Más artículos
Inmune a la crisis del coronavirus: cómo se han transformado las empresas que exportan conocimiento

Inmune a la crisis del coronavirus: cómo se han transformado las empresas que exportan conocimiento

Inmune a la crisis del coronavirus: cómo se han transformado las empresas que exportan conocimiento
Tecnológicas, consultoras y compañías de software han abrazado y ya funcionan en modo teletrabajo. Algunas crecen, pero hay dudas por el futuro
Por iProUP
17.05.2020 11.54hs Innovación

"Esto se pone bravo, no podemos seguir así". La frase retumbó durante una reunión virtual entre directivos regionales de Accenture, una consultora que en la Argentina tiene casi 10.000 empleados. Rápidos de reflejos y una semana antes de la declaración de la cuarentena en el país, toda la dotación pasó a "modo teletrabajo". "Se ejecutó la decisión de urgencia y en 3 días toda la gente estaba en su casa", recuerda Sergio Kaufman, CEO del coloso de los servicios profesionales y empresariales.

El negocio de Accenture es la economía del conocimiento, una industria intangible que abarca el software, una gestión de cobranzas y hasta la producción de spots publicitarios. Se trata del tercer complejo exportador del país, detrás del agro y el automotor y que facturó en 2019 u$s 6.088 millones. Por su matriz tecnológica, es uno de los sectores que mejor resiste a la crisis del coronavirus.

Incluso hay compañías que prevén crecer. Tal es el caso del Grupo Assa, una multinacional argentina de servicios informáticos, cuya cartera de clientes se basa en corporaciones vinculadas a la salud y la logística. El fundador, CEO y chairman de la compañía, Roberto Wagmaister, señala que también se adelantaron con "la cuarentena" con su personal, pero que eso no les impidió ganar nuevos negocios. "La semana pasada cerramos 3 contratos con empresas del exterior y todo se hizo en forma virtual", dijo. A contramano del resto, "la empresa otorgó una suba salarial promedio del 21%", añadió.

La exportación de servicios se ha sustentado en el teletrabajo, por lo que la transición fue suave
La exportación de servicios se ha sustentado en el teletrabajo, por lo que la transición fue suave

Por cierto que la situación no es igual para todos. Grupo Assa exporta el 90% de sus servicios ligados al software. Un porcentaje muy por encima del 45% promedio, aclara Adrián Anacleto, vicepresidente de la CESSI (la cámara sectorial) y titular de Epidata, una firma de 340 empleados, que cuenta con oficinas en EE.UU., Perú, Colombia, Chile y Uruguay. Es una rareza, porque "en el rubro hay apenas 55 empresas con más de 200 empleados", subraya Anacleto.

"El 91% son pymes y muchas afrontan problemas con la cadenas de pagos. Según una reciente encuesta de expectativas elaborada por la CESSI, la mayoría manifestó que la crisis los afecta", agregó. De todos modos, el software -como cualquier servicio de conocimiento- es una actividad que crece, no logra cubrir la demanda de profesionales y derrama en todo el país. Para funcionar basta una PC y fibra óptica. Anacleto ejemplifica que en el Chaco hoy "hay más pymes de software que textiles".

La industria del conocimiento es mucho más que software

Un análisis de Argencon (la entidad que la representa) refleja una gran diversidad. Sobre el total de las exportaciones de 2019, el 58,6% fueron servicios empresariales, profesionales y técnicos. Detrás aparecen el software (29,4%), los servicios jurídicos, contables y administrativos (28,1%), otros sectores empresariales, profesionales y técnicos (15,3%), servicios culturales y recreativos (7,6%), publicidad y encuestas (5,4%), investigación y desarrollo (5,2%), arquitectura e ingeniería (4,5%) y cargos por uso de propiedad intelectual (4,4%). Son labores basadas en el talento, la tecnología, la innovación, las ciencias duras y el trabajo altamente calificado. Todos activos escasos y muy cotizados en todo el mundo.

La industria del conocimiento en el país abarca a empresas petroleras (YPF, Chevron, Exxon Mobil), bancos (JP Morgan), tecnológicas (Microsoft, Mercado Libre, Despegar y Globant), consultoras (Accenture, PwC, IBM, KPMG y PwC) y productoras de contenidos (Mundo Loco). No sólo eso. Exportar conocimiento tiene dos perfiles: la oferta de servicios al exterior y las multinacionales que instalan centros para brindar atención al resto de sus filiales. "En 2017 contabilizamos 47 compañías con centros compartidos, con un total de 17.000 empleados. Ahora serán cerca de 20.000", calcula Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon.

Cargill, Cencosud, JP Morgan y American Express operan de esa forma. Dos ejemplos concretos: con 500.000 empleados a nivel mundial, Accenture centraliza desde la Argentina las áreas de Recursos Humanos y Finanzas para sus oficinas en 60 países. El coloso del software alemán SAP tiene un ejército de contadores, abogados, economistas y licenciados en relaciones internacionales (alrededor de 500) para "atender desde Buenos Aires a las sedes de la región, España, Italia, Portugal y Alemania", enumera Nicolás Fernández Llorente, ejecutivo de SAP. "Su tarea es redactar contratos, facturar y hacer el seguimiento de las cobranzas en cualquiera de esos países", dijo.

La exportación de servicios d conocimiento es una de las industrias en crecimiento en el país
La exportación de servicios de conocimiento es una de las industrias en crecimiento en el país

La crisis complicó los planes pero no frenó su avance

"Desde el inicio de la cuarentena a la fecha reclutamos 120 profesionales en modo virtual", sorprende Kaufman. Fernández Llorente, de SAP, señala que "ingresaron a la compañía alrededor de 50 nuevos empleados", siempre por vía remota y sin entrevistas presenciales. Son empresas con mucho músculo para el home office, que lo impulsa y que forma parte del ADN de sus negocios. "Los candidatos se anotan en nuestro portal y las entrevistas se hacen por Skype", añadió Fernández Llorente.

La pandemia, vale la pena aclaralo, implica dificultades y genera incertidumbre a futuro. Martín Umaran, uno de los fundadores de Globant, resumió la actualidad del sector. "La realidad es que todos estamos trabajando casi normalmente. Nos adaptamos todos. Pero la crisis es global y hay que ver si vamos a mantener el nivel de facturación", dijo el ejecutivo de uno de los 4 "unicornios" argentinos, tal como se llaman a las compañías valuadas o que facturan más de u$s 1.000 millones.

Umaran insiste en que la coyuntura no es perfecta. No por la adaptación a los rigores de la cuarentena. "Pero hay que ver qué ocurre con la demanda", expresó días atrás, en una rueda de prensa convocada por directivos y empresarios de Argencon para plantear la principal preocupación del sector: la necesidad de acelerar una nueva ley de promoción a la actividad, suspendida por el Gobierno en enero pasado.

La crisis del coronavirus genera dudas, pero en la industria del conocimiento reclaman una rápida sanción de una ley de promoción al sector, suspendida de improviso en enero pasado por el actual gobierno. Se trata de la ley 27.506, sancionada en mayo de 2019 por amplia mayoría, incluido el actual oficialismo, y que otorgaba beneficios fiscales, laborales e impositivos a compañías como Mercado Libre, Accenture, Invap, Exxon Mobil, IBM, JP Morgan y Globant, indicó Clarín.

El titular de Argencon, Luis Galeazzi, dijo que vienen manteniendo reuniones con los diferentes bloques parlamentarios para acelerar su tratamiento. "Si bien el nuevo proyecto elimina algunos beneficios que contemplaba la ley anterior, como la estabilidad fiscal, para la industria es fundamental que se instrumente lo más rápidamente posible", dijo.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído
Te puede interesar
Recomendadas