Palazzo ahora va por Mercado Libre: ¿el sector bancario "garpa" más que el de empleados de comercio? Más información
Más artículos

Comercio electrónico: ¿cuáles son las diferencias entre eCommerce y Marketplace?

Comercio electrónico: ¿cuáles son las diferencias entre eCommerce y Marketplace?
Para que estas palabras puedan distinguirse dentro de lo que es el marketing digital vamos a exponer algunas de las divergencias que tienen
09.07.2019 11.59hs Economía Digital

Aunque sean términos que con frecuencia suelen confundirse, hay algunas diferencias muy relevantes en los mismos y que es necesario aclarar para una correcta comprensión. Además, esta diferenciación lingüística será de especial importancia para las personas que vayan a emprender un modelo de negocio basado en el comercio electrónico.

Para que estas palabras puedan distinguirse dentro de lo que es el marketing digital vamos a exponer algunas de las divergencias que tienen. Pero también algunos puntos comunes de estos dos conceptos que se han puesto de moda en los últimos años en el sector del marketing digital.

La primera diferencia básica reside en el hecho de la aportación de sus contenidos, porque mientras el ecommerce o comercio electrónico es básicamente la página web de una línea de negocio de carácter digital. En el Marketplace nos estamos refiriendo ante todo a una actividad que muestra los productos que se comercializan, tal y como es traducción el inglés.

Diferencias entre ecommerce y Marketplace: conceptos distintos

Desde esta premisa es fácil entender que al referirnos a un comercio electrónico nos estamos vinculando a un dominio desde donde comercializar nuestros productos, artículos o servicios. Sea cual fuese su naturaleza y su procedencia. 

- En ningún caso ofrece un espacio físico real. Sino que por el contrario, sí que es necesaria la presencia de un operador que se encargue de actualizar los contenidos, modificar las condiciones en las ventas o incluso diseñe los contenidos en la plataforma web.

- Alcance global. La penetración en su comercialización no tiene límites y puede llegar a cualquier destino que te propongas. A través de un proceso de compra que es mucho más sencillo que por medio de los canales tradicionales o convencionales.

- Acceso de los clientes. Desde luego que el perfil de usuario al que van dirigidos estos contenidos es sensiblemente al de las tiendas físicas. En donde prima una mayor vinculación con las nuevas tecnologías, adaptación a los nuevos hábitos en las compras y por supuesto que una accesibilidad a Internet.

Aportaciones que se dan en el Marketplace

El Marketplace, por el contrario, es un sitio donde los productos o artículos son ofrecidos por parte de sus comercializadores con el objetivo principal de que sean comprados o adquiridos por los consumidores. Este es un pequeño matiz que puede distinguirse con el concepto de tienda digital. Para que lo entiendas más fácilmente: se trata de un mercado aplicado al formato digital.

Acá se engloban un sistema en las estrategias comerciales a utilizar sensiblemente diferentes. Merece la pena que lo tengas en cuenta y que las detectes a partir de estos momentos. En donde debes valorar que el Marketplace puede asimilarse con una tienda virtual, pero en donde puedes encontrar productos o contenidos distintos. A diferencia del ecommerce en donde tan solo están integrados los servicios o productos de tu comercio digital, no de otros.

Bajo este enfoque comercial se esconde una estrategia más global que puede incidir en que los pequeños y medianos empresarios opten por vender sus productos a través de Marketplace. Hasta el punto de que les puede salir más rentable la operación y también generar una mayor visibilidad en el posicionamiento en la red. Generalmente en pequeños negocios que precisan de soportes en su comercialización que sean más potentes con el deseo de llegar a un mayor número de clientes o usuarios.

Clases de Marketplace que pueden existir en el mercado

Hay varios formatos que se engloban en dos modelos para su posicionamiento y que son los siguientes:

- Generador de pedidos: siendo el responsable final sobre su tráfico, pedidos y facturación.
- Generador de leads: se encarga de realizar el proceso de una manera integral y hasta que se cierra el pedido.

Se puede optar por alguno de ellos en función de los objetivos que te hayas planteado en tu proyecto profesional. Ninguno es mejor ni peor que el otro, sino que por el contrario dependen de cuál es tu estrategia personal en el comercio digital.

Algo que no siempre coincidirá en todos los emprendedores. Ni mucho menos. Por este motivo conviene que analices cuál es el nivel de penetración de estos dos formatos en el negocio digital. Para que a partir de ahora estés en disposición de rentabilizar con mayor éxito tus posibles ventas.

¿Cuáles son las principales características de Marketplace?

No cabe duda de que este formato profesional aporta sus propias características para que lo puedas distinguir del ecommerce con cierta facilidad.

- Mayor posicionamiento digital: a través de la presencia más activa en más y mejores canales se consigue reforzar las estrategias empresariales en el denominado comercio digital.
- Genera mayor confianza entre los compradores: es otro de los objetivos que alcanzas como consecuencia de los procesos adoptados desde esta figura en el marketing digital.
- Ofrece mayor comodidad: a pesar de lo que suele pensarse en un principio, las ventas no se resienten en su aplicación. Sino que por el contrario, salen reforzadas con especial excelencia debido a los planes de gestión de almacenamiento que se aportan desde los propios marketplaces.

Clases de estrategias comerciales para utilizar

De todas formas, si llegados a este punto tu intención real es decantarte por este modelo de estrategia digital no te quedará más remedio que analizar en profundidad los tipos que existen en estos momentos.

Puede darte el punto de partida para incrementar la venta de productos o servicios que ofreces al exterior. Desde diferentes planteamientos comerciales que pueden ser los que a continuación te enumeramos, englobados en los formatos mayormente aceptados por parte de pequeños y medianos inversores.

- Formatos descentralizados: son los que te van a permitir a partir de ahora a vender y comprar cualquier clase de productos, pero sin la presencia de intermediarios. Es decir, gozarás de más autonomía en las líneas de actuación a cambio de limitar las ayudas que se pueden obtener a través de terceras personas u otras empresas de estas características. Este un modelo muy recomendable para nichos de mercados digitales incipientes o al menos con menos difusión a través de los canales tecnológicos.

- Modelos basados en la demanda de los clientes. No cabe duda de que es el más habitual entre los emprendedores. Su razón se debe a que se basa en función de la demanda de los clientes. Y para lo cual se va elaborando una serie de redes entre los proveedores que tienen como finalidad satisfacer estas demandas. Quizás no lo sepas en estos momentos, pero muchas empresas digitales de excepcional éxito empezaron de esta manera. Como por ejemplo, Deliveroo, como una de las más representativas en  el comercio digital.

- Construcción de redes comunales: es uno de los más complejos para llevarlos a la práctica, pero con una gran eficacia para conseguir las metas planteadas desde un principio. Este sistema radica en la elaboración de diferentes agentes en el proceso de las ventas. En donde cada uno de ellos tiene su propia dedicación y funciones a desarrollar. Es decir, lo más parecido a una comunidad en intereses. Pero que tiene como meta el que se puedan mejorar las compras o ventas, en función de cada caso.

Dos conceptos que pueden complementarse

Como habrás podido comprobar hasta estos momentos son muchas las diferencias que puedes encontrar entre eCommerce y Marketplace. Desde luego que muchas más de las que podías suponer al principio. Pero reconociendo en todo momento, que en algunos casos, son dos conceptos en el comercio digital que se pueden complementar a plena satisfacción. 

Dentro de este contexto en el marketing digital no se puede olvidar en ningún momento que dejamos para el final las diferencias que se basan en el destinario último: el cliente. Con estos criterios una distinción muy clara entre el ecommerce y Marketplace está en público objetivo que es diferente en cada caso.

En la primera de las figuras se tiende a la captación de usuarios para que compren un determinado producto a artículo.

Mientras que por el contrario, en el Marketplace se enfoca a la búsqueda de compradores y vendedores. Por esta precisa razón las campañas de publicidad estarán seriamente diferenciadas entre sí.

Por otra parte, otro de los aspectos a diferenciar es la rentabilidad de los negocios y en donde los formatos de tiendas virtuales suelen ser por lo general más rentables. Aunque al final todo dependerá del modelo que elijan los emprendedores. 

- No en vano, los proveedores de un e-commerce suelen ser mayoristas y esto en la práctica quiere decir que disponen de un mayor margen de beneficio.
- Mientras que los proveedores de un Marketplace son particulares y por tanto imponen sus precios para comercializar sus ventas.

Son unos planteamientos que no pueden quedar al margen para hallar las diferencias entre estos dos modelos de negocio tan especiales.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Más sobre Economía Digital
Te puede interesar
Recomendadas