Más artículos
Es argentino y resolvió un problema de las empresas en cuarentena: ahora, va por el "mundial de emprendedores"

Es argentino y resolvió un problema de las empresas en cuarentena: ahora, va por el "mundial de emprendedores"

En el marco del parate por el coronavirus, la plataforma de gestión de equipos de trabajo está adaptando el tradicional método de fichado
Por Agustina Girón
13.09.2020 06.00hs Leaders

En la Argentina, unas 970.000 personas realizan teletrabajo y, según el INDEC, hay más de 3 millones que se dedican a tareas que potencialmente podrían realizarse desde el hogar, un dato clave si se tiene en cuenta el contexto post-pandemia. 

En ese escenario, Fichap permite que las empresas no pierdan el seguimiento de sus empleados. Se trata, en rigor, de un plataforma de gestión de equipos de trabajo que, en el marco del parate por el coronavirus, está adaptando el tradicional método de fichado en el trabajo a los nuevos tiempos de teletrabajo.

"En plena cuarentena empezamos a crecer un montón, porque nuestro gran valor está acá, en el home office, controlando y gestionando", explica a iProUP Lucas Mailland, fundador de Fichap. En los últimos meses, la aplicación comenzó a desarrollar nuevas funcionalidades adaptadas específicamente al contexto sanitario. 

Entre ellas, crearon opciones que permiten dividir los equipos en turnos y poder asegurar el distanciamiento social y la presencia de tan sólo el 30% del personal. Para ello, la aplicación también se integra con los equipos que toman la temperatura y detecta si tiene barbijo o no. 

Otra de las "funcionalidades Covid", como las llama su fundador, tiene que ver con el rastreo de contactos estrechos. "Nosotros tenemos las geolocalizaciones de todos los empleados y sabemos quién, cuándo y dónde alguien se cruzó con un contagiado y en el calendario podes ir varias semanas hacia atrás", explica Mailland.

La geolocalización de los empleados es una de las principales funciones que tiene Fichap para los que trabajan bajo la modalidad homeoffice. Una vez que el empleado comienza a trabajar, la aplicación comienza a "trackearlo". 

"Sabemos en todo momento dónde está el empleado y, cuando termina su jornada, la localización se desactiva porque la privacidad es muy importante para nosotros y la cumplimos a rajatabla", asegura el emprendedor.

Para quienes trabajan presencialmente, en cambio, Fichap ofrece una aplicación de punto fijo disponible para cualquier dispositivo, en el que los empleados pueden fichar al modo tradicional. 

Sin embargo, el diferencial de Fichap es que todo lo relativo al trabajador se concentra en un mismo lugar: "Pueden solicitar días libres y vacaciones, enviar notificaciones o certificados médicos, tener su recibo de sueldo, etcétera y así tienen un respaldo de todo, lo que aplica también al empleador, que a través del big data tiene la información de todos en un dashboard", explica el creador de la plataforma. 

Su modelo de negocio y lo que viene

El modelo de monetización es por suscripción por empleado, al costo de $200 por empleado. Hoy, Fichap opera en Argentina pero tiene clientes grandes en España, Bolivia y Uruguay y su foco es comenzar a expandirse en Latinoamérica.

Según Mailland, Fichap no sólo es funcional a las empresas tradicionales sino que también es útil para las empresas que aplican nuevos modelos de empleabilidad. 

"Muchos trabajan motivando a la gente por objetivos y nuestra respuesta a eso es que los objetivos también se deberían poder medir en tiempo, porque si el empleado tiene que presentar un proyecto no es lo mismo que tarde seis meses a que tarde tres, así que una cosa no quita la otra; vos podes tener una empresa muy moderna, horizontal, en donde todos son iguales y todos saben lo que tienen que hacer, pero eso no quita que no puede haber un control de horario", subraya. 

Mailland empezó el proyecto hace dos años, después de trabajar en su propia agencia digital. "Uno de mis clientes era una empresa de limpieza y me comentó que lo llamaban los gerentes de las empresas para las que él trabaja para decirle que sus empleados estaban llegando tarde, que en vez de ir cinco iban dos y que enviaban a un primo a hacer el trabajo por ellos, así que ahí dijimos: '¿Cómo cómo solucionamos este problema?'", explica el emprendedor.

Al respecto, agrega: "Me di cuenta de que había que hacer algo porque lo que hacemos los emprendedores en realidad no es crear productos bonitos, sino solucionar problemas, es una persona que tiene la habilidad de solucionar problemas, en mi caso en el mundo de los recursos humanos".  

Para Mailland, el inicio de las operación, hace apenas dos años, no le parece muy lejano, por lo que estar hoy en este lugar le resulta "increíble". 

"Nosotros arrancamos con una ronda de inversión 'Friends, fools and family', donde reunimos U$S 25.000 y ahora nos preparamos para una nueva ronda semilla", cuenta sobre los primeros tiempos del proyecto. 

El esfuerzo, claramente, dio frutos: Fichap fue seleccionado como finalista de la Entrepreneurs World Cup, que se va a disputar en octubre de 2020 en Arabia Saudita. 

"Cuando nos avisaron de  que entre 672 dos mil inscriptos de más de 200 países habíamos quedado entre los mejores 10 fue increíble", dice Mailland con una sonrisa que le cubre todo el rostro. Y concluye: "Vamos a representar a la Argentina con lo mejor que tenemos".

Lo más leído