¿El metaverso será un mundo virtual nuevo o una copia de su contraparte real?

¿El metaverso será un mundo virtual nuevo o una copia de su contraparte real?
Desde que Mark Zuckerberg presentó su visión de los mundos virtuales inmersivos con su nueva "Meta", están apareciendo otros nuevos por todas partes
Por iProUP
20.11.2021 07.05hs Innovación

Un metaverso del entretenimiento hará las delicias de los fanáticos de la música, los influencers acudirán en masa a un metaverso de la moda para hacer alarde de ropa digital, e incluso hay un metaverso de tiburón (tiene algo que ver con criptomonedas). En su mayoría, son creaciones de los especialistas en marketing que ponen una nueva etiqueta a la última moda de la tecnología.

Un nuevo mundo virtual merece una atención real: el ‘metaverso empresarial’. Olvídese de las estrellas de rock y los vestidos elegantes, esto es esencialmente un duplicado digital de la economía física. La construcción de planos interactivos y vivos que reproduzcan el mundo físico podría, con el tiempo, darle forma. La visión de lo que esto podría significar se ha vuelto más clara en los últimos días. Microsoft, la firma de software más grande del mundo, la colocó a principios de este mes en el centro de su fiesta anual de clientes, al igual que Nvidia, un gran fabricante de procesadores gráficos, el 9 de noviembre.

Los mundos virtuales corporativos ya son más una realidad que la versión para consumidores de Meta, donde la gente podrá pasar el rato con sus amigos en mansiones costeras imaginarias. A diferencia de ese metaverso, que está poblado principalmente por avatares humanos, la versión corporativa es en gran parte una colección de objetos. Estos son ‘gemelos digitales’, réplicas virtuales en 3D de todo tipo de activos físicos, desde simples tornillos hasta fábricas enteras, indica The Economist.

Fundamentalmente, están conectados con su yo real (por ejemplo, un cambio en el taller desencadenará el cambio equivalente en su gemelo digital) y recopilará datos sobre ellos. Esta configuración permite operaciones que mejoran la productividad que son difíciles hoy en día, por ejemplo, optimizar la forma en que los grupos de máquinas trabajan juntos. La simulación de cambios virtualmente se puede replicar en el mundo real. Y, según esperan sus impulsores, se abriría un camino para automatizar aún más el funcionamiento interno de una empresa.

Desde que Mark Zuckerberg presentó su estrategia del metaverso, no hay empresas que no wuiera tener el suyo
Desde que Mark Zuckerberg presentó su estrategia del metaverso, no hay empresas que no quiera tener el suyo

Que el metaverso empresarial se convierta en realidad no es simplemente de interés para los aficionados a la tecnología de la información (TI) corporativa. Las innovaciones que se desbloquean a través de la información obtenida de los mundos espejo digitales pueden ayudar a las empresas a ser más adaptables y eficientes; por ejemplo, ayudándolas a reducir las emisiones de carbono. Los promotores del concepto incluso argumentan que acabará con el viejo adagio, acuñado por Robert Solow, un economista galardonado con el premio Nobel, de que "se puede ver la era de las computadoras en todas partes menos en las estadísticas de productividad".

El concepto de este ‘mundo gemelo’, como podría llamarse el metaverso empresarial (seguramente se encontrará un apodo elegante), no es nuevo. Algunas de las tecnologías necesarias han existido durante años, incluidos los dispositivos con sensores para capturar datos, conocido como el ‘Internet de las cosas’ (IoT), otro campo que aún espera una actualización de apodo. El software para diseñar réplicas virtuales detalladas se originó en juegos de computadora, el punto de referencia actual para mundos inmersivos.

Pero otros bits se han vuelto lo suficientemente buenos recientemente, incluidos enlaces inalámbricos ultrarrápidos para conectar sensores, computación en la nube e inteligencia artificial, que pueden predecir cómo es probable que se comporte un sistema. "Los gemelos digitales agregan todas estas cosas", explica Sam George, quien dirige la iniciativa de metaverso empresarial en Microsoft.

Como es su costumbre como fabricante de software corporativo, Microsoft ha desarrollado una plataforma completa sobre la cual otras empresas pueden desarrollar aplicaciones. Esto incluye herramientas para construir gemelos digitales y analizar los datos que recopilan. Pero esta ‘pila’ (stack, en inglés), como se conocen estas colecciones de código, también proporciona tecnología que permite a las personas colaborar, incluido Mesh, un servicio que aloja espacios virtuales compartidos, y HoloLens, un visor de realidad mixta, con el que los usuarios pueden inspeccionar conjuntamente un gemelo digital.

Las raíces de Nvidia en gráficos por computadora significan que se enfoca más en la colaboración y en la creación de demanda para sus chips. Su Omniverse también es una plataforma para espacios virtuales compartidos, pero que permite a grupos de usuarios traer elementos que han construido en otro lugar y combinarlos en un gemelo digital en el que luego pueden trabajar en equipo. El formato técnico común necesario para tal colaboración vendrá a respaldar a los gemelos digitales de la misma manera que html, un lenguaje de formato estándar, ya sustenta las páginas web, predice Richard Kerris, quien está a cargo de Omniverse.

Ambas plataformas ya han atraído a una gran cantidad de nuevas empresas y otras empresas que basan parte de sus negocios en esta tecnología. Cosmo Tech, por ejemplo, utiliza las herramientas de Microsoft para realizar simulaciones complejas de gemelos digitales para predecir cómo podrían evolucionar. Y Bentley Systems, que vende software de ingeniería, utiliza Omniverse para optimizar la infraestructura energética. Tanto Microsoft como Nvidia también se han asociado con grandes firmas para mostrar sus productos.

¿Cuántos metaversos habrá? ¿Qué ventajas traerán? Esto recién empieza
¿Cuántos metaversos habrá? ¿Qué ventajas traerán? Esto recién empieza

AB InBev, un gigante de la cerveza, colabora con Microsoft para crear gemelos digitales de algunas de sus más de 200 cervecerías para controlar mejor el proceso de fermentación. En el caso de Nvidia, el socio principal es BMW, que utiliza Omniverse para facilitar la reconfiguración de sus 30 fábricas de automóviles nuevos.

A pesar de toda esta actividad, no es un hecho que el metaverso empresarial despegará tan rápido como esperan sus impulsores, si es que lo hace alguna vez. Esfuerzos similares han fracasado o decepcionado, incluidos muchos proyectos de IoT. Las ‘ciudades inteligentes’, esencialmente intentos de construir metaversos urbanos, resultaron utilizar tecnología que simplemente no estaba a la altura y dependía demasiado de estándares patentados.

Sin embargo, si el metaverso empresarial realmente toma forma, será un proceso intrigante. ¿Se basará en tecnología propia o en estándares abiertos (ya existe un Digital Twin Consortium)? Y, pregunta George Gilbert, un observador veterano de la industria de TI, ¿cómo se les pagará a los fabricantes de software como Microsoft por sus productos? Dado que su código estará más integrado que nunca en los productos y servicios de las empresas, algunas pueden solicitar una parte de los ingresos en lugar de tarifas de licencia o suscripción.

Y luego está la cuestión de cómo funcionará la economía metaversa general. Dado que la mayor parte de la actividad empresarial se replicará digitalmente, los economistas pueden tener una visión sin precedentes de lo que está sucediendo. Los gemelos digitales podrían intercambiar servicios entre ellos y quizás reemplazar a las empresas como unidad principal de análisis. Si los gemelos digitales viven en una cadena de bloques, el tipo de plataforma que sustenta la mayoría de las criptomonedas, incluso podrían volverse independientes y ser dueños de sí mismos. Espere que se desarrollen al menos tantas posibilidades como metaversos.

Temas relacionados
Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído