Conocé Via Transport, el nuevo Uber que ya "enamoró" a inversores como Google, Ferrari y Shell

Conocé Via Transport, el nuevo Uber que ya "enamoró" a inversores como Google, Ferrari y Shell
Esta nueva app es una de las que busca resolver el problema de la movilidad y ya cuenta con el apoyo de varios inversores gigantes
Por iProUP
30.09.2021 17.50hs Economía Digital

Daniel Ramot tiene el tipo de educación destacada que prepara a las personas para carreras en ciencias, medicina, tecnología o inteligencia artificial.

Hace una década, Ramot y su amigo Oren Shoval, doctorado en biología de sistemas, optaron por dejar de lado sus especialidades académicas para crear una empresa destinada a reinventar el transporte público.

"Observamos esto y pensamos 'prácticamente no hay tecnología en tránsito'", remarca Ramot, de 45 años, cofundador de Via Transport con Shoval, de 44 años, en 2012. Encontrar formas de facilitar el tráfico y ajustar las rutas para los pasajeros del transporte público en tiempo real planteó "este problema matemático realmente interesante", sostiene Ramot, y uno con el potencial de cumplir un propósito social útil. "Si lo resolviéramos y lo hiciéramos funcionar", dice. "Tendríamos este impacto positivo en la sociedad".

Nuevo enfoque

Al tiempo que Uber buscaba interrumpir el transporte de la ciudad, Via se propuso trabajar dentro de la infraestructura existente con los municipios, ubicando su sede en New York. Via terminó trabajando con los municipios de Miami, Jersey City, Los Ángeles, Winnipeg y Arlington al crear una plataforma de software para viajes en camionetas de "microtransporte" a pedido, servicios de paratránsito, planificación de rutas, programación de conductores, aplicaciones para teléfonos inteligentes y otras herramientas diseñadas para ayudar a los sistemas de tránsito urbano a atraer a los viajeros que regresan. 

La compañía ya trabaja con más de 500 agencias de transporte de 35 países y su software permite impulsar los servicios de transporte para personas mayores y personas con movilidad limitada, escuelas y universidades y vanpools para clientes corporativos.

Daniel Ramot y Oren Shoval, fundadores de Via
Daniel Ramot y Oren Shoval, fundadores de Via

La compañía logró recaudar u$s650 millones, incluidos u$s60 millones en marzo, de gigantes industriales como Shell y la matriz de Ferrari, Exor, junto con numerosos fondos de riesgo. Según Pitchbook ya tiene un valor de u$s2,9 mil millones y logró u$s225 millones de ganancias anuales en 2019. La gran mayoría provenientes de agencias de tránsito y gobiernos municipales, según Ramot.

Financieramente, la empresa pronto podría saltar al siguiente nivel. Via pronto podría ser rentable y probablemente se haga pública en unos meses, según una persona familiarizada con el asunto. Ramot no confirmará ningún plan específico, pero ha dicho en el pasado que Via debería ser una empresa pública.

"Están muy bien posicionados para muchas cosas importantes que sucederán en tránsito", explica John Rossant, director ejecutivo de NewCities Foundation y fundador de las conferencias de transporte CoMotion en Los Ángeles y Miami, que no tiene ningún interés en Via.

Via trata de contrastar con el servicio que brindan Uber y Lyft, que han tenido relaciones tensas con algunas ciudades a lo largo de los años, al trabajar directamente con las agencias de tránsito. Y si bien Via posee conductores independientes para los servicios de transporte comercial en Nueva York y Washington, DC, en ciudades donde su plataforma de software impulsa los programas de microtransporte para llenar los vacíos en el servicio de colectivo y tren, esos viajes en camioneta de bajo costo son realizados por conductores que son empleados de tránsito o contratados por la ciudad.

La compañía crea aplicaciones TransitTech similares a Uber personalizadas para ciudades individuales y programas de tránsito para que los viajeros programen viajes en camionetas a pedido, los mantengan actualizados sobre los horarios de tránsito y las opciones de conexión y, en algunos casos, precompren boletos de colectivo y tren. 

También comparte datos de demanda de pasajeros recopilados de aplicaciones para ayudar a las agencias de tránsito a modificar las rutas, paradas y horarios de los autobuses de manera dinámica, con una frecuencia de una o dos veces por semana para adaptarse a los patrones cambiantes de los pasajeros y el tráfico.

Según Caroline Hawkins, portavoz de la compañía, las tarifas para los viajes en microtransporte reservados a través de Via "normalmente cuestan entre u$s 1 y u$s 3, similar a tomar un colectivo". Ese servicio de microtransporte evita antagonizar a los conductores de colectivos y trenes sindicalizados, ya que o bien sirven como conductores de camionetas o las agencias agregan personal que está cubierto por los mismos convenios colectivos de pago y beneficios.

Uber y Lyft son los rivales más grandes y mejor financiados,  que están en plena búsqueda de más oportunidades para asociarse con ciudades y podrían convertirse en un desafío directo más grande para Via. Ambos coordinan programas compartidos de bicicletas y scooters, integran la información de planificación y paradas de tránsito en sus aplicaciones y, en algunos casos, la capacidad de comprar boletos de autobús y tren. El año pasado, Uber compró Routematch, un proveedor de software para agencias de tránsito, y está buscando hacer más ese espacio.

 El CEO Daniel Ramot, quien tiene un doctorado en neurociencia de Stanford, ve resolver los desafíos del tránsito como
El CEO Daniel Ramot, quien tiene un doctorado en neurociencia de Stanford, ve resolver los desafíos del tránsito como "un problema matemático realmente interesante"

Servicios en Nueva York y Washington

En Nueva York y Washington, donde Via ofrece un servicio de transporte comercial, la compañía dice que sus precios son típicamente más bajos que los de los servicios de grupo de Uber y Lyft debido a los algoritmos que Ramot y Shoval crearon para agregar varios pasajeros que se dirigen en la misma dirección general en un vehículo. 

Según Hawkings, la idea de la empresa es crear paradas de autobús "virtuales" para maximizar la eficiencia, dejando a los pasajeros a una cuadra o dos de su destino final, para trasladar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible.

Aumentar el número de pasajeros en tránsito, muy afectado en 2020 por la pandemia, no solo es necesario para aliviar la congestión urbana, dicen los expertos en tránsito. Los gobiernos locales y nacionales consideran cada vez más importante reducir las emisiones de carbono de los autos que dañan el clima, según informó el sitio Forbesargentina.