¿No querés invertir directamente en criptomonedas?: estas son algunas formas alternativas de hacerlo

¿No querés invertir directamente en criptomonedas?: estas son algunas formas alternativas de hacerlo
El último año ha sido un boom de las criptodivisas, en parte influenciado por la situación socio-económica por la pandemia, ¿cómo invertir en ellas?
Por iProUP
03.04.2021 08.38hs Economía Digital

Todo comenzó un 1 de enero de 2009, cuando Satoshi Nakamoto consiguió el primer bloque de bitcoins, y comenzó la minería de la criptomoneda tal cual se la conoce hoy, con grandes granjas de servidores produciéndolas, y algunos mineros independientes también haciéndolo, todo sobre blockchain y certificado por la comunidad, para evitar fraudes.

Al día de hoy el mercado mundial de bitcoin tiene un valor agregado de más de 1,1 billones de dólaresy cada vez más personas se sienten atraídas por invertir en este nuevo activo, tanto particulares como empreas, como han sido los emblemáticos casos de Tesla o MicroStrategy. Además cada día surgen más criptomonedas, e calcula que hay ya más de 6.000, y que ya hay más de 100 millones de personas en el mundo que las poseen.

Si por alguna r azón aún tenés dudas sobre invertir en monedas digitales, tenés opciones para hacerlo en una forma alternativa
Si por alguna r azón aún tenés dudas sobre invertir en monedas digitales, tenés opciones para hacerlo en una forma alternativa

El mercado mundial de los bitcóins ya supera los 600.000 millones de dólares

La plataforma de compraventa de criptomonedas Bit2me, propiedad de dos españoles, Leif Ferreira y Andrei Manuel, ha realizado una intensa campaña en Madrid y otras ciudades promoviendo el bitcoin. "Para nosotros no es un producto financiero ni especulativo, sino tecnológico. Una ficha que da acceso a una red computacional distribuida capaz de ejecutar contratos inteligentes", explican.

Durante los primeros años, la aproximación más evidente para los inversores que quisieran participar del boom de las monedas virtuales era comprarlas directamente. Hace una década que surgieron plataformas que permiten cambiar dinero real por bitcóins, Ethereum o Litecoins. Hasta 2012 nadie pagaba más de 10 dólares por un bitcóin. En 2013 se superó la barrera de los 100 dólares. En 2017 la de los 1.000 dólares. Y en 2018 la de los 10.000 dólares. Hoy se cambia a casi 59.000 dólares.

Ahora bien, este camino también ha tenido altibajos. Tras llegar a valer 14.000 dólares en 2018, la cotización del bitcoin se desplomó a menos de 3.500 dólares un año después. Reguladores como el Banco de España, la CNMV o el BCE han advertido sobre la volatilidad de estos activos.

Además, los inversores más institucionales no pueden aún comprar directamente criptomonedas. La normativa sobre fondos de inversión les impide invertir en este tipo de activos. Así que algunos han buscado la fórmula para entrar en el universo bitcóin sin invertir directamente.

"La clave es entender cómo funciona esta industria y qué tipo de jugadores hay. Algunos de ellos sí que cotizan en Bolsa y se pueden comprar sus acciones", explica un inversor que lleva varios años estudiando el sector de las criptomonedas.

Una nueva industria

Para un inversor particular que no quiera invertir directamente en criptomonedas hay varias alternativas. La primera, comprar acciones de empresas dedicadas a la minería de bitcoins y otras criptomonedas. La segunda, compañías que están especializadas en la fabricación de aparatos mineros. En tercer lugar, empresas que ofrecen servicios auxiliares de esta industria (como compañías que custodian inversiones en bitcóins para instituciones o plataformas de compraventa de monedas virtuales). En cuarto lugar, invertir en empresas que están acumulando carteras de criptomonedas como reservas estratégicas y, por último, invertir en fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) que invierten en monedas virtuales.

Cada vez más empresas del ecosis son una opción de inversión paralela a las criptodivisas
Cada vez más empresas del ecosistema sale a la bolsa y son una opción de inversión paralela a las criptodivisas

Un exponente de empresas de minería de bitcóins es Hut 8 Mining, una firma canadiense que cuenta con 48 centros de ordenadores para procesar la extracción de bloques. En un año sus acciones han multiplicado por nueve su valor. Otras firma de minería de criptomonedas son Argo o Hive Blockchain. Galaxy Digital, por su parte, es una firma especializada en invertir en compañías que crean servicios ligados al ecosistema de la tecnología de cadenas de bloques.

Otra opción es invertir en el bróker y custodio de criptodivisisas Vogager, que cotiza en la Bolsa de Canadá. Una firma similar, Coinbase, participada por BBVA a través del fondo de venture capital Propel, está preparándose para debutar en el Nasdaq, y ya ha registrado el folleto para estrenarse en Bolsa. Muchos usuarios españoles de criptodivisa se plantean acudir a su debut. Esta entidad también ofrece servicios de custodia de criptomonedas, algo esencial cuando se trata de proteger un activo que consiste en poco más que unos algoritmos. Hace unos meses se viralizó la historia de un inversor que tenía más de 220 millones de dólares en bitcoins, pero que no podía recuperarlos porque había perdido la contraseña de acceso a su cartera virtual.

La firma Bitcoin Suisse factura ya más de 40 millones de euros al año con la custodia de inversiones en criptomonedas. Y Swiss Crypto Vault guarda los códigos de acceso a carteras de criptomonedas de brókers y ricos de todo el mundo en unos ordenadores ubicados en una antigua instalación militar en el corazón de los Alpes.

Una forma algo más indirecta de invertir en bitcoins es comprar compañías que están acumulando una importante cartera de esta criptodivisa. Es el caso de la firma Microstrategy. Tras realizar varias compras en los últimos seis meses, se calcula que esta firma de programas informáticos de gestión empresarial tiene ya 91.000 monedas, con un valor agregado de 4.300 millones de dólares.

Otra opción de inversión son los fondos cotizados (ETF) que replican la evolución de carteras de criptomonedas, como el Bitcoin Tracker EUR XBT, de la Bolsa de Noruega. En España se quiere empezar a comercializar un hedge fund maltés de criptomonedas, el Avenue Investment Cripto, pero la inversión mínima es de 100.000 euros.

Para muchos, el único riesgo significativo de la inversión en bitcoins es el regulatorio. Es decir, la posibilidad de que las autoridades traten de prohibir la tenencia, inversión o transacciones con criptomonedas, al considerar que se está viendo amenazado su monopolio en la acuñación de moneda. Sin embargo, para los expertos estos intentos de regulación no frenarán la expansión. "Es como ver a Correos tratando de legislar sobre Amazon", ironiza un asesor de fondos, indicó El País.

Temas relacionados
Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído