Más artículos

Bitcoin perfora la barrera de los u$s18.000: qué impuestos pagan las criptomonedas en la Argentina

Bitcoin perfora la barrera de los u$s18.000: qué impuestos pagan las criptomonedas en la Argentina
"Una transacción en moneda virtual no incluye la tenencia de moneda virtual en un monedero o cuenta", afirmaron desde el Servicio de Impuestos
Por Dolores Olveira*
18.11.2020 09.30hs Economía Digital

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) de los Estados Unidos explicó que quienes tengan bitcoin u otras criptomonedas no deberán ingresarlos en su declaración anual de impuestos. La condición es que estas criptomonedas no las hayan comprado, vendido, transferido o recibido de otras personas durante 2020.

En un instructivo recientemente publicado, el IRS aclara que; "una transacción en moneda virtual no incluye la tenencia de moneda virtual en un monedero o cuenta". Tampoco se incluye, "la transferencia de moneda virtual de un monedero o cuenta que usted posee o controla a otro que también usted posee o controla".

En cambio, estaría obligada a declarar su posesión cualquier persona que haya enviado o recibido una criptomoneda, aunque sea de forma gratuita (esto incluye a los airdrops y los hard forks).

También deberán hacerlo aquellos que intercambiaron criptomonedas por bienes o servicios (además de declarar la ganancia obtenida como en cualquier otra venta); los que vendieron criptomonedas; y quienes intercambiaron criptomonedas por otra cosa, incluyendo otra criptomoneda.

Aunque la pregunta del formulario pareciera indicar que, efectivamente, debe declararse, en el instructivo no se especifica que así sea
Aunque la pregunta del formulario pareciera indicar que, efectivamente, debe declararse, en el instructivo no se especifica que así sea.

La explicación del IRS buscó aclarar la confusión que ocasionó el formulario 1040 de este año, cuyo borrador ya se dio a conocer. Este formulario es usado por los contribuyentes estadounidenses para presentar su declaración de impuestos personales.

Una de las preguntas de la nueva versión de este formulario dice que: "en algún momento durante 2020 ¿recibió, vendió, envió, intercambió o adquirió algún interés financiero en alguna moneda virtual?".

La explicación, que pretendía aclarar cualquier confusión, ocasionó dudas en algunos pues no dice nada sobre la compra de criptomonedas. Aunque la pregunta del formulario pareciera indicar que, efectivamente, debe declararse, en el instructivo no se especifica que así sea.

Las nuevas disposiciones del IRS apelan a la buena disposición de los contribuyentes para efectuar el pago de sus impuestos. Debido a la posibilidad de adquirir bitcoin y otras criptomonedas mediante transacciones persona a persona, puede ser fácil evitar su declaración.

Shehan Chandrasekera, directora de Estrategia Fiscal de CoinTracker, aplicación que facilita el pago de impuestos correspondientes a las criptomonedas, en diálogo con la prensa explicó que: "los Estados Unidos tienen un sistema fiscal voluntario. Se espera que informe los ingresos correctamente de forma predeterminada. Si usted es auditado, tendrá que justificarlo".

La pregunta viola muchos de los derechos constitucionales del contribuyente
La pregunta viola muchos de los derechos constitucionales del contribuyente.

El formulario 1040 del año anterior también incluía una pregunta sobre la obtención de ganancias con criptomonedas, aunque lo hacía en una hoja adicional y no se consideraba obligatoria la declaración. Incluso, para algunos especialistas, era anticonstitucional.

"La pregunta viola muchos de los derechos constitucionales del contribuyente y es un alarmante exceso de lo que el Congreso ha autorizado al IRS", había dicho Clinton Donnelly, experto en cuestiones impositivas relacionadas con criptomonedas.

Sobre el formulario actual, Donnelly había manifestado en septiembre de 2020, apenas se conoció su borrador, que "es preocupante la decisión de elevar la importancia de su nueva pregunta en el formulario 1040 después de que se hayan planteado importantes problemas legales", publicó el sitio de Criptonoticias. 

En Argentina

"Como sucede en varias otras jurisdicciones, también en nuestro país existe alguna idea romántica acerca de que la cripto 'no tributa en ningún lado', ya que 'está en el éter', ironiza Valeria  D'Alessandro, de D'AlessandroTax.

Pero recuerda que en materia de Impuesto a las Ganancias, hay regulaciones que apuntan a empresa y a personas "habitualistas" respecto de los resultados por la comercialización de "monedas digitales".

"Si, por el contrario, quien obtiene una ganancia como resultado de la compraventa de estas divisas es un individuo que no comercia habitualmente con estos activos, esa renta debería quedar al margen del Impuesto a las Ganancias en Argentina", precisa la tributarista.

Sin embargo, Gabriel Hermida, de Auren, indica que en estas transacciones es difícil determinar objetivamente si se está desarrollando una actividad habitual o sólo son unas pocas operaciones aisladas, porque la legislación actual no lo establece claramente.

"Si bien en muchos casos el destino final de la operación es, en principio, hacerse de dólares, no debe perderse de vista que la operación genera un resultado sujeto a Ganancias, que puede llegar a encarecer el acceso a la divisa por esta vía", advierten Iraola y Benayas.

asdf
Definir la fuente de la renta, uno de los grandes retos que plantean las divisas virtuales

Por lo tanto, están gravados los resultados de la compraventa de monedas digitales como renta de fuente argentina cuando su emisor se encuentre domiciliado, constituido o radicado en el territorio nacional. Caso contrario, se considerarán como de fuente extranjera.

Como surge de la propia naturaleza de las divisas virtuales, definir la fuente no es tarea sencilla, ya que, a diferencia de las monedas fiduciarias, acciones, títulos y otros instrumentos convencionales no existe un emisor definido ni un respaldo en bancos centrales.

Siendo que el mayor problema es la falta de una definición clara sobre la fuente aplicable a las operaciones con monedas digitales, se presentan dos posibilidades igualmente válidas en torno a su gravabilidad:

1. Régimen General-escala

Siendo que para 2020 el impuesto cedular ha sido derogado, considerar que los resultados de compraventa de monedas digitales son de fuente argentina deriva necesariamente en que son una ganancia de Segunda Categoría, sujetas al gravamen progresivo (escala hasta el 35%).

Lo positivo de este escenario es que habilita el cómputo de deducciones generales para reducir el impacto fiscal, es decir, la tasa efectiva puede ser menor al 35% de acuerdo a los gastos generales admitidos.

"Es importante mencionar que la potencial falta de liquidez y los costos transaccionales de los exchanges (casas de cambio digitales) pueden influir en el costo de adquisición y liquidación de estos activos", afirma a iProUP Leonel Zanotto, asociado, de SMS-San Martin Suárez y Asociados.

Así, la conversión de pesos a dólares a través de divisas virtuales podría generar pérdidas en pesos al final de la operación. "Pero, en materia tributaria, se consideran 'quebrantos específicos': son de deducibilidad restringida y solo pueden compensarse en Ganancias contra rentas generadas por el mismo tipo de operación", alerta Zanotto.

2. Fuente extranjera: 15%

La otra posibilidad es considerar a los resultados como fuente extranjera, con lo cual estarían gravados a la alícuota del 15%, sin posibilidad de deducciones adicionales. A modo de ejemplo, Iraola y Benayas graficaron qué pasaría ante una misma ganancia en las dos alternativas:

 

"La estrategia del impacto financiero e impositivo, como siempre, van de la mano y en Argentina, tiene un futuro con niebla y terreno pantanoso, a la vista", subrayan Iraola y Benayas.

Por otra parte, D'Alessandro recuerda que la AFIP estableció un régimen de información aplicable a los "sujetos que administran, gestionan, controlan o procesan movimientos" de divisas virtuales de manera online para usuarios que vivan en el país o el exterior.

Los exchanges deben informar al ente recaudador la nómina de cuentas con las que identifican a cada uno de los clientes; altas, bajas y modificaciones que se produzcan; montos totales de los ingresos, egresos y saldo final mensual de las cuentas; etcétera.

Bienes Personales

Otro gran tema es el del impacto del Impuesto a los Bienes Personales en la tenencia de divisas virtuales al 31 de diciembre de cada año.

"Aquí también existen interpretaciones en varios sentidos: desde la gravabilidad indiscutida hasta la exención por tratarse de 'bienes inmateriales'", advierte D'Alessandro.

A todo evento y si la tenencia se considerase sujeta a impuesto, también cabría preguntarse a qué alícuota lo sería:

  • ¿Se trata de un bien "situado" en el país y por ende sujeto al tope de 1,25%?
  • ¿Debe considerarse en cambio radicado en el exterior alcanzado por la alícuota del 2,25%?

Según Zanotto, es difícil definirlo ya que "existen varios interrogantes que no tienen una definición ni interpretación", cómo dónde están ubicadas las monedas y a qué valor deben considerarse ya que no existe una cotización oficial.

IVA y otros impuestos

"Más allá de la gravabilidad de las comisiones por parte de los exchanges que comercializan estos activos, las operaciones debieran considerarse fuera del IVA por su carácter de 'bienes inmateriales'. Es decir, por no resultar calificables como 'cosa mueble' que se vende ni como 'servicio' que se presta", opina D'Alessandro.

El IVA no especifica el tratamiento a aplicar al trading de monedas digitales, por lo que Hermida también considera que no se configura el elemento objetivo: no es venta de cosa mueble, obra, locación, prestación de servicio ni hay sujeto pasivo del tributo.

Para el impuesto a los débitos y créditos bancarios, las transferencias de estos activos no son movimientos de fondos. "No se estaría frente al tributo ni estaría alcanzado como un sistema de pagos organizado, ya que no es una operación efectuada a través de bancos", añade Hermida.

Respecto de Ingresos Brutos, el experto resalta que "los elementos centrales del gravamen son: habitualidad, onerosidad y el elemento espacial, es d decir, jurisdicción donde se realiza la actividad".

En consecuencia, sería fácil determinar cuándo se está frente a una actividad onerosa en la compraventa de estos activos, aunque es más difícil determinar la habitualidad.

"Si no se encontrasen ubicadas en el territorio de una jurisdicción, no se estaría ante una actividad gravada por Ingresos Brutos. Pese a ello, existen provincias que no coinciden con esta opinión", indica Hermida.

Por último, si se analiza la situación de una empresa local que se dedica a la intermediación, como un exchange, se estaría frente a una actividad gravada por la comisión o cargo por servicio que cobre a sus clientes.

"Aún queda mucho camino por recorrer para lograr certezas y seguridad jurídica en cuanto a las consecuencias tributarias de la compraventa y tenencia de estos activos. Ese camino deberá ser aplanado prontamente para acompañar la creciente tendencia de este mercado, ya sea para la inversión o el novedoso contado con cripto", cierra D'Alessandro.

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído