Imposible salir sin ellas: la historia de las tarjetas de crédito y cómo cambiaron la forma de pagar

Imposible salir sin ellas: la historia de las tarjetas de crédito y cómo cambiaron la forma de pagar
Las plásticos recorrieron un largo camino hasta la situación actual en la que son utilizadas por millones de personas cada día. Cómo fue su avance
Por iProUP
05.08.2021 14.15hs Economía Digital

Desde su nacimiento como una tarjeta de cartón Diners Clubs hasta las más modernas tarjetas biométricas, la idea básica de una tarjeta de crédito sigue siendo la misma: una forma de comprar en el momento y pagar luego. 

Ya existen cientos de tipos de tarjetas de crédito en la actualidad, algunas de plástico, otras de metal y algunas virtuales que se almacenan en los smartphones.

Funcionan como tarjetas que deben pagarse en su totalidad al fin de mes llegando hasta las renovables que permiten "rotar" o mantener un saldo de mes a mes y las que ofrecen una gran variedad de otras características.

La invención de las tarjetas de crédito

Se puede decir que el concepto de crédito se remonta al menos a hace 5.000 años en la antigua Mesopotamia. Las inscripciones en tablillas de arcilla de ese período muestran un registro de transacciones entre los comerciantes mesopotámicos y vecinos de Harappa, y se encuentran entre los primeros ejemplos conocidos de un acuerdo para comprar algo en el momento pero pagarlo más tarde.

Tras miles de años llegan las primeras versiones al Viejo Oeste, en el que se usaban tarjetas emitidas por comerciantes que emitían productos a los agricultores y ganaderos que no tenían el dinero por adelantado para comprar los suministros.

Los comerciantes tenían la capacidad de emitir monedas de metal o platos pequeños que funcionaban como un recibo del préstamo. A medida que los granjeros recogían sus cosechas y los que manejaban el ganado vendían sus animales, le reembolsaban el dinero al comerciante.

Con el tiempo, estos marcadores de posición para el pago total evolucionaron en los EE.UU. a versiones que se parecen más a las tarjetas que conocemos hoy.

Llegada a los locales

La primera iteración de tarjetas en tiendas se le atribuye la popularización del sistema de contabilidad Charga-plate. Estas placas de metal estilo placa de identificación se utilizaron en las décadas de 1930 a 1950 en los grandes almacenes, cada uno de los cuales entregaba sus propias placas a sus clientes.

La tarjeta Diners Club se convirtió en 1950 en la primera de la tienda en ser usada de forma generalizada luego de que el fundador Frank McNamara se inspiró para crearla por dejar su billetera en casa cuando salía a cenar.

McNamara y su socio Ralph Schneider lanzaron la primera tarjeta Diners Club, la que es considerada de forma casi unánime como la primera tarjeta de crédito moderna y que daría nacimiento a toda una industria. 

Los clientes que tuvieran la tarjeta cargarían su comida a la tarjeta y el restaurante enviaría la factura a Diners Club. A su vez, Diners Club enviaría el pago directamente al banco del restaurante, cobrando una pequeña comisión por la transacción.

Los titulares de tarjetas deberán pagar su factura en su totalidad cada mes a Diners Club. En su primer año de funcionamiento, Diners Club creció a más de 10.000 miembros e incluyó 28 restaurantes y dos hoteles que aceptarían mensualmente de su clientela de élite.

Tarjeta de Diners
Tarjeta de Diners

Primeras tarjetas bancarias

Aunque comenzó como una empresa de transporte de carga, American Express eventualmente cambió su enfoque a su negocio de giros postales y cheques de viajero, que proporcionó un reemplazo seguro para llevar grandes sumas de efectivo.

Eventualmente, American Express desarrolló su primera tarjeta de crédito en 1958, permitiendo a los clientes pagar su factura mensualmente a cambio de una tarifa anual. Los comerciantes que aceptaran la tarjeta pagarían a American Express un porcentaje del monto cobrado, un precursor de la práctica ampliamente utilizada hoy en día conocida como tarifas de intercambio.

Un año después el Bank of America lanzó su BankAmericard en papel, la cual tenía un límite preaprobado de u$s300 y fue enviada a 60.000 clientes en 1966. Este primer intento terminó siendo un costoso error de juicio, con tasas de morosidad superiores al 20% y un fraude desenfrenado.

La idea de una tarjeta de crédito renovable en la que se mantiene un saldo cada mes fue un gran éxito a medida que la creciente clase media de los Estados Unidos se apegaba a este producto que le daba comodidad y un préstamo personal instantáneo.

En el año 1976, BankAmericard decidió cambiar su nombre a "Visa", palabra elegida porque sonaba igual en la gran mayoría de los idiomas. 

Amex
Amex

Primeras tarjetas interbancarias

En respuesta al éxito de BankAmericard, en 1966 un grupo de bancos de California formó una sociedad conocida como Interbank Card Association (ITC) y lanzó la segunda tarjeta de crédito más popular, primero llamada tarjeta Interbank y luego cambió a Master Charge, que finalmente se convirtió en MasterCard en 1979.

Primeras tarjetas internacionales

Según Diners Club, en 1953, su tarjeta fue la primera tarjeta de crédito aceptada internacionalmente cuando empresas del Reino Unido, Cuba, Canadá y México comenzaron a aceptar pagos de los titulares de tarjetas Diners Club. En 1970, BankAmericard tuvo tanto éxito que se formó la International Bankcard Company (IBANCO) para implementar la tarjeta de pago a escala mundial.

Evolución de la tecnología de tarjetas de crédito

En la década de 1960 a un ingeniero de IBM llamado Forrest Parry se le atribuye la colocación de cinta magnética en la parte posterior de las tarjetas para que los consumidores "pasen" su información en un terminal de punto de venta. La cinta magnética se usó originalmente para almacenar información de audio y Parry estaba jugando con formas de que contenga información del titular de la tarjeta para colocarla en una tarjeta de crédito. Según la leyenda, fue la esposa de Parry la que sugirió que planchara la cinta sobre la tarjeta, dando así nacimiento a la banda magnética.

A medida que las tarjetas de crédito se hicieron más populares, aparecieron más estafadores que querían robar la información de otros usuarios. El fácil acceso de deslizar una tarjeta significaba que los ladrones podían usar una tarjeta que encontraron o robaron y se desarrolló un proceso llamado "skimming" en el que un ladrón podía robar la información con su propio lector para robar la información del titular de la tarjeta.

 

En Francia, en 1984, se desarrolló una tecnología más segura cuando se integraron microprocesadores en tarjetas que podían ser leídas por terminales de pago especializados. En 1994, todas las tarjetas de crédito y débito en Francia empleaban esta tecnología que, combinada con un PIN o número de identificación personal, agregó capas adicionales de protección al proceso de pago.

Tras estas innovaciones otros países comenzaron a crear sus propios chips para tarjetas de crédito pero que no eran compatibles entres sí.. La necesidad de un sistema de pago estandarizado se convirtió en un problema mundial y en 1994 tres procesadores de pagos internacionales, Europay, MasterCard y Visa se organizaron para desarrollar un sistema de chip globales para sistemas de pago. 

En 1996, se lanzaron las primeras especificaciones para chips EMV, y las versiones posteriores se lanzaron posteriormente. El avance más significativo se produjo con la llegada de los sistemas de pago sin contacto, esto podría hacerse con Near Field Communication (NFC), un tipo de radiofrecuencia que se usaba para que el chip de una tarjeta y el punto de venta pudieran "hablar" entre sí.

Con el tiempo, la información de la tarjeta podría almacenarse en teléfonos inteligentes y dispositivos portátiles y ser leída por terminales que utilizan la misma tecnología NFC.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito?

Cuando se utiliza una tarjeta con chip en una terminal de pago, o mueve la información de su tarjeta para realizar un pago sin contacto, hay una breve conversación entre el banco emisor de su tarjeta y el banco del comerciante donde se determina si tiene suficiente crédito restante en su tarjeta para completar la transacción, si la transacción debe ser autorizada y otros detalles técnicos requeridos para completar la transacción. 

Esta información que se intercambia se encripta con diversos y sofisticados métodos para evitar que los estafadores puedan acceder a ella y que pueden emplear técnicas para intentar robar información sensible de las tarjetas.

Tarjetas de crédito y puntajes de crédito

Cualquiera que tenga una tarjeta de crédito u otro tipo de préstamo bancario tiene una calificación crediticia. Ese número de tres dígitos puede determinar todo, desde la probabilidad de aprobación de un nuevo préstamo hasta los tipos de tasas que se le ofrecerán. Esto puede afectar no solo las APR de su tarjeta de crédito, sino también los intereses que se le cobrarán en otros tipos de préstamos, como hipotecas, préstamos para automóviles y préstamos para estudiantes.

Los puntajes de crédito y los informes de crédito se utilizan como un tipo de identidad financiera para identificar su solvencia crediticia en función de su historial de manejo de préstamos.

Esto incluye cosas como cuánta deuda asumió en relación con su límite de crédito máximo, su historial de comportamiento de pago a tiempo y cuántos préstamos nuevos abrió en un período de tiempo reciente.

 

Durante la mayor parte de la historia, los préstamos se basaron en la reputación. Un prestamista decidiría si se aprueba a un prestatario potencial basándose en la reputación de boca en boca o simplemente por cómo el prestamista juzga el carácter de la persona que busca un préstamo.

Todo cambiaría en la década de 1950 cuando el ingeniero William Fair y el matemático Earl Isaac crearon un sistema estandarizado para evaluar la solvencia de alguien basado en un sistema de puntuación imparcial. Este sistema se conoció originalmente como Fair Isaac Company y el sistema FICO debutó en 1989, con una escala de 300 a 850. 

Esta puntuación se basa en el historial de pagos, los montos adeudados, la duración del historial crediticio, los tipos de crédito utilizados y las consultas crediticias recientes. Si bien existen varias versiones de puntajes FICO y los estándares han variado desde su creación, sigue siendo una de las formas más utilizadas a nivel mundial para identificar la situación crediticia de una persona.

Programas de recompensas de tarjetas de crédito

Los programas de recompensas han existido desde que hubo personas comprando y vendiendo productos. Uno de los más populares fue el programa S&H Green Stamps, donde los consumidores podían recolectar sellos de proveedores como tiendas de abarrotes, estaciones de servicio y grandes almacenes y cambiarlos por artículos del catálogo de S&H.

Los programas de fidelidad como estos allanaron el camino para los programas de afinidad de aerolíneas, comenzando con el programa de viajero frecuente de American Airlines en 1981 y expandiéndose a múltiples aerolíneas y marcas de hoteles en todo el mundo.

Las tarjetas de crédito comenzaron a emitir sus propios programas de recompensas multipropósito que incluían recompensas de devolución de efectivo (lanzadas por Discover en 1986) y millas de membresía de American Express (más tarde rebautizadas como recompensas de membresía) en 1991.

Ahora, las recompensas de tarjetas de crédito ofrecen una amplia gama de opciones de canje, usos y valores e impulsando la demanda entre los consumidores para adquirir nuevas tarjetas de recompensas.

Según el estudio de compra con tarjeta de crédito de 2021 de J.D. Power, el 22% de los encuestados mencionaron las recompensas como la razón principal por la que eligieron una tarjeta en particular.

 

Legislación de tarjetas de crédito

Entre la explosión en el número de tarjetas de crédito emitidas por los bancos y la creciente cantidad de deuda que los estadounidenses tenían en sus tarjetas, la industria estaba lista para el abuso.

Los bancos eran libres de cobrar los intereses que consideraran apropiados e imponer cargos por mora en cualquier monto que eligieran, creando dificultades para los consumidores. Se promulgó legislación para ayudar a frenar el comportamiento punitivo de las empresas de tarjetas de crédito y brindar protección a los titulares de tarjetas.

Tarjetas de crédito hoy

La legislación sobre tarjetas de crédito durante las últimas décadas ha proporcionado una serie de protecciones valiosas y significativas, ayudando a frenar los abusos por parte de los emisores y a proteger a los titulares de tarjetas de actividades incorrectas y fraudulentas en sus cuentas. Pero los defensores de los consumidores dicen que aún queda mucho por hacer.

Sin embargo, ninguna ley es perfecta, y es innegable que la legislación actualmente en vigor ha proporcionado salvaguardias muy necesarias en una industria de u$s100.000 millones. A medida que la tecnología de las tarjetas de crédito continúe avanzando, también lo hará la necesidad de adaptar y desarrollar las leyes que gobiernan las prácticas abusivas.

El futuro 

Como cualquier industria basada en la tecnología, los avances en las tarjetas de crédito continúan dando forma al futuro tanto de cómo las usan los consumidores como de lo que los emisores pueden ofrecer. Una de las últimas innovaciones en la industria de pagos combina la tecnología blockchain con tarjetas de crédito de varias formas.

 

Algunas tarjetas ofrecen criptomonedas como recompensa en lugar de devolución de efectivo o puntos. En algunos casos, se puede usar una tarjeta de crédito para comprar acciones seleccionadas de criptomonedas.

Y desde el punto de vista comercial, es muy probable que la indelebilidad de utilizar la tecnología blockchain como un libro de contabilidad de registro reemplace la forma en que los emisores registran las transacciones actualmente.

La tecnología de pago sin contacto, que experimentó un aumento en el uso debido al Covid-19, probablemente continuará creciendo en popularidad con los usuarios que se están alejando de las tarjetas de crédito tradicionales hacia billeteras móviles y dispositivos portátiles.

La inteligencia artificial evolucionará y desempeñará un papel más importante en la forma en que los emisores determinan el riesgo al evaluar una solicitud de tarjeta de crédito, probablemente continúe alejándose de los puntos de datos limitados proporcionados por los informes de crédito e incorporando información más holística sobre un solicitante, según un informe realizado por el sitio Forbes Argentina. 

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído