Más artículos
Más retenciones, cepo y varios colores para el dólar: cómo afectan las últimas medidas a emprendedores del campo

Más retenciones, cepo y varios colores para el dólar: cómo afectan las últimas medidas a emprendedores del campo

Más retenciones, cepo y varios colores para el dólar: cómo afectan las últimas medidas a emprendedores del campo
Qué hacen empresas, productores y emprendedores para innovar con dólar y retenciones altas. Expectativas de la industria del conocimiento aplicada al agro
Por Xavier Ibarreche
18.12.2019 06.15hs Innovación

La puesta en vigencia de un nuevo esquema de retenciones a las exportaciones del agro reabrió el debate sobre la rentabilidad de uno de los sectores más dinámicos de la economía.

Las novedades tributarias no pasan inadvertidas para un segmento de negocios que crece año tras año: el de la alta tecnología aplicada para eficientizar los procesos productivos, también conocido como agtech (agriculture and technology).

Si bien la llegada de Alberto Fernández trajo consigo la suba de las retenciones, lo cierto es que la agenda rural de los últimos meses estuvo dominada por el cepo y por un tipo de cambio incierto.

 

"Objetivamente, los productores tendrán menos rentabilidad ya que les aumentará la carga impositiva", apunta a iProUP Federico Mayer, fundador de ClubAgtech, que vincula a chacareros con los desarrolladores de aplicaciones para el sector rural.

Por lo pronto, este ingeniero agrónomo (que hasta hace unos años asesoraba a productores en la comercialización de granos) se muestra escéptico frente al escenario que  viene: "El Gobierno entrante tiene una visión de país más cerrada", advierte.

Jairo Trad, creador de Kilimo, herramienta de software para el manejo de riego que permite mejorar 30% el rendimiento y 70% la eficiencia en el uso del agua, es más prudente de cara al futuro inmediato. "Si las retenciones son razonables, no habrá un cambio significativo", afirma este cordobés que en 2018 fue elegido el emprendedor argentino del año.

Lo cierto es que más allá de una suba de estos conceptos, el negocio agtech se vincula estrechamente con la inversión: el aporte de los fondos de riesgo que apuestan por startups es lo que hace girar la rueda del desarrollo de estas compañías.

Luis Figueroa, Business Solutions Manager de la división agro del fondo NXTP, señala que el cepo "no afectó tanto del lado de la inversión, desde el punto de vista del capital levantado". Sostiene que al emprendedor y al productor "no los frena la coyuntura", porque este último ya tiene experiencia suficiente para sobrellevar los cambios repentinos.

"Siempre está enfocado en la puja por la eficiencia y así seguirá. Eso se llama innovación para la supervivencia: la empresa que no innove, morirá", resalta el ejecutivo de NXTP.

Kilimo coincide en que los controles de cambio no representan grandes problemas para financiarse con capital externo. Las startups no son compañías que reportan utilidades, de modo tal que la restricción a la salida de dólares no afecta sus estrategias de crecimiento.

"El cepo complicó un poco pero era algo que ya estaba pasando antes. La primera ronda de financiación la hicimos en 2015 y 2016 y hubo que transitar el mismo camino y sortear casi las mismas dificultades que hoy", asegura Trad en relación a las vicisitudes en materia de praxis cambiaria.

Si bien es prematuro hacer una evaluación sobre políticas públicas de mediano plazo, el creador de Kilimo luce optimista. "Percibo muchísimo ánimo de continuidad respecto a lo que se venía haciendo. Creo que hay un montón de temas en los que no surgirán contradicciones con lo actuado por la gestión anterior", asegura.

Sin embargo, existen otros jugadores que participan del ecosistema que se muestran cautos respecto a los próximos pasos del Gobierno. Entre ellos está Mayer, quien cree que el gobierno de Alberto Fernández "no va a estimular este tipo de iniciativas". 

Justifica su afirmación en la estrecha relación entre Casa Rosada y los sindicatos: "Las actividades de tipo innovadoras lo que buscan es democratizar el trabajo; en cambio, los movimientos gremiales buscan conservar sus posiciones".

Demandas del ecosistema agtech

La aplicación de desarrollos tecnológicos en el agro se hace cada vez más presente en la agenda productiva. Quienes trabajan en el acercamiento entre empresas, productores y emprendedores anticipan que los próximos tres años serán claves y que la Argentina tiene potencial para ejercer un rol fundamental en el desarrollo agtech de toda la región.

"Latinoamérica es un territorio al que el mundo le está prestando mucha atención en lo que tiene que ver con la eficientización del sistema productivo", sostiene Figueroa, y agrega que "la región produce el 40% de los alimentos del planeta y tiene excelentes recursos humanos y naturales".

Desde NXTP señalan a iProUP que todos los años la inversión en emprendimientos digitales orientados al campo crece entre 30% y 50%, y que el rubro agtech está en auge y seguirá transitando el mismo sendero.

"Dentro de 30 años se va a tener que producir 70% más de alimentos y eso hace que haya una búsqueda por potenciar los desarrollos tecnológicos. El agro es uno de los sectores productivos menos digitalizados y eso es porque antes el campo y los desarrolladores no estaban conectados", apunta Figueroa.

En ese sentido, Mayer considera que dentro del ecosistema agtech "hay un esfuerzo enorme" en crear aplicaciones que generen mayor eficiencia en los procesos, ya que esa es la demanda: "Lo que el productor quiere es producir más y mejor".

Este aspecto es muy conocido por Trad, quien desde Kilimo trabaja enfocado en analizar cómo hacer rendir mejor el agua en cada uno de los cultivos y, a partir de la información obtenida, eficientizar el uso de un recurso que escasea en tiempos de sequía.

"La principal demanda de los productores es contar con una herramienta que se adapte al contexto. No quieren un panel con decenas de botones para configurar. El pedido es bastante claro y en el mercado se nota que los desarrolladores evolucionan hacia ese lado", apunta.

Esa flexibilidad para adaptarse a las necesidades de los clientes es una de las claves que convierten a este tipo de desarrollos en un producto muy requerido en distintas partes del mundo. "En Argentina, en otros países y en cada región tenés un panorama distinto. La tecnología es relativamente la misma, de modo que los problemas no son tecnológicos sino más bien de lenguaje: tiene que coincidir con aquel que piensan los productores", indica Trad.

En Kilimo trabajan gran cantidad de desarrolladores y expertos agrónomos. Posee dos oficinas comerciales (Córdoba y Santiago de Chile) y clientes en Uruguay, Paraguay, Chile, Perú, Brasil y EE.UU. Su expansión se dio en los últimos dos años, tras participar de dos rondas de inversión y está camino a ingresar en un nuevo proceso de financiamiento.

"Para que la integración de la tecnología sea exitosa, es necesario hacer dialogar a las dos partes que quieren vincularse: empresas grandes y firmas emprendedoras. Lo hacen en dos idiomas distintos por una cuestión de escala y de dinámica. Ahí existe una gran oportunidad para agregarle valor a ambas partes", apunta Figueroa.

NXTP cuenta entre su cartera de clientes con ocho grandes jugadores del sector –entre los que se destacan Adecoagro, Ledesma y Grupo Bermejo– con quienes trabaja en el testeo de innovaciones para conocer qué desarrollos funcionan mejor y así ponerlos en práctica. 

El futuro agtech

Argentina es, detrás de Brasil, el segundo país a nivel regional que desarrolla más tecnología digital aplicada al agro. En este marco, el futuro inmediato parece confluir hacia una misma idea: la eficientización en la elaboración de productos específicos.

Desde NXTP avizoran que la búsqueda de productos será cada vez más definida y se irá requiriendo de mayor información: "Los consumidores finales querrán saber qué comen. Será clave la trazabilidad y sustentabilidad de los alimentos", destaca Figueroa.

"El país es punta de lanza en lo referido al agro", apunta Mayer, quien agrega: "Los productores se enfrentan a un ambiente hostil y eso los convierte en sumamente competitivos", a lo que Tad añade que son "extremadamente ágiles en lo que se refiere a innovación".

Además, destacan que las sucesivas devaluaciones dejaron un escenario favorable no sólo para las commodities del agro sino también para el mercado de servicios tecnológicos.

"Con la devaluación, Argentina se posicionó más a nivel mundial por términos de costos y recursos de programadores. Tenemos ventaja competitiva para producir tecnología del conocimiento", lanza Figueroa. Para Mayer, la oportunidad para aprovechar en el sector agtech para por "mejorar procesos y en la integración". En su visión, la automatización y digitalización es tierra fértil para los emprendedores digitales.

"Si existen muchas startups solucionando problemas parciales, pero no de manera integrada, tenés que hacer un esfuerzo para juntar todo eso y venderle al productor la solución parcial", apunta.

Por lo pronto, la innovación en la producción agrícola es una realidad. Se trata de una ola que será indetenible a la luz de las constantes vinculaciones dentro de un ecosistema con tres actores que parecen mirar hacia el mismo sendero: la creación de valor de la mano de la industria del conocimiento.

Lo más leído