Después de los "unicornios", vienen las "gacelas": qué hacen estas empresas y por qué los inversores las buscan

Después de los "unicornios", vienen las "gacelas": qué hacen estas empresas y por qué los inversores las buscan
Todos quieren ser un unicornio. Pero la realidad es que este modelo es para unos pocos: cómo funcionan estos nuevos animales "reales" en el ecosistema
Por Juan Silvestrini
01.10.2021 06.07hs Startups

El concepto de "unicornio" es ampliamente reconocido y utilizado en el mundo emprendedor. Esta representación de animal fantástico se utiliza para catalogar a las one billion companies o empresas que logran superar la valuación de 1.000 millones de dólares. 

Sin embargo, la elección del nombre va de la mano de la escasez de los emprendimientos que logran tal hito: Mercado Libre, Globant, Despegar y OLX constituyen la "vieja guardia" unicorniana argentina.

Hace dos años se añadió Auth0 a esta mesa chica que, entre julio y agosto, sumó otras tres sillas: Vercel, Aleph, Mural, Bitfarms, Ualá y Tienda Nube son parte de esta nueva camada que atrae las miradas de todo el mundo.

 

A pesar de que lograr una valuación de u$s1.000 millones y el éxito que tienen estas compañías es un modelo aspiracional atractivo, también es sumamente complejo. Por ello empezaron a surgir nuevas definiciones de animales "reales" que sirven de modelo para los emprendimientos. Y uno de los que está ganando más protagonismo en el último tiempo es la "gacela". 

Encontrar paralelismos entre las startups y los animales no es algo nuevo. David Birch, profesor del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) y pionero en estas definiciones, estableció hace más de cuatro décadas que las grandes empresas que se mueven lento y tienen sus costumbres bien arraigadas son "elefantes". 

Del otro lado, las gacelas, ágiles y rápidas, es la especie elegida para definir a las startups que tienen un desarrollo acelerado pero sostenido.

"El crecimiento es de más del 20% anual durante tres años seguidos. Son empresas que, si bien surgen con equipos chicos, son fuertes y crecientes creadoras de empleo, y también muy rentables", confía a iProUP Leonardo Valente, Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA), y fundador de Livepanel.

En este safari emprendedor, las gacelas se posicionan como un modelo más "real" y alcanzable que el buscado (y pocas veces hallado) unicornio.

Tangible y sostenible

Uno de los puntos más fuertes de las gacelas se encuentra en la solidez de sus números, habitualmente acompañada por disponibilidad de caja para afrontar el crecimiento o los imprevistos, y la competitividad en momentos como el actual, donde el tipo de cambio real local está muy deprimido. 

En un mundo movido por las inversiones, América Latina se encuentra hoy en pleno apogeo en lo que a inyección de capital se refiere. No es casual que SoftBank haya anunciado una reciente ampliación de su fondo regional para apostar a estos emprendimientos. Y esto viene de la mano de grandes oportunidades, tanto para emprendedores como para los capitales de riesgo o VC.

"En Latinoamérica, hay 800 millones de personas. Es la región más desigual del mundo, con problemas sociales, ambientales y económicos. El 10% está bajo la línea de pobreza y entre el 6% y 8% no tiene empleo", remarca a iProUP Daniel Tricarico, fundador y CEO de Impact Latam.

En este sentido, el ejecutivo dispara: "Si solo nos enfocamos en unicornios, perdemos de vista el bosque completo. El ecosistema tiene muchas partes, no es un 'egosistema'". 

Es por eso que esta nueva generación de emprendedores, muy vinculados con la innovación, apunta a generar nuevos mercados a partir de necesidades reales de la región.

"Los unicornios vienen de Sillicon Valley y nosotros estamos en América Latina. Estas gacelas son midstage companies que generan un gran impacto en su localidad. Está bueno celebrar los unicornios, pero ¿qué preferimos? ¿Tres unicornios o 300 gacelas que ayuden a dinamizar la economía?", suma Tricarico.

Por su parte, María Julia Bearzi, directora de Endeavor Argentina, comenta a iProUP que referirse a las empresas como una especie de animal, es una metáfora que se utiliza para explicar su ritmo de crecimiento y vulnerabilidad.

Asimismo, asegura que "el entramado de empresas es bastante complejo y cambiante por eso van surgiendo 'nuevos animales en el zoo', modificando y dinamizando el ecosistema." 

"Las gacelas son empresas muy valoradas porque tienen la capacidad de generar nuevas oportunidades laborales. Muchas son de base tecnológica pero también existen en el sector de retail, alimentos y otras industrias", expresa. 

"En Argentina, el caso de Blue Start Group (Todo Moda e Isadora) es un ejemplo de este tipo de compañías", añade.

Sin embargo, no todo es tan simple. Estas firmas nacen, crecen y se forman en segmentos muy dinámicos, pero pueden verse afectadas por cambios en tendencias o preferencias de los consumidores que finalicen su "cuarto de hora" o las dejen fuera de juego. Asimismo, requieren de una importante inyección de capital para traccionar su crecimiento acelerado.

Y este punto no es menor. Juan Giner Gonzalez, Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Capital Privado y Semilla (ARCAP), asegura que "el VC no es un juego para todos los emprendedores".

"Hoy no alcanza con desarrollarse en la Argentina, sino que tienen que pensar todo a nivel exponencial. Si bien el crecimiento es muy rápido, los ingresos no suelen cubrir los costos, por lo menos en la primera etapa", completa.

Al mismo tiempo, y centrando el foco en las gacelas argentinas, la fuerte exposición al mercado externo también las puede hacer vulnerables a las demandas de remuneración de equipos de alto rendimiento.

"Un empleado que normalmente cobraba 1.000 o 1.500 dólares mensuales hace tres o cuatro años, hoy puede acceder al doble de esta cifra si trabaja para una empresa en el extranjero y contar con ese dinero a una cotización mucho más favorable", asegura Valente.

Crecimiento en manada

El reino animal es sabio, colaborativo e integrador, y no tiene problemas al sumar criaturas fantásticas como los unicornios. Elefantes, gacelas, pumas, cebras, todos son parte de un ecosistema que necesita de unos y otros para poder crecer y desarrollarse.

Y esto es algo que comparten todos los expertos: la necesidad de la variedad, los modelos aspiracionales, un trabajo en conjunto, pero también un funcionamiento dinámico que permita el desarrollo de pequeñas y grandes empresas.

"Una vez que los elefantes corren en manada es muy difícil que se muevan de esa dirección. Entonces se necesitan los emprendedores, startups, que son ágiles y rápidos, para innovar en las corporaciones", señala Giner González.

En este sentido, remarca que que "las gacelas pueden aprovechar su ritmo y lograr que las firmas grandes inviertan en ellas, de manera de lograr un baile armónico en donde el elefante se mueve con la gacela sin pisarla y sin destruir lo que ellas hacen", ejemplifica el ejecutivo de ARCAP.

Al mismo tiempo, Valente añade que el impacto de las gacelas tiene que ver con el volumen notablemente superior de negocios que se crean con esta modalidad, y que funcionan como motores silenciosos de la economía.

"Si bien no es extraño encontrar unicornios que emplean a 1.000 o más personas, la suma de estas compañías pequeñas y medianas tiene el potencial de superar el total de puestos de trabajo, a la vez que son un factor muy dinámico en la generación de divisas para el país".

En esta sintonía, Tricarico afirma que la necesidad hoy pasa por construir modelos de empresas sostenibles y que los fondos de inversión ya están prestando atención a este tipo de mindset emprendedor.

"La tecnología y la financiación tiene que ser un medio, no un fin. Quizás los fondos tradicionales no son a los que tienen que apuntar estos emprendedores, sino que tienen que buscar inversores con otro paladar, con otra narrativa", completa.

En este sentido, remarca que "en lugar de buscar retornos por 10x, este tipo de proyectos aspiran a un 3x. Pero, en la sumatoria, hacen la diferencia. Especialmente si tienen un impacto a nivel económico, social y hasta ambiental".

A pesar de esta búsqueda, Tricarico es consciente de que todavía el ecosistema está lejos de este modelo y afirma que estas empresas midstage son las que "dinamizarán la región", por lo que "hay que darles lugar para esta nueva narrativa y generar así una nueva ola de impacto".

De esta forma, el zoológico emprendedor está cada vez más poblado, y los emprendedores tienen cada vez más alternativas para salir adelante. 

Startups en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído