Lemon Cash, la fintech que busca marcar un "rumbo diferente" a partir de su estrategia de negocios

Lemon Cash, la fintech que busca marcar un "rumbo diferente" a partir de su estrategia de negocios
Los fundadores son Marcelo Cavazzoli y Borja Martel Seward. dos emprendedores que fundaron una empresas en plena pandemia y se convirtió en un éxito
Por iProUP
22.10.2021 17.48hs Economía Digital

Lemon Cash nació hace un año y cuatro meses cuando la pandemía azotaba al mundo entero. Los fundadores de Lemon son Marcelo Cavazzoli y Borja Martel Seward, quiénes hace unas semanas se instalaron en la mitica zona de Palo Alto, en San Francisco, cuna de varios de los emprendedores más renombrados del planeta. 

Se trata de la misma ciudad que acunó a Mark Zuckerberg cuando Facebook, era todavía The Facebook. Exactamente, desde ese mismo lugar, se instalaron los fundarores argentinos de Lemon Cash.

La startup fue noticia en julio tras anunciar que había levantado u$u6,3 millones en su serie A, liderada por Kingsway Capital y apoyada por inversores como Draper Asoociates y CoinBase Ventures, entre otros. Es una cifra inédita entre las fintech del país. 

Lemon Cash, una startup diferente
Lemon Cash, una startup diferente
 
Los emprendedores tienen como objetivo de ampliar su equipo en hasta 200 pesonas y preparar la expansión regional. Los primeros países que tienen en la mira son Perú y Brasil, y quieren llegar en 2022 también a Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador, Paraguay y México.
 
"Tenemos mucha hambre, somos como unas hienas en busca de alimento", remarcó Martel Seward, de 24 años en una entrevista con Forbes.
 
Cavazzoli, de 30 años e ingeniero informático de la UBA, es neuquino. Y fue en San Martín de los Andes donde se fueron a vivir a una casa con los primeros 10 del equipo y se propusieron crear el primer "valle cripto" de la región. Esto es, unir el mundo del comercio tradicional y el cripto: que se pueda pagar en cualquier negocio con criptomonedas. Con un código QR desde el celular o una tarjeta que están por lanzar junto a VISA, la Lemon Card.
 
Borja Martel Seward y Marcelo Cavazzoli, cofundadores de Lemon
 
 

En la actualidad, él y su equipo en Lemon trabajan con un objetivo claro, "construir un producto para la persona de a pie", de modo que cualquiera se pueda sumar al ecosistema de las criptomonedas. La compañía fundada en 2015 comenzó muy bien: ya tiene servicios que se consolidan, una hoja de ruta clara e inversionistas de renombre mundial que apoyan su crecimiento.

Una tarjeta para amigarse con las criptomonedas

Marcelo Cavazzoli entiende que la clave para acercar las criptomonedas a las personas y comercios "comunes y corrientes" es la usabilidad. Otra cuestión importante es "cambiar la forma en la que comunicamos y vendemos finanzas y criptomonedas convirtiéndolo en algo cool, divertido y trendy".

App de Lemon Cash

Lemon busca que la entrada al "universo tan complejo" de las criptomonedas se haga a través de una adopción "paso a paso" y con productos que la gente ya conozca, como una tarjeta de débito o crédito. "Esto da la seguridad de que es algo tangible, algo que conoce y que puede usar", remarcó Cavazzoli.

Teniendo en cuenta este objetivo Lemon Cash (la aplicación de Lemon para celulares) y Visa se unieron para lanzar una tarjeta que permite gastar el saldo depositado en la cuenta, bien en pesos o en criptomonedas como bitcoin o ether en aquellos locales que las acepten como forma de pago. Esta tarjeta tuvo una buena recepción entre miles de usuarios, lo que hizo que existan 60.000 personas esperando adquirirla. 

En el camino trazado por Lemon, esta tarjeta es "un producto clave para la usabilidad", destacó Cavazzoli, que cuenta que de este modo se podrían usar las criptomonedas en más de 60 millones de comercios en todo el mundo. Además, anticipó que añadirán "otras funcionalidades todavía secretas" que permitirán a los usuarios "volcar su economía 100% a las criptomonedas y usar su moneda local solo cuando sea necesario".

En San Martín de los Andes, ciudad natal de Cavazzoli, hay un caso testigo de la adopción de Lemon Cash que dio buenos resultados. Orgulloso, el CEO de Lemon contó: "Probamos que al bajar la barrera tecnológica la gente lo empezó a adoptar. El mercado está listo para aceptar ese nuevo sistema financiero".

Un ingreso seguro a las finanzas descentralizadas

Además de la tarjeta Visa, Lemon ofrece también la función de Earn en su plataforma. Esta permite generar intereses a partir de las criptomonedas depositadas en la cuenta. La metodología "es sencilla" y ofrece al usuario ganancias semanales en criptomonedas.

Sin embargo, Cavazzoli subrayó que está al tanto de los hackeos que las plataformas de finanzas descentralizadas (DeFi) sufrieron en el año. Por esta razón afirmó que Lemon utiliza protocolos como Aave y Compound porque "toma la seguridad como algo fundamental". Para hacer más fuerte esta postura, el CEO declaró que añadirán en el corto plazo un seguro por u$s100 millones "con una compañía de renombre mundial".

Gracias a esta función de la plataforma, Lemon "facilita el acceso a protocolos DeFi que generan interés mediante staking o protocolos de lending y borrowing". Según Cavazzoli, se trata de una potencialidad todavía poco explorada en el mundo por la "complejidad técnica para operar y los conceptos de seguridad que hacen falta". "Nosotros quitamos eso del medio y ofrecemos una solución para hacerlo de forma automática", describió.

Lemon se enfoca en acercar las criptomonedas a las personas con métodos conocidos y sencillos, dice su CEO Marcelo Cavazzoli.

El camino a una adopción masiva

Gracias a la buena recepción que el público dio a este método más amigable, Lemon se planteó seriamente hacer una expansión de su negocio a Argentina y Latinoamérica. Con este objetivo, la compañía se lanzó este año a la que terminó siendo la ronda de financiación de Serie A más grande para una startup argentina; recaudaron u$s 16 millones gracias a inversionistas de renombre internacional, como el fondo Draper Cygnus y el exchange Coinbase. Estos fondos serán utilizados para "triplicar nuestro equipo sumando desarrolladores, gente de operaciones, RRHH y negocios", explicó el fundador. 

En todo este contexto favorable, Cavazzoli auguró un futuro todavía más prometedor: "Va a haber un punto de inflexión dentro de muy poco; se van a ver bitcoin y criptomonedas por todos lados, incluso en lugares donde ni nos imaginamos. Para eso, la usabilidad es clave, y ahí entra Lemon para darle un uso más allá de atesorar bitcoin". Esta postura, muy característica de los primeros bitcoiners, contrasta con la tendencia actual a pensar que bitcoin solo será usado como resguardo de valor en el futuro.

"Va a haber un avance gigante de la revolución cripto en América Latina", asegura con confianza este joven que seguramente hace una década no se imaginaba ser parte de una revolución tecnológica, según una entrevista hecha por el sitio Criptonoticias.