Más artículos

Más opciones para PyMes: bancos ya operan con Facturas de Crédito Electrónicas para financiamiento

Más opciones para PyMes: bancos ya operan con Facturas de Crédito Electrónicas para financiamiento
Se trata de un instrumento que mueve unos $ 250.000 millones por mes, y cuyo potencial es incluso mayor al de los cheques de pago diferido
Por iProUP
14.02.2021 18.49hs Finanzas 4.0

El Banco Central implementó la reglamentación del Sistema de Circulación Abierta de Facturas de Crédito Electrónicas (FCE), con el fin de que las MiPyMEs proveedoras de grandes empresas accedan a un mecanismo que brinde mayores alternativas de financiamiento.

La autoridad monetaria aseguró que el objetivo de esta nueva normativa, aprobada por el Directorio es brindar "mayor transmisibilidad a las FCE, ya que en la actualidad sólo circula el 1% de las mismas".

El Sistema de Circulación Abierta equipara a las Facturas Electrónica de Crédito a la operatoria y funcionalidad del Cheque Electrónico (ECHEQ), y permitirá a las MiPyMEs acceder a "una mayor cantidad de fuentes de financiamiento anticipado con mejor certeza de cobro, ya que al vencimiento las FCE serán cobradas mediante compensación interbancaria y su falta de pago se verá reflejada en la Central de Deudores del Banco Central".

En la primera etapa, que entrará en funcionamiento el primero de abril, las FCE se podrán descontar o transmitir a otros sujetos autorizados, como las entidades financieras o proveedores no financieros de crédito, o bien remitir desde el Sistema de Circulación Abierta para su negociación en los mercados de valores, indicó el organismo. 

Esas operaciones se podrán realizar a través de una nueva pestaña que tendrán habilitadas las MiPyMEs en su Home Banking.

Las transmisiones serán gratuitas y las entidades financieras no podrán cobrar comisiones, aclaró el Banco Central.

Afirmó que en etapas posteriores se incorporarán nuevas funcionalidades como cesión electrónica y aval, entre otras.

Señaló que otra de las facilidades que brindará esta normativa es la emisión de un comprobante a requerimiento del interesado, que permitirá iniciar acciones judiciales ante el no pago a término de las FCE MiPyMEs.

Aunque casi 140.000 pymes emiten FCE cada vez que prestan un servicio de más de $ 146.885 a una empresa grande, no todas saben que, una vez aceptadas, las facturas se transforman en un instrumento de crédito que puede descontarse de forma similar a la de un cheque.

Si bien está vigente desde 2018, la falta de difusión y el desconocimiento de las empresas impidieron que la FCE alcance su potencial crediticio, por lo que se espera que con el apoyo del sistema financiero crezca su funcionamiento.

"Ahora será más simple acceder a la información de las FCE, ya que tanto quien emite como quien recibe las facturas podrá verlas desde sus home bankings y tomar acciones desde ahí", aseguró a Télam Mariela Pérez, Product Manager de Pagos Comerciales para Empresas de Banco Galicia.

Abogó por que "así como sucedió con el cheque electrónico, la FCE permita que más gente acceda a medios de pago digitales y el mercado completo se beneficie".

En el caso del Banco Itaú, "la operatoria ya está disponible desde el año pasado y tiene incluida, entre otros servicios, la consulta y generación de las operaciones de descuento desde la home banking", señaló Gonzalo Zugazaga, gerente de Producto y Analytics.

Si te toman los datos de enero de 2021, solo se operaron $ 142 millones en FCE en el Mercado Argentino de Valores (MAV), apenas el 0,05% del total de facturas cuando, por ejemplo, en el mismo mes los créditos comerciales crecieron $ 30.000 millones.

"El potencial es enorme. La FCE nació en 2018 a dos meses de una recesión muy fuerte. No se le dio la capacitación y difusión necesaria. Eso hizo que el instrumento quedara en un limbo. Ahora el escenario es distinto", apuntó Bruno Cosentino, CEO de Invoition.

"A partir del sistema abierto, se podrá descontar las facturas en cualquier entorno, tanto bancario como extrabancario y bursátil. Hay que seguir fidelizando y evangelizando al empresario pyme", afirmó Cosentino.

Para Hernán Visconti, CEO y Fundador de BILL Group, otra de las fintech dedicadas a la operación con pymes, si bien la FCE "se va a complementar muy bien" con el descuento de cheques, se trata de un instrumento superior.

"Hay ventajas únicas que no tiene el cheque como, por ejemplo, que no haya riesgo en caso de falta de pago. Eso hace que la pyme no se haga responsable a futuro y que pueda descontarse sin necesidad de aval para conseguir una tasa competitiva", afirmó Visconti.

En ese sentido, un cheque sin avalar a menos de 60 días promedió en la primera semana de febrero una tasa de descuento del 38% anual en el MAV mientras que, para la FCE, fue del 36%.

"Que ahora se sumen los bancos es una buena noticia porque va a ayudar mucho a difundir alternativas válidas a las existentes, ampliar el mercado y bajar las tasas. El objetivo es que las pymes se financien mejor porque, en definitiva, son las que mueven el empleo, la economía y el desarrollo productivo", aseguró Visconti.

Desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) elogiaron que el Gobierno "le dé continuidad y potencie" a la Factura de Crédito Electrónica que "es el mejor instrumento financiero para una pyme en la Argentina".

"Es bueno que ahora los bancos también lo ofrezcan. De todas formas, falta achicar el plazo de aceptación tácita. Hoy es de 30 días y lo ideal sería achicarlo a 15", señaló a Télam Pedro Cascales, miembro del consejo directivo de CAME.

La factura de crédito electrónica failitará la operatoria de miles de pequeñas y medianas industrias
La factura de crédito electrónica failitará la operatoria de miles de pequeñas y medianas industrias

"Si se le da difusión a este instrumento se puede ser un boom en el financiamiento de capital de trabajo de este año", apuntó Guillermo Barbero, vicepresidente de Descontá tu factura y socio de First Capital Group.

"En 2020 las empresas se dedicaron a reducir actividad por la pandemia. Pero si se quiere usar la capacidad ociosa van a necesitar una expansión del crédito y la FCE puede ser clave para ello", sentenció Barbero.

El potencial del instrumento

En enero, se negociaron alrededor de $800 millones de facturas de crédito electrónica, cuando el mercado total es de $250.000 millones. Por lo tanto, el potencial de este instrumento es enorme, pero depende de que las grandes compañías comiencen a aceptar que sus proveedores las descuenten.

Por ahora, la AFIP prorrogó la posibilidad de que la FCE no llegue a los mercados si una empresa grande la paga antes de los 30 días: les colocan a las Pymes cheques diferidos y traban toda posibilidad de que se descuente, acelerando el financiamiento.

Desde varios bancos de primera línea adelantan a iProUP que ya están implementando los sistemas para lanzar este servicio a partir de abril. Una de esas esas entidades asegura a iProUP que están "muy interesados en sumarse al descuento de facturas de crédito electrónica".

Además, resalta que la norma del BCRA equipara a la factura de crédito electrónica con el echeq, al permitir su descuento directamente a través de los bancos y la cámara compensadora. 

En este sentido, otros bancos consultados también remarcan que la FCE competirá directamente con los cheques (físicos y electrónicos), ya que serán un instrumento ejecutivo más.

Finanzas 4.0 en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído