Más artículos

Peligro en tu correo electrónico: así te espían las empresas por e-mail y no te das cuenta

Peligro en tu correo electrónico: así te espían las empresas por e-mail y no te das cuenta
Es una obviedad bastante conocida de Internet a esta altura que prácticamente ningún rincón está a salvo de miradas indiscretas
Por iProUP
01.03.2021 17.58hs Innovación

En plena pandemia global de COVID-19 y en un mundo digital de vigilancia generalizada, es probable que muchas personas no se den cuenta de que los mensajes enviados a sus cuentas de correo electrónico están siendo espiados.

Los "píxeles espía"

Esto se hace mediante el uso de rastreadores a veces llamados píxeles espía.Son pequeñas inclusiones en el cuerpo de un correo electrónico que permiten al remitente rastrear cuándo y quién abrió un correo electrónico, en qué dispositivo lo hicieron, dónde se encuentra el destinatario, y mucho más.

Es una obviedad bastante bien entendida de Internet en este punto que prácticamente ningún rincón está a salvo de miradas indiscretas: que sus comportamientos, pulsaciones de teclas, compras y mucho más se están rastreando o se pueden rastrear con bastante facilidad. Y se saben quiénes son los jugadores, todos, desde Facebook hasta Google, y Amazon, entre otros.

Pero hay otro vector de susceptibilidad, y uno bastante aburrido, en el que la mayoría de la gente no piensa tanto. Los mensajes que fluyen a sus cuentas de correo electrónico, lo crean o no, a menudo están salpicados con píxeles de seguimiento en el cuerpo de la misiva que le dan al remitente un punto de vista, no muy diferente al que tendría si plantaran un error en su habitación. 

 

Por supuesto, esa es una metáfora imperfecta, pero estos llamados píxeles espía en los correos electrónicos: en primer lugar, el usuario promedio probablemente no se da cuenta de que están allí. Tampoco se dan cuenta de la ventana a sus actividades que estos rastreadores brindan a las personas que los colocan allí.

Mal endémico

Un análisis reciente de la BBC descubrió que el uso de píxeles espía en el correo electrónico se volvió "endémico" y un gran motivo de preocupación. Una revisión del servicio de mensajería Hey en los últimos días encontró que alrededor de dos tercios de los correos electrónicos que recibieron sus propios usuarios contenían estos llamados píxeles espía, que son archivos de imagen, como un archivo GIF, e invisibles a la vista, aún insertados en el cuerpo de un correo electrónico.

Sin que el destinatario ni siquiera tenga que realizar ninguna acción, los píxeles de estos correos electrónicos le permiten al remitente ver si se abrió un correo electrónico y cuándo se abrió, lo que también significa que sabría cuántas veces se abrió; también en qué dispositivo se abrió; y una idea general de la ubicación del destinatario, estimada a partir de su dirección IP.

Según el informe de la BBC, esos datos pueden usarse para formar un perfil de cliente, entre otras cosas, y equivalen a lo que David Heinemeier Hansson, cofundador de Hey, criticó como una "grotesca invasión de la privacidad".

Aunque es mucho más oscuro, ciertamente en comparación con el nivel de algo como la guerra por la privacidad y los datos de los usuarios que Apple y Facebook están luchando en este momento, con Facebook implementando una nueva campaña de marketing para tratar de convencer a la gente de que los anuncios que lo rastrean en la web son realmente algo bueno.

 

Mientras tanto, el espionaje del correo electrónico continúa sin cesar, mientras que tampoco atrae el intenso escrutinio que recibe Facebook. Hansson le dijo a la BBC que, en promedio, su servicio de mensajería bloquea más de 600.000 intentos de seguimiento de píxeles al día. Extrapolando eso al nivel macro ya los miles de millones de mensajes procesados ​​por un proveedor como Gmail, su comentario sobre una invasión de privacidad "grotesca" parece comprensible.

"Los píxeles de seguimiento han existido durante algún tiempo, pero no son muy conocidos", continúa el informe de la BBC. "Para los especialistas en marketing, los píxeles pueden ser un método invaluable para medir los niveles de participación, estimar el éxito de las campañas de marketing y, potencialmente, enviar seguimientos y notas más personalizadas cuando se lee un mensaje, pero no se responde". Pero hay una línea tan fina, no hace falta decirlo, entre lo personalizado y lo espeluznante.

Fuente: Tecnoticias.net

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído