Más artículos

Desde hace dos meses Mercado Libre sufre la inspección del BCRA: nuevos vientos políticos para Marcos Galperín

Desde hace dos meses Mercado Libre sufre la inspección del BCRA: nuevos vientos políticos para Marcos Galperín
Fue el "niño mimado" del macrismo, pero ahora sufre las primeras regulaciones del Central y la AFIP prepara decreto que le quitará las ventajas impositivas
Por Juan Bergelín
13.01.2020 06.07hs Finanzas 4.0

Desde hace unos meses cambió la suerte del empresario Marcos Galperín.

Quien fuera el niño mimado del Gobierno de Cambiemos comenzó a sufrir las primeras regulaciones del Banco Central y, como si esto fuese poco, sabe que AFIP prepara un decreto que quitará las ventajas impositivas que tienen quienes operan por Mercado Libre.

Pero eso no es lo que más preocupa al dueño del unicornio. Lo que por estos días le quita el sueño a él y a su equipo es que desde hace aproximadamente dos meses sufre una profunda inspección del BCRA, auditoría que comenzó sobre el final de la gestión de Guido Sandleris y que aún se mantiene.

"Es la primera vez que el Banco Central pone foco en Mercado Libre para ver qué hace. Es algo que el sistema financiero pidió a gritos durante años", asegura una fuente del sector financiero.

En concreto, la inspección que llevan adelante funcionarios de la Superintendencia de Entidades Financieras del BCRA es sobre Mercado Pago, el brazo financiero de la firma de Galperín que se encarga de las transacciones y del otorgamiento de préstamos.

"En este tipo de inspecciones, el Banco Central literalmente le cuenta las costillas a la empresa", explica un ex BCRA. Tal es así, que funcionarios a cargo de la Subgerencia General de Cumplimiento y Control del BCRA asisten todos los días a la compañía de Galperín. Más aun, tienen una oficina asignada, llevan adelante un exhaustivo control de todas las cuentas y tienen las distintas áreas a su disposición para que le aporte la información requerida.

La función principal de este departamento, a cargo de Néstor Robledo, es "controlar que las entidades que realizan intermediación entre oferta y demanda de dinero estén autorizadas para operar y que lo hagan con los alcances de la normativa aplicable".

La lupa del Banco Central

En otras palabras, lo que buscan determinar los técnicos del Central es si los fondos que usa Mercado Pago para dar créditos provienen de recursos propios o del dinero que sus clientes tienen alojados en la plataforma.

La investigación dictaminará si realiza o no intermediación financiera, tema clave que podría cambiar por completo la estructura de negocios del unicornio. Es que, de ser así, tendrá que ajustarse a la Ley de Entidades Financieras (Ley 21.526), al igual que lo hacen bancos y compañías tradicionales.

Uno de los puntos claves (artículo 7), señala: "Las entidades comprendidas en esta ley no podrán iniciar actividades sin previa autorización del Banco Central de la República Argentina". Hoy, en cambio, tanto las fintech como las bigtech comienzan a operar sin el visto bueno del organismo, que sólo regula algunos aspectos de sus operatorias vinculados con los medios de pago utilizados.

Además, si de la investigación del BCRA se desprende que Mercado Pago no está actuando de acuerdo a la normativa vigente, deberá ajustarse a las regulaciones vinculadas a:

1) Límites a la expansión del crédito tanto en forma global como para distintos tipos de préstamos y otras operaciones de inversión

2) Otorgamiento de fianzas, avales, aceptaciones y cualquier otro tipo de garantía

3) Plazos, tasas de interés, comisiones y cargos de cualquier naturaleza

4) Inmovilización de activos

5) Relaciones técnicas a mantener entre los recursos propios y las distintas clases de activos, depósitos y todo tipo de obligaciones e intermediaciones

También deberá contar con capital mínimo y mantener reservas de efectivo con relación a los depósitos, en moneda nacional o extranjera, y a otras obligaciones y pasivos financieros, conocidos como encajes.

Si bien las fintech hoy están exentas de todas estas exigencias, sí están controladas por otros organismos nacionales, como la UIF, la AFIP y demás entes de control.

Sanciones y multas

"Si detectamos que Galperín está haciendo intermediación financiera, le vamos a aplicar un fuerte sumario", asegura a iProUp una fuente del BCRA, que confirma que desde hace casi dos meses están llevando adelante la inspección.

Consultados al respecto, desde la empresa prefirieron no hacer declaraciones al, más allá de que internamente reconoce que están siendo investigados. "Primero vendrá el sumario a modo de advertencia y después habrá que ver: si quiere seguir haciendo intermediación financiera deberá ser sujeto de esa Ley", grafican en el BCRA.

El organismo monetario clasifica las infracciones según su gravedad y tiene pautada una sanción para cada tipo de sanción falta.

1) Infracciones de gravedad muy alta: multas de hasta $72 millones. Se miden en Unidades Sancionatorias (US), que a fin de 2019 estaba fijado en $90.000. En este caso, se habla de hasta 800 US

2) Infracciones de gravedad alta: multas de hasta 27 millones de pesos (300 US)

3) Infracciones de gravedad media: apercibimiento o llamado de atención o multas de hasta 7,2 millones de pesos (80 US)

4) Infracciones de gravedad baja: apercibimiento o llamado de atención o multas de hasta 1,8 millones de pesos (20 US)

Algunos de los factores que contempla el BCRA para determinar el tipo de gravedad es la cantidad es la duración del período de la infracción y el impacto sobre la entidad o el sistema financiero.

Según la normativa, la realización de operaciones que implican intermediación financiera sin previa autorización, es considerada de gravedad "muy alta".

Algo que hasta hace poco limitaba al Banco Central a avanzar con estos sumarios es la demora en designar un Superintendente de Entidades Financieras, cargo que quedó vacante en diciembre -con la salida de Fabián Zampone- y recién tuvo su reemplazante en enero. Ahora, quien quedó al mando de esta área clave (es la que ejerce el poder de control sobre el sistema) es el director Claudio Golonbek, hombre de extrema confianza del presidente de la entidad, Miguel Ángel Pesce.

En la vicepresidencia de "la Súper" (como llaman en la City a esa estructura del Central), se designó a Claudia Berger, abogada que responde directamente a Alberto Fernández, a quien conoce desde que ambos estudiaban en la Facultad de Derecho.

De los dos lados del mostrador

En paralelo a esta inspección, hay un hecho que genera molestia tanto en Reconquista 266 como en el mundo fintech. Se trata de la incorporación de Horacio Liendo (nieto), quien hasta el 3 de diciembre era director del Banco Central y a los pocos días pasó al otro lado del mostrador para ser Director Senior de Legales de Mercado Libre.

"Debería haber alguna restricción, ya que el BCRA reguló varias cuestiones de Mercado Libre, como el QR o las billeteras virtuales", se queja el CEO de una fintech, quien cree que hay  incompatibilidad para pasar de un cargo al otro.

Liendo, junto con Lucas Llach, eran los directores que lideraban la Mesa de Innovación Financiera y estaban a cargo de todos los temas vinculados a las fintech. Desde la salida de Llach, de hecho, Liendo se convirtió en el principal interlocutor con los directivos de las fintech y era el que analizaba los cambios normativos a ser tratados por el directorio.

Fue Liendo también el que avaló más de una prórroga a Mercado Pago en el plazo para que ponga al día sus sistemas y pueda garantizar la interoperabilidad total de los CVU, una queja frecuente y pública del número uno de Ualá, Pierpaolo Barbieri.

Lo que juega a favor de Liendo es que hay un vacío legal que no impide este tipo de pases, justamente porque Mercado Libre no es considerada una entidad financiera. De hecho, hay una cláusula que impide que quien se desempeña como Superintendente de Entidades Financieras ocupe un cargo en un banco, al menos hasta después de dos años de dejar el BCRA.

Un jugador con peso

Son tiempos de cambio para Galperín, más allá de que los directivos de su empresa tienen vínculos aceitados con los nuevos funcionarios del Central. Lo demostraron hace unos días cuando llamaron, molestos, a un miembro del directorio tras enterarse por iProUP de las regulaciones que el organismo preparaba para el sector.

El jueves, como anticipó este medio, el directorio finalmente avanzó con nueva regulación sobre el sector, aunque de menor dureza que la planteada originalmente: obligó que el saldo de billeteras virtuales esté depositado en una cuenta a la vista, evitando que las fintech usen ese dinero para obtener rentabilidad propia colocándolo en plazos fijos o en Fondos Comunes de Inversión. Lo que no hizo fue prohibir transferencias entre Cuentas Virtuales únicas (CVU) de empresas, algo que está siendo usado por compañías para eludir el pago del impuesto al cheque.

En este punto, el BCRA tenía planeado obligar a las empresas a hacer las transferencias a una Cuenta Bancaria Uniforme (CBU), si bien optó por no hacer esta medida y dejar en manos de la AFIP el tema, que prepara un decreto para extender el alcance del impuesto al cheque a estas cuentas.

Asimismo, en la misma normativa (Comunicación A 6859) el Directorio envió una advertencia a las fintech, con un punto concreto en donde les recuerda a "los miembros de sus órganos de gobierno, administración y fiscalización" que si no cumplen con la norma "serán pasibles de la aplicación de las sanciones conforme a lo previsto en los artículos 41 y 42 de la Ley de Entidades Financieras".

Esos dos artículos son los que se refieren puntualmente a las sanciones, y describe que pueden ir desde un llamado de atención, un apercibimiento, una multa, hasta la inhabilitación temporaria o permanente para operar o la revocación de la autorización para funcionar.

Según pudo saber iProUP, más allá de la bronca por haberse enterado de las medidas por los medios, en Mercado Libre no estaban en contra de que les cobren impuesto al cheque, pero les parecía un abuso que bloqueen las transferencias entre CVU de personas jurídicas y que los obliguen a pasar por los bancos.

Galperín sabe que ya no es el niño mimado del presidente ni de los funcionarios del Banco Central. Lo fue hasta la gestión de Sandleris, que si bien fue quien inició esta investigación antes de dejar su cargo, solía ver a Mercado Pago como un caso de éxito en inclusión financiera.

Un claro ejemplo se dio en octubre, cuando se realizó en la sede del Banco Central un encuentro del Comité de Pagos e Infraestructuras del Mercado (CPMI, por sus siglas en inglés) del Banco de Basilea, con representantes de los bancos centrales más de 20 países y Mercado Pago tuvo un lugar de privilegio.

El último día de esas jornadas, la vicepresidente Senior de Producto de la empresa, Paula Arregui, ofreció una charla para los técnicos de los bancos centrales, en la cual explicó cómo nació la empresa, sus proyecciones y hasta respondió preguntas de los asistentes.

Lo llamativo es que Arregui fue la única oradora del sector privado en un encuentro en el que no hubo ni banqueros ni ejecutivos de otras fintechs.

Se vienen días claves para el sector, y en concreto para Mercado Pago, que espera con ansias que termine esta inspección del BCRA.

La preocupación por la avanzada de la AFIP o la intención de Sergio Palazzo de sumar a La Bancaria a los empleados de las fintech quedan en un segundo plano para Galperín, al menos, hasta que el BCRA no de su veredicto.

Finanzas 4.0 en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.