Más artículos

Banca 4.0

Galicia, Supervielle y Banco Industrial: cómo lideran la transformación digital y el empleo "4.0"

Galicia, Supervielle y BIND, líderes en transformación digital: cómo atraen y preparan talentos para "empleo 4.0"
Promueven nuevas estrategias para atraer a los "banqueros del futuro". En qué políticas de retención y atracción trabajan y qué valoran los protagonistas
Por Lucila Lopardo
06.11.2018 06.00hs Innovación

La digitalización trae consigo cambios a la hora de hacer negocios y los bancos no están exentos de esta revolución. El salto del mundo físico al online está tomando cada vez más impulso en la Argentina y la necesidad de incorporar profesionales idóneos obligó a las propias entidades a generar experiencias creativas para atraerlos.

Pero no es tan fácil. Los perfiles técnicos de carreras ligadas a Sistemas no abundan en el país. Según cifras de la Cámara de Empresas del Software y Servicios Informáticos (CESSI), cada año faltan unos 5.000 profesionales para cubrir la totalidad de puestos que demanda el sector.

Para el segmento bancario hay que añadir un dato más: se requieren aptitudes específicas que no son tan fáciles de encontrar por la propia naturaleza del negocio.

"Estamos buscando perfiles a los que habitualmente no les resultaban interesantes los bancos o cuando estudiaron no proyectaron trabajar en uno. Pero nosotros los necesitamos", comenta Paula Latorre, jefa de Empleos de Banco Galicia.

Entre los talentos más demandados se destacan los programadores y diseñadores de Experiencia de Usuario (UX) e Interfaz de Usuario (UI). Para encontrarlos, las entidades comenzaron a idear nuevas propuestas y hasta tocaron la puerta de nuevos espacios generados por el ecosistema emprendedor y digital, que poco tienen que ver con las carreras tradicionales.

Estrategias

Desde el Galicia idearon tres nuevas modalidades tipo taller para conocer e interactuar con los "banqueros del futuro": el hackatón, el meet and design y el "botatón".

"Buscamos llegar a un público que no necesariamente va a venir trabajar con nosotros, pero queremos contarles qué hacemos en el banco y verlos en acción para entender sus dinámicas", sostiene Latorre.

La ejecutiva destaca al botatón como una de las actividades más disruptivas que la compañía llevó a cabo durante 2018. "A modo taller, les pedimos que crearan un bot con herramientas específicas y con gente de nuestro staff", describe.

En paralelo, para ejecutar este tipo de iniciativas, desde el área de Recursos Humanos intentan generar vínculos estratégicos con universidades, ferias y comunidades en donde se mueven estos profesionales.

Entre estos espacios, Latorre destaca la escuela Digital House y el "club de nerds" del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

La directiva afirma que este tipo de actividades permite detectar talentos que posean más de una expertise digital.

"En muchos casos, hay especialistas en una herramienta en particular, pero no hay tantas personas que sepan utilizar por igual herramientas de diseño y de programación. Lo que más nos nutre y valoramos es cuando encontramos profesionales con un perfil versátil y mixto", aclara en diálogo con iProUP.

Por su parte, Eduardo Allende, gerente Ejecutivo de la Banca Digital y Transformación de Banco Supervielle, reconoce que en los últimos dos años la entidad modificó el foco de sus búsquedas.

Él mismo ingresó hace dos para llevar adelante un área que tiene por objeto, a partir de la prueba y error, llevar la digitalización a todos los productos del banco.

"En las entrevistas que estamos teniendo en los últimos meses no me preguntan cuál es el plan de carrera a 15 años, sino que quieren saber qué estamos haciendo ahora, cuáles son los proyectos de corto plazo", destaca.

Allende afirma que los hackatones y todos los eventos ligados al vínculo con la comunidad digital resultan fundamentales para incentivar las nuevas formas de trabajo, por lo que piensan incentivar este tipo de espacios para 2019.

"Lo que estamos tratando de hacer es ir a eventos más de nicho, no tan amplios donde parte de la tarea sea generar un emprendimiento o proyecto en particular", explica.

Desde el Bind, Banco Industrial, Lucrecia Bertona, jefe de Gestión de Talento; y Luciana Garretta, analista de Gestión de Talento, creen que las nuevas búsquedas también apuntan a candidatos con mayor experiencia en innovación y tecnología.

"Buscamos perfiles de carreras y científicos de datos para incorporar a la simplificación de procesos", sostiene Garretta en conversación con iProUP.

Ambas profesionales también destacan a Digital House como un espacio de actividades y formación fundamental para encontrar nuevos perfiles o bien profesionales con una carrera de base tradicional que se estén especializando en digital.

"Son perfiles relativamente difíciles de encontrar y no los englobamos en los procesos comunes de reclutamiento", describe Bertona, quien agrega que si bien en el mercado puede haber procesos específicos, lo cierto que se manejan "por contactos, redes de profesionales o desde otras empresas para llegar directamente a la persona adecuada".

Al ser un banco industrial, la estrategia del BIND para llamar la atención de los nuevos profesionales no está enfocada en grandes acciones como hackatones, sino en el posicionamiento de marca.

"Somos pioneros en productos y en alianzas con actores como MercadoLibre y eso hace que empecemos a posicionarnos como un espacio atractivo para los nuevos profesionales", afirma Garretta.

Este posicionamiento va de la mano de presencias en eventos del nicho tecnológico, como el último C20, el congreso de criptomonedas más importante para el mercado hispanoparlante.

Transformación interna

Si de por sí a los bancos tradicionales les resulta complejo seducir y contratar a los nuevos talentos digitales, retenerlos requiere un doble esfuerzo.

Las entidades se encuentran en un plan de transformación constante de procesos y formas de trabajo, en parte, obligadas por el resto del mercado laboral digital, como el e-commerce o las compañías de software, que nacieron con una oferta de valor 4.0.

"Una vez que ingresan, nos esforzamos mucho para que empiecen a vivir el banco de una manera distinta. Particularmente, desarrollamos mesas de trabajo agiles en la que distintos profesionales con diversos perfiles puedan generar productos que impacten en el negocio de manera rápida", detalla Latorre.

En paralelo, el Banco Galicia se encuentra implementando cambios de raíz que alcanzan hasta al código de vestimenta. "Nos dimos cuenta de que para que estos perfiles ingresaran teníamos que cambiar hasta la costumbre del uso del traje y la camisa", reconoce Latorre.

En paralelo, también se implementó el sistema de puntas móviles de horario que permite a los colaboradores pactar con sus jefes de área su propio sistema de horario de entrada y salida.

"Me remito a una imagen del pasado. Antes, el banco era un edificio como el del Banco Nación que está al lado de nuestra casa de Gobierno, con columnas gigantes, espacios amplios y eso daba la sensación de fuerza", explica Allende.

A su vez, el ejecutivo del Supervielle reconoce: "Hoy, son cada vez más pequeños, los paradigmas cambiaron y pasan a ser menos banco y más empresas de tecnología". Ese cambio de paradigma los llevó a formar equipos con perfiles variados y "aire fresco".

Por otro lado, Allende remarca que la entidad se encuentra en una transformación que contempla particularmente la propuesta de valor para retener talentos digitales.

"Tenemos una agenda interesante en ese sentido, el banco se está poniendo a la vanguardia y ha logrado trabajar en cosas distintas como soluciones digitales", subraya.

Es por esto que considera que la propuesta de valor es la misma herramienta de retención, dado que los nuevos proyectos se adaptan directamente a la forma de trabajar de las nuevas generaciones.

"La transformación ya no se trata de adquirir paquetes de software, es cultural, la cultura tiene que cambiar y el mayor desafío es poder dar una mirada 360 a todas las necesidades", resume.

Desde el BIND Banco Industrial también reconocen que el mayor atractivo para los nuevos profesionales es la posibilidad de trabajar en proyectos de corto plazo con fuerte impacto en el negocio.

"Les resulta atractivo cómo un banco chico les da la posibilidad de hacer y tener exposición. Si querés venir acá y romperla, tenés la posibilidad de hacerlo", destaca Bertona, quien asegura que esto hace que en las áreas de sistemas y tecnología la rotación no sea tan alta.

"La ventaja, el gran diferencial, es que acá las posibilidades de proponer un proyecto y desarrollarlo de principio a fin tienta mucho y dan perspectivas de crecimiento tanto en el banco como en el grupo financiero", concluye.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain