez.

De hecho, las empresas que se habían acogido al anterior régimen de software y que quieren entrar ahora al de la Economía del Conocimiento tienen problemas en este sentido.

"¿Cuántos puestos de trabajo más vamos a perder por tener una ley que está mal implementada? Nuestro país se encuentra en un contexto económico muy difícil, pero tiene el capital humano para transformar esta situación. Necesitamos estimular y apoyar a los jóvenes emprendedores", concluye Banfi.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído