Más artículos
Modelo de negocios: qué tener en cuenta para el éxito de la startup

Modelo de negocios: qué tener en cuenta para el éxito de la startup

Modelo de negocios: qué tener en cuenta para el éxito de la startup
El modelo de negocios es un tema fundamental de cualquier emprendimiento, por eso hay que saber confeccionarlo de manera correcta
15.01.2020 15.56hs Startups

Empieza a cumplir tus propósitos de año nuevo: atrevete a transforma tus ideas en un negocio con potencial o si ya tienes uno, encuentra las áreas de oportunidad para lograr mejores resultados durante este 2020. Seguramente te preguntarás por dónde empezar, tal vez lo primero que te viene a la mente es el concepto plan de negocios y si no cuentas con uno, pensarás que te llevará mucho tiempo desarrollarlo.

La buena noticia es que no siempre se necesita un plan de negocios, ni mucho dinero para convertir ideas en un modelo de negocios con potencial de éxito. Existe un sinfín de libros y publicaciones en torno a ellos. Incluso, hay concursos que los califican y podrías hasta pensar que lo único que separa el futuro emprendedor de el éxito espectacular son las gráficas llamativas con cinco colores, un fajo de hojas de cálculo que parezcan meticulosas y una década de proyecciones financieras mensuales incluidas en este documento.

Nada puede alejarse más de la realidad. En mi experiencia con cientos de emprendedores en sus inicios, los planes de negocios no califican más alto de 2 (en una escala del 1 al 10) al predecir el éxito de una nueva empresa. Además en ocasiones, entre más elaborado esté el documento, existen más probabilidades de que la empresa fracase.

¿Qué está mal con la mayoría de los planes de negocios? La respuesta es bastante directa. La mayoría gasta mucha tinta en cifras y dedican muy poco a la información que realmente importa a los inversionistas inteligentes. Una empresa enfrenta demasiados puntos desconocidos para predecir ingresos, mucho menos utilidades.

Además, pocos, son los emprendedores que anticipan correctamente cuánto tiempo y capital requerirán para cumplir sus objetivos. Generalmente son extremadamente optimistas, inflando sus proyecciones. Los inversionistas saben sobre el efecto de inflado y por consiguiente reducen las cifras en planes de negocios. Estas maniobras crean un círculo vicioso de inexactitud que no beneficia a nadie.

No me mal entiendas: los planes de negocios deben incluir algunas cifras, pero estas deben de aparecer principalmente en la forma de un modelo de negocios que muestre que el equipo emprendedor ha pensado en los factores claves del éxito o fracaso de una empresa, según consigna Entrepreneur.

En la manufactura, un factor como este puede ser una modificación en el proceso de producción; en una revista; o en software, el impacto de utilizar varios canales de distribución. El modelo también debe cubrir el punto de quedar a mano: ¿A qué nivel de ventas comienza a generar ganancias el negocio? Más importante aún, ¿en qué punto se hace positivo el flujo de efectivo? Sin duda alguna de estas preguntas merecen algunas páginas en un plan de negocios. Cerca de la final.

¿Qué va al principio? ¿Qué información contiene un buen plan de negocios?

Esquema ganador

Si quieres hablar en el lenguaje de los inversionistas, y también asegurarte que te has hecho las preguntas adecuadas antes de emprender el viaje más intimidante en la carrera de una persona de negocios, yo recomiendo basar tu plan de negocios en el siguiente esquema. No da el tipo de fórmula ganadora mencionada por libros y programas de software para emprendedores.

Tampoco es una guía para cirugía cerebral. Por el contrario, el esquema accede sistemáticamente a los cuatro factores independientes críticos para cada nueva empresa:

1) La gente. Los hombres y mujeres que inician y manejan la empresa, así como las partes externas que dan servicios clave o recursos importantes para ella, como pueden ser abogados, contadores y proveedores.

2) La oportunidad. El perfil del negocio mismo, es decir, qué venderás y a quién, cuánto puede crecer el negocio y qué tan rápido, cómo es la economía en la industria, qué y quiénes se encuentran en el camino del éxito.

3) El contexto. La situación o el ambiente regulatorio, las tasas de interés, las tendencias demográficas, la inflación, entre otras. Básicamente, los factores que inevitablemente cambian pero que no pueden ser controlados por el emprendedor.

4) Riesgo y recompensa. El análisis de todo lo que puede ir bien y mal, y una discusión de cómo puede responder el equipo emprendedor.

El punto detrás del esquema es que los grandes negocios tienen atributos que son fáciles de identificar pero difíciles de construir. Ellos tienen un equipo administrativo experimentado desde arriba hasta abajo. Los miembros del equipo tienen habilidades y experiencias directamente relacionadas con la oportunidad que están buscando. Idealmente, han trabajado juntos exitosamente en el pasado. La oportunidad tiene un modelo de negocios atractivo y sustentable; es posible crear una ventaja competitiva y defenderla.

Existen muchas opciones para incrementar la escala o enfoque del negocio, y estas opciones son únicas para la empresa y su equipo. Se puede extraer valor del negocio de múltiples formas, ya sea a través de una cosecha positiva – la venta– o reduciendo el tamaño o liquidando.

El contexto es favorable con respecto a los ambiente regulatorios y macroeconómicos. El riesgo es entendido y el equipo ha considerado maneras de mitigar el impacto de eventos difíciles. En resumen, los grandes negocios tienen las cuatro partes del esquema completamente cubiertas.

Startups en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído