Más artículos
Nubank, la fintech que está transformando la burocracia bancaria de Brasil

Nubank, la fintech que está transformando la burocracia bancaria de Brasil

Nubank, la fintech que está transformando la burocracia bancaria de Brasil
La compañía busca revolucionar otros mercados latinoamericanos con sus servicios basados ​​en teléfonos inteligentes y soluciones sin trámites
09.04.2020 10.07hs Economía Digital

El emprendedor financiero colombiano David Vélez nunca encontró divertido visitar un banco en Brasil. Cuando fue enviado por primera vez a Sao Paulo en 2012, se encontró atrapado en las puertas giratorias transparentes a prueba de balas que los bancos usan para proteger a los clientes en busca de armas.

Fue después de esta experiencia que Vélez, educado en Stanford, entonces ejecutivo del grupo de capital de riesgo Sequoia Capital, con sede en California, tuvo la idea de lanzar la compañía de tecnología financiera Nubank en un país con uno de los sectores bancarios más burocráticos del mundo, y concentrado en un pequeño número de instituciones.

"Recuerdo que me encerraron en esas puertas a prueba de balas un par de veces porque tenía mi teléfono celular en el bolsillo y los guardias me miraban sospechosamente", dice sobre lo que ocurre con frecuencia a aquellos que no logran vaciar completamente sus bolsillos antes de ingresar a un banco brasileño.

"La gente pagaba 450% en tasas de interés anuales para obtener una experiencia tan horrible para el cliente", dice Vélez desde la oficina de Nubank en una zona arbolada de Sao Paulo.

Tal como explica el Financial Times, en 2013 y con un capital inicial de US$ 2 millones, Vélez, nacido en Medellín, comenzó Nubank con Edward Wible, quien ahora es el director de tecnología, y Cristina Junqueira, socia comercial brasileña de Vélez y exejecutiva del banco Itaú con sede en Sao Paulo.

"Nubank nació con el propósito de combatir la burocracia y la complejidad del sistema financiero, reinventando lo que significa la banca para los brasileños", dice Junqueira. Con más de 20 millones de clientes, Nubank es ahora uno de los bancos digitales más grandes del mundo.

Nubank ofrece tarjetas de crédito, préstamos personales y cuentas de ahorro por teléfono inteligente sin la necesidad de documentos físicos o visitas a sucursales, a tasas más competitivas que los bancos tradicionales y con tarifas cero. Hasta ahora, la compañía ha recaudado US$ 820 millones en siete rondas de financiamiento, incluida la del gigante tecnológico chino Tencent. El año pasado, se estimó que Nubank valía más de US$ 10 mil millones, lo que lo convierte en la start-up de banco digital más valiosa a nivel mundial, según la compañía de investigación tecnológica CB Insights.

"Fue una oportunidad de muy alto riesgo, pero teníamos mucha confianza en el equipo y nos atrajo el potencial del mercado", dice Nicolás Szekasy, cofundador y socio gerente de Kaszek Ventures, con sede en Buenos Aires, que junto a Sequoia contribuyó a la inversión inicial de semillas de Nubank.

La apuesta inicial de Szekasy dio sus frutos ya que el ascenso de Nubank, que también tiene un centro de ingeniería en Alemania, ha estimulado el interés de los inversionistas en el potencial de nuevas empresas de tecnología financiera disruptivas en la economía más grande de América Latina.

El año pasado, las empresas brasileñas de fintech recaudaron unos US$ 18 mil millones en fondos, según Roberto Campos Neto, presidente del banco central del país. En comparación con otros mercados emergentes en América Latina, Brasil está en primer lugar, dice. En los últimos tres meses de 2019, el banco central aprobó 13 nuevas fintechs, con otras 20 esperando en la fila.

Eso no es poca cosa en un país donde el sistema bancario sigue concentrado en cinco grandes bancos: tres grupos cotizados en bolsa, Itaú Unibanco, Banco Santander y Bradesco, más el estatal Banco do Brasil y Caixa Econômica Federal. Si bien la mayoría de los analistas no prevén que las fintechs derroquen a los grandes bancos, estos últimos están reduciendo sus operaciones físicas a medida que avanza la tecnología. Itaú, por ejemplo, cerró más de 370 sucursales el año pasado debido a un "aumento en la digitalización" a medida que los clientes buscan canales alternativos, dijo el presidente ejecutivo del banco, Cándido Bracher.

"Hay personas que exageran y dicen que los bancos (tradicionales) se acabarán", dice Carolina da Costa, fundadora del Centro de Liderazgo e Innovación de la escuela de negocios Insper en Sao Paulo. "Sufrirán transformaciones, verán una mayor demanda para que el uso de la tecnología sea más eficiente y tendrán que repensar su modelo de sucursales. Y anticipo que los clientes tendrán más de un banco".

Vélez recuerda que, como la competencia de Nubank amenazaba los márgenes brutos de los bancos tradicionales, al principio algunos no permitían que los clientes pagaran automáticamente sus cuentas de tarjeta de crédito Nubank desde sus cuentas bancarias. "Ahora, están reduciendo costos porque tienen que bajar o eliminar tarifas. Así que estamos obligando a estos bancos a transformarse. Han cambiado la forma en que hablan con sus clientes. Han mejorado, nos gusta, es excelente ver ese cambio en los titulares", dice Vélez.

Desde entonces, Bradesco y Banco do Brasil lanzaron su propia tarjeta de crédito en línea, Digio, en 2016. Itaú y Bradesco también comenzaron sus propios aceleradores fintech para fomentar las fintech y beneficiarse de su innovación.

Los intentos de Nubank de sacudir el sector bancario se extienden a la apariencia de su sede. Desprovisto del costoso arte que generalmente se encuentra en las paredes de los bancos tradicionales, el edificio tiene un ambiente más universitario. Las obras estilo graffiti adornan las paredes, los empleados usan jeans y zapatillas, y compran el almuerzo en un camión de comida estacionado afuera. No se ven trajes de negocios y corbatas. "Esta cultura es nuestra ventaja competitiva más importante", dice Vélez. "También nos da más hambre para desafiar el statu quo. Nubank se basa en cuatro pilares: tecnología, diseño, experiencia del usuario y ciencia de datos. Esta combinación nos permite crecer".

Nubank ha colocado al teléfono inteligente, cuya penetración ha crecido en Brasil a aproximadamente la mitad de todos los móviles vendidos, en el centro de su estrategia, según Statista, el proveedor de datos alemán, desde poco más de un tercio en 2014 cuando Nubank estaba comenzando. Los nuevos clientes solicitan una tarjeta a través de sus móviles, y Nubank verifica la solvencia en línea utilizando sus propios algoritmos.

Nubank no cobra tarifas (estima que esto ha ahorrado US$ 1.500 millones en tarifas que los clientes habrían pagado de otro modo a los bancos tradicionales) y sus tasas de consumo para tarjetas de crédito, de entre 2,75% y 11,1% al mes, están muy por debajo del promedio brasileño reportado por el banco central, de entre 14,6% y 26,5% mensual.

Giovanna Castro, una joven de 24 años que trabaja en publicidad, fue uno de los primeros clientes de Nubank. "Tenía una cuenta en Bradesco y la odiaba porque había demasiada burocracia. Tenía que ir a (una sucursal) cada vez que tenía un problema y siempre había una gran cola", dice ella. "Era una pasante y no tenía dinero para pagar las comisiones bancarias".

Mientras que los millennials como Castro eran la clientela objetivo original de Nubank, en la actualidad alrededor de 10% de sus clientes ganan menos del salario mínimo y otro 7% tiene más de 60 años. Esto se ha convertido en una revolución financiera en Brasil, un país de 210 millones de personas donde el potencial de crecimiento es enorme pero donde 45 millones de adultos aún están fuera del sistema bancario, según la consultora brasileña Locomotiva.

"Los brasileños no bancarizados representan una gran oportunidad para las fintech", dice da Costa, de Insper. "Estas son personas que no tienen una cuenta bancaria y que necesitan acceso a crédito y medios de pago. Y son clientes que los bancos tradicionales no absorben porque no pasan sus verificaciones de crédito más complejas. Entonces, veo que las fintechs juegan un papel muy importante en este sector".

Existen oportunidades similares en otras partes de América Latina. Nubank se está aventurando en México, cuyo sector bancario está dominado por grupos de propiedad extranjera como Citibanamex, BBVA Bancomer y Santander, y no ha tenido un nuevo banco minorista desde que la estadounidense Walmart abrió sus puertas, hace una docena de años.

Nubank también ha incursionado en Argentina, una economía lastrada con problemas financieros, que está luchando con una inflación obstinadamente alta y una profunda recesión. "Somos una empresa latinoamericana que quiere liberar la industria bancaria para los latinoamericanos. Hay 250 millones de personas sin cuenta bancaria en América Latina y tenemos una visión a largo plazo", dice Vélez.

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído