Más artículos

Las tecnologías de 5G e Internet de las Cosas probarán ser socios naturales para el próximo año

Las tecnologías de 5G e Internet de las Cosas probarán ser socios naturales para el próximo año
Alrededor de 25 mil millones de conexiones IoT se proyecta habrá para 2025, y una cantidad muy grande de las mismas serán móviles
Por Svetlana Grant*
17.02.2019 15.54hs Innovación

Alrededor de 25 mil millones de conexiones IoT se proyectan para 2025, un salto de cuatro veces en menos de una década, y una cantidad muy grande serán móviles.

Hay momentos en los que algunos en la industria desean que se le haya dado otro nombre a 5G. El salto de capacidad simplemente no es comparable al de 3G y 4G. Como lo explica el vicepresidente de Intel para IoT, "las redes 2G fueron diseñadas para voz; 3G para voz y datos; y 4G para experiencias de internet de banda ancha. Con 5G, veremos las capacidades informáticas fusionadas con las comunicaciones en todas partes, por lo que los dispositivos portátiles no tienen que preocuparse por la potencia informática, ya que la red puede realizar cualquier procesamiento necesario".

El mundo tecnológico puede parecer móvil ahora, pero se trata de para convertirse en mucho más, ya que la capacidad no sólo de conectar innumerables objetos previamente independientes, sino de hacerlo con una velocidad ultra alta y una latencia ultra baja como estándar, transforma la forma en que pensamos sobre el papel de la conectividad en nuestras vidas. Alrededor de 25 mil millones de conexiones se proyectan para 2025, un salto de cuatro veces en menos de una década, y una cantidad desproporcionada de esas conexiones será móvil.

Por lo tanto, gran parte del enfoque para la industria móvil en el lanzamiento de 5G durante el próximo año estará en conjunto con Mobile IoT, la familia de tecnologías que abarca LTE-M y NB-IoT, que brindan mayor apoyo a los fabricantes y actores del ecosistema, como mecanismo natural. Por el cual muchos casos de uso 5G serán traídos al mercado.

Quedó claro en el segundo trimestre de 2018 que, lejos de estar en conflicto o competir entre sí, 5G y Mobile IoT ya están desempeñando un papel mutuamente complementario para lograr la Internet de las cosas. En ese momento se anunció que LTE-M y NB-IoT se incluirían en los estándares móviles 5G establecidos por 3GPP, lo que impulsó a los operadores y proveedores a respaldar su implementación en implementaciones de IoT. La armonía entre 5G y Mobile IoT permite que las limitaciones de los casos de uso existentes queden al descubierto y se superen, en beneficio de todos.

Tomemos, por ejemplo, los vehículos aéreos no tripulados, o "drones", cuyo potencial civil se está volviendo cada vez más evidente para los operadores, las autoridades cívicas y una amplia gama de industrias verticales. La conectividad existente para drones generalmente se basa en el control satelital punto a punto, que requiere un gran número de estaciones de control a lo largo de la trayectoria de vuelo. La necesidad de crear y mantener estos presenta desafíos financieros claros y limita el rango en el que la mayoría de los drones pueden operar, lo que los deja inviables para implementaciones de gran utilidad en ubicaciones remotas.

La combinación de LTE y 5G cambia esto por completo, lo que permite el alcance y la flexibilidad de la transmisión sin visibilidad directa, al tiempo que permite la seguridad de vanguardia de la tarjeta SIM integrada.

En general, hay tres mercados destacados donde la combinación de 5G y Mobile IoT será más pronunciada en un futuro próximo; a saber: hogares inteligentes, servicios públicos e IoT industrial. Los servicios públicos forman sólo una parte del cambio más amplio hacia las ciudades inteligentes y las casas inteligentes, que están preparadas para dar el salto de un nicho al fenómeno principal en los próximos seis años, a medida que los consumidores y las autoridades cívicas se vuelven cada vez más conscientes de los residuos con el inicio del clima. El cambio, el monitoreo remoto de precisión se convertirá rápidamente en una expectativa, no en una opción impresionante.

A medida que la exageración se desvanece sobre los autos verdaderamente autónomos, mientras los consumidores y los responsables de las políticas se dan cuenta de que realmente no estarán aquí mucho antes de 2025, los fabricantes de automóviles se enfocarán en el desarrollo de servicios inteligentes para vehículos manuales, entre ellos la navegación, el Wi-Fi en el automóvil y la seguridad, e infoentretenimiento.

Las comunicaciones de la infraestructura de coche a coche y de coche a carretera, la capacidad de los vehículos autónomos para conducir sin conexión a internet y las demandas de tolerancia a la colisión del público no estarán ampliamente implementadas antes de 2025; por lo tanto, el mercado se centrará en qué es.

Gran parte de la IoT industrial dependerá de la baja latencia que ofrecen las ofertas de 5G para satisfacer los umbrales de precisión y los análisis en tiempo real, o la inversión se agotará rápidamente a través de una mala visualización temprana. Sus innumerables sensores conectados también requerirán las bajas demandas de energía de Mobile IoT, y la capacidad de operar con poco mantenimiento en lugares de difícil acceso.

La importancia comercial de esto no puede ser mejor ilustrada que con la reciente asociación entre Samsung y AT&T, quienes anunciaron que están trabajando juntos en la aplicación de la realidad virtual en fábricas inteligentes a través de 5G.

Entonces, ¿cómo será el próximo año? ¿Cuáles son algunos ejemplos clave que deberíamos esperar ver? Una posibilidad es lo que podría llamarse la 'Amazonificación' de la IoT. Empresas como Amazon son ahora, como resultado de las mejoras en el procesamiento y el poder de las redes, capaces de simplificar radicalmente la administración de los sistemas de TI para empresas a través de la entrega de servicios en la nube.

A partir de 2019, el enfoque cambia cada vez más de la tecnología al valor de los datos, estas barreras de complejidad deberán abordarse en IoT. Las empresas con frecuencia informan que sus mayores preocupaciones sobre IoT se centran en la complejidad, que hay demasiados elementos difusos para administrar, lo que significa que los proyectos fallan o nunca comienzan en primer lugar. Por lo tanto, este año habrá un punto de inflexión, liderado por las soluciones de IoT de dispositivo a la nube, para ofrecer la gestión de datos, redes y seguridad a través de una única solución integrada, y, a partir de ahí, podemos esperar que se logre una escala inmensa.

La conclusión para los operadores es que con este enorme aumento en los despliegues, particularmente con la expansión dramática en los mercados de consumo en el horizonte, habrá una demanda mucho mayor de tecnologías celulares en general.

Por lo tanto, entre las áreas clave de colaboración entre operadores en el año venidero se encuentran la itinerancia y la interoperabilidad: si una gran cantidad de dispositivos se conectan al ritmo y las personas mismas son cada vez más móviles, ¿cómo podemos trabajar juntos para evitar que las experiencias de los usuarios resulten decepcionantes?

Estas preguntas sin duda cobrarán importancia en la Cumbre de IoT de Mobile en el Congreso Mundial de Mobile en febrero, que será el último antes de que 5G comience a tener un uso intensivo.


*Svetlana Grant, Directora de Programas de IoT, GSMA

Te puede interesar

Revolución del trabajo

En primera persona

La economía de los servicios: el motor del desarrollo futuro

Empleo 4.0 Por Santiago Lamberti*
Recomendadas