Más artículos

Paso a paso: esta es la hoja de ruta para los emprendedores argentinos que quieren crecer en Estados Unidos

Paso a paso: esta es la hoja de ruta para los emprendedores argentinos que quieren crecer en Estados Unidos
Estas son las posibilidades y los requisitos necesarios para emprender y escalar negocios en los Estados Unidos desde la Argentina
Por César Dergarabedian
29.06.2019 10.50hs Startups

El salón principal del Club Americano de Buenos Aires, el espacio de encuentro más importante y tradicional entre empresarios y políticos de los Estados Unidos y la Argentina, estuvo colmado el 25 de junio por hombres de negocios, profesionales y emprendedores argentinos para conocer en un seminario especial las diferentes opciones existentes para internacionalizar y desarrollar sus actividades en y desde el país norteamericano.

Los participantes escucharon en los salones que se encuentran en la calle Viamonte con una vista privilegiada al teatro Colón y la avenida 9 de Julio, a Renata Calderaro, una abogada de inmigración, socia fundadora de Calderaro Tyrrell Law Group, una firma jurídica estadounidense referente en inmigración, relocación y expansión de operaciones y con oficinas en Buenos Aires junto a Global Expansión 360.

En el marco del seminario, Calderaro, quien trabaja desde hace 20 años en este campo, fue entrevistada en exclusiva por iProUP sobre las posibilidades y los requisitos para emprender y escalar negocios en los Estados Unidos desde la Argentina.

¿Por qué existe este interés entre profesionales y emprendedores argentinos? La especialista señaló que la región de América latina atraviesa una época de incertidumbre económica e institucional por lo que se necesita estudiar panoramas y experiencias exitosas en materia de desarrollo e inversión para poder proyectar un futuro económico más predecible.

Por ello, para aquellos que buscan asegurar y crecer su patrimonio a largo plazo, la posibilidad de  invertir en los Estados Unidos se plantea como una excelente oportunidad. 

Sin embargo, "muy pocos conocen las posibilidades que se plantean para  convertirse en emprendedor o empresario en EE.UU. y lo cierto es que es mucho más accesible de lo que parece", aseguró.

Gracias a un tratado comercial bilateral entre la Argentina y los EE.UU., los argentinos son elegibles para la visa E2 de inversionista o E1 de comercio exterior. 

"Si invierten un monto razonable en un negocio –no hay un mínimo requerido–, gracias a estas visas estadounidenses, el inversor y su familia pueden acceder a beneficios similares a los de una residencia con la opción de vivir allí o en el país de origen", aclaró la especialista. 

"Recomendamos empezar con montos de 120 mil dólares", precisó Calderaro, quien destacó la existencia de estas visas que "te permiten hacer negocios como si fueses residente en EEUU pero viviendo en la Argentina. No se necesitan grandes inversiones, hay casos que empezaron con menos de 60 mil dólares".

Oportunidad latina

Los argentinos pueden subirse a la ola de empresas latinas en los EE.UU. que crece a un ritmo que supera a todos los demás grupos étnicos.

La población latina representa el 18% de la población estadounidense. Y los negocios de este origen llegan a un ritmo de un millón de nuevos emprendimientos netos cada cinco años.

Según un estudio de 2018 de Nera Economic Consulting, los latinos están creando nuevos negocios más rápido que otros estadounidenses. 

El negocio de la propiedad de los latinos creció un 46% en 5 años y la contratación de empresas como propiedad, un 22%".

El 86% de las firmas de propiedad de inmigrantes con al menos un millón de dólares en ingresos anuales son propiedad de los "millennials" (entendidos como los menores de 34 años) que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños.

Los latinos cuentan con un poder adquisitivo de 1,3 trillones de dólares y en 10 años, los hogares latinos con ingresos de más de 20.000 dólares crecieron un 180%.

El estudio también señala que las empresarias latinas desempeñan un papel importante en la creación de empresas. Las latinas ahora poseen el 44% de las empresas latinas. 

De 2007 a 2015, casi la mitad del crecimiento de las nuevas empresas latinas provino de empresas iniciadas por mujeres. 

Calderaro describió que en los últimos 10 años, la mayor potencia del mundo registró a una profunda transformación del perfil del emprendedor latinoamericano: hombres y mujeres cada vez más educados, conectados, emprendedores y ascendentes en términos de ingresos y consumo. 

"El mercado estadounidense tiene una economía con reglas claras, muy estable y con un crecimiento sostenido desde hace siete años, incluso con un moderado 2.1% crecimiento anual en su Producto Bruto Interno. Hay ciudades en EE.UU. que están creciendo tanto que aún faltan servicios y eso constituye una gran oportunidad para los extranjeros", remarcó.

Hoja de ruta

¿Cuáles son las variables a tener en cuenta para emprender y aprovechar oportunidades para emprendedores y profesionales de los argentinos? 

Uno de ellos es el entorno cultural: Estados Unidos tiene el tamaño de un continente y los estados difieren mucho entre sí. No es lo mismo Florida que Oregón, ni California que Illinois. 

Por ello, "es importante conocer qué ciudades tienen las características buscadas", dijo la abogada, quien destacó los casos de las ciudades de Austin, la capital de Texas, y de Tulsa, en el estado de Oklahoma, que cuentan con cualidades que atraen al talento y la inversión extranjera. 

El mito de la Gran América, ese país que recibía a los inmigrantes de todo el mundo que podían hacer su propio camino emprendedor sin necesidad de asesoramiento legal sigue presente en algunas películas de Hollywood, pero hoy eso no ocurre.

Hay que conocer las leyes locales, una barrera que puede generar temor. Para superarla se recomienda buscar asesoramiento profesional para el proceso de inmigración y orientar un proceso de adaptación al nuevo país.

Además de los consejos tradicionales de tener una actitud positiva, tener una meta clara a largo plazo y planificar para reducir la incertidumbre, la abogada recomendó tener en cuenta que el mercado en el país norteamericano es diferente y que un negocio no será rentable de un día para el otro.

Por ejemplo, para hacer crecer el patrimonio y/o diversificar el negocio, se debe establecer un horizonte ideal a 5 años. 

Otras preguntas fundamentales que debe hacerse un  profesional o un emprendedor: ¿Quiere crecer su empresa y vivir en EE.UU.? ¿Quiere vivir en su país pero planificar un crecimiento que le permita crecer su patrimonio? ¿Quiere que sus hijos estudien en una universidad estadounidense o que manejen su negocio en el país del norte?

A diferencia de lo que se piensa en general, primero debe definir qué visa que permitirá alcanzar su objetivo a largo plazo. 

Existen múltiples visas que no sólo le facilitarán su negocio sino que permitirán beneficios para usted y su familia similares a los de una residencia permanente.

Existen muchos mitos como por ejemplo, que necesita hablar inglés para obtener una visa de inversionista E2 o que no puede comenzar su negocio si tienen más de 60 años o menos de 30. 

En cuanto a la Visa E-1, el tratado especifica que la palabra "Comercio" refiere al intercambio internacional de mercancías, servicios, y tecnología. La propiedad de los artículos de comercio debe pasar de una parte a la otra. 

Algunos de los criterios de elegibilidad para esta visa son los siguientes: 

-Ser ciudadano argentino

-La empresa de comercio debe pertenecer a la Argentina, por lo menos el 50 por ciento de la propiedad de la compañía debe tener la nacionalidad argentina

-El comercio debe ser de índole sustancial, o sea, una cantidad de comercio suficiente para asegurar un flujo continuo de intercambio internacional de artículos entre los Estados Unidos y la  Argentina

-Ser empleado con responsabilidades ejecutivas o de supervisión, o poseer habilidades especiales que hacen que sus servicios sean esenciales para la operación satisfactoria y eficiente de la empresa, si usted no es el comerciante principal

Calderaro recordó que existen múltiples beneficios para la familia del aplicante, por ejemplo, tanto el cónyuge como los hijos (no casados y menores de 21 años), tienen derecho a optar por una visa de las mismas características (E-1), y el cónyuge puede optar por un permiso de trabajo.

Temas relacionados
Te puede interesar