Más artículos

El ABC tecnológico: ¿cuál es la diferencias entre un módem y un router y para qué se usa cada uno?

El ABC tecnológico: ¿cuál es la diferencias entre un módem y un router y para qué se usa cada uno?
Seguro escuchaste muchas veces ambos términos pero es posible que los uses indistintamente y que no sepas cuál es cuál o sus funciones
14.02.2020 10.23hs Innovación

Seguro escuchaste muchas veces el término módem y router pero es posible que los uses indistintamente y que no sepas cuáles son sus funciones. Son dos dispositivos diferentes, con objetivos distintos y es interesante conocer cuáles son las diferencias entre ambos o cuál conviene más tener. 

Módem

Un módem, como su propio nombre indica, modula y demodula la señal de Internet. Es una especie de "traductor" de señales: la ISP envía señales de todo tipo y las computadoras o dispositivos usan señales exclusivamente digitales así que el módem es el encargado de traducir o convertir esas señales para que lleguen correctamente. 

Se conecta a tu compañía de Internet y convierte la señal analógica en una señal digital para que lleve a los distintos aparatos a los que esté conectado. A través de un cable RJ11, interpreta la señal que llega a él y la envía por la línea telefónica a la computadora o al periférico en el que necesites la conexión.

Hace años en tu casa no podías hablar por teléfono mientras estabas utilizando Internet debido a que estaban conectados a la línea telefónica y utilizaban la misma frecuencia que el teléfono. Sin que exista un módem, tu smartphone o tu computadora no pueden recibir los datos para conectarse a Internet y hay distintos tipos de módem según el tipo de conexión a Internet pero todos ellos cumplen la misma función de traducir las señales y enviarlas.

Router

El módem solo es capaz de traducir la señal y enviarla a un dispositivo. Por eso, el router es necesario para que llegue a todos. Es decir, el módem se encarga de traducir la señal y el router es el encargado de difundirla y que llegue. 

El router no tiene conexión con la línea telefónica ni interpreta la señal de Internet sino que la expande y la envía a todos los dispositivos que tengas en casa. Necesitás un módem que interprete, un router que haga que la señal llegue y el resto de dispositivos habituales (tablets, teléfonos, computadoras, televisores…) que la reciban.

Si solo quisieras conectar un dispositivo a Internet no necesitás un router. Pero al tener todo tipo de aparatos en casa que utilizan Wi-Fi o que se quiere conectar a través de un cable Ethernet, el router es el que asigna direcciones IP locales a cada uno de esos dispositivos para enviar los datos a unos y otros y organizar la señal que ya ha traducido el módem. 

Si tenés dos aparatos y querés saber cuál es el módem o cuál es el router, fijate cuál está conectado a la línea telefónica y cuál no. Además, el módem no suele tener antenas y el router sí lo tiene para distribuir la señal de Wi-Fi a todas partes.

Módem-router

Es posible que, llegados a este punto, pienses que un módem es algo antiguo y que tú en tu casa sólo tenés un router y así lo llamamos de forma común. Los modelos más modernos de routers ya cuentan con el módem incorporado en el mismo y así pueden conectarse a la línea telefónica y a la vez son capaces de transmitir la señal a todos los dispositivos que haya, bien por conexión Wi-Fi o por cable, según una nota de adslzone. 

El funcionamiento es idéntico a los anteriores: el módem recibe la señal y el router la transfiere. Pero con la diferencia de que no hay un dispositivo conectado al teléfono y otro dispositivo conectado al primero sino que están en el mismo aparato. Actualmente, al hablar de "router" se habla en la mayoría de los casos de un router con módem incorporado y que suele cubrir las necesidades básicas en cualquier hogar y suele ser suficiente salvo que tengas una gran cantidad de dispositivos conectados de forma simultánea y necesites algo más potente.

Repetidores Wi-Fi y extensores de red

Aunque haya un módem o un router (o un aparato con ambas funciones) en casa, es posible que también haya otros nodos o repetidores que hacen que la señal llegue a todas partes. Un router permite enviar Wi-Fi a muchos dispositivos diferentes pero la señal no siempre es excelente para acceder a cualquier punto, especialmente en hogares más grandes o con una distribución compleja y llena de obstáculos. En ese caso, hay otros dispositivos que tienen capacidad de llevar la señal: los repetidores Wi-Fi y los extensores de red o PLC.

En el caso de los primeros, son dispositivos que se conectan a un enchufe y al router principal de forma inalámbrica y permite que la red Wi-Fi llegue a zonas donde la cobertura no alcanza o donde suele ser muy débil. Es un dispositivo muy parecido a un router, con antenas y que se coloca en un enchufe de casa. Además, la ventaja es que suelen ser repetidores muy fáciles de configurar y utilizar.

Otra de las opciones  son los extensores de red Wi-Fi, que se conectan al router a través del cableado o la instalación del hogar y llevan la señal a través de los enchufes de las habitaciones. Crean una red Wi-Fi a la que podés conectarte siempre y cuando los enchufes estén en el mismo cuadro eléctrico. Es una opción recomendable si tenés habitaciones o puntos en los que no podés usar cable de red y no llega la señal.

La tercera de las opciones son las redes de malla o Wi-Fi Mesh. Necesitarás un router específico para este tipo de tecnología o un router que sea compatible con la misma. La diferencia con los repetidores es que se trata de nodos que se conectan por toda la casa y que se comunican entre ellos para dar mejor cobertura en cualquier rincón y tener una buena señal en todas partes. Se forma una especie de malla desde el router a sus satélites y así es posible conectarse desde cualquier parte y en cualquier momento.

¿Qué comprar?

Es difícil encontrar en tiendas un módem normal, clásico, ya que es muy raro que sólo se necesite una conexión por cable y en cualquier casa (u oficina o incluso tienda) hay todo tipo de dispositivos conectados a la red.  Por eso si tu duda es qué comprar, módem o router, lo lógico es que apuestes por el segundo modelo y te asegures (en la mayoría de los casos es así) que tiene también módem incorporado y que bastará con conectarlo a la red telefónica para enviar señal de Wi-Fi suficiente para toda la casa o para varios dispositivos a través del cable.

Si no hay cobertura en alguna zona y no es suficiente con un router convencional, hay que estudiar cualquiera de las tres opciones para mejorar la señal: crear una red de malla o Wi-Fi Mesh, apostar por repetidores Wi-Fi convencionales que multipliquen velocidad y cobertura o usar extensores de red que permitan la conexión Wi-Fi en habitaciones donde no hay otras alternativas.

Te puede interesar