Más artículos

Techint y Animo Ventures invierten u$s60 millones en startups estadounidenses

Techint y Animo Ventures invierten u$s60 millones en startups estadounidenses
La empresa de riesgo de Nicolás Berardi, Animo Ventures, debutó invirtiendo U$S 60 millones desde que se formó en julio del año pasado.
10.12.2019 08.50hs Innovación

Nicolás Berardi se considera a sí mismo como un ciudadano del mundo, con una inclinación por los viajes y una amplia gama de intereses. A diferencia de muchos otros capitalistas de riesgo que se han especializado cada vez más a medida que el mercado se ha vuelto más concurrido, Berardi es muy amplio en su enfoque del capital de riesgo. Si bien suena como contradictorio, está dando sus frutos. Al menos, la empresa de riesgo de Berardi, Animo Ventures, debutó invirtiendo U$S 60 millones desde que comenzó en julio del año pasado.

Es una cantidad importante para alguien que recauda fondos por primera vez, pero la trayectoria de Berardi en el mundo del capital de riesgo tampoco ha sido sencilla. Berardi creció en Argentina, donde su vida profesional comenzó en Techo, una organización sin fines de lucro. Era tan bueno en su trabajo, que lo llevaron a Miami como CEO de las operaciones de Techo en los Estados Unidos.

Fue allí, durante sus seis años de carrera en la organización, donde entró por primera vez al mundo de las inversiones. Específicamente, alentado por varios miembros de la junta que eran inversionistas ángeles, y ayudado por el respaldo de la Fundación Knight, Berardi abandonó el mundo sin fines de lucro en 2014 para lanzar un grupo de inversores ángeles que sigue estando activo llamado Miami Angels que canaliza alrededor de U$S 3.5 millones en aproximadamente 10 empresas locales cada año.

Luego solicitó y fue aceptado en el Programa Kauffman Fellows se enamoró de una estudiante de medicina en Boston y se dirigió a la Harvard Business School para estar más cerca de ella, trabajando con la firma Resolute Ventures. 

Imaginó que luego aterrizaría en San Francisco para trabajar con Resolute. Pero cuando esa estudiante de medicina, ahora su esposa, terminó de conseguir un trabajo en Miami, se dirigió hacia allí y decidió lanzar su propia empresa de riesgo. Así aparece Animo, una palabra en españo que según Berardi, "suena internacional".

Esto último importa porque, si bien Berardi es el único socio general de la empresa, lo dirige con dos colegas, ninguno de los cuales vive en los EE.UU. Uno de ellos es Antonio Osio, un mexicano que dirigía su propia empresa, Capital Invent, cuando conoció a Berardi a través de Kauffman Fellows. También tienen una socia de operaciones llamada Caro Acevedo, que trabajó con Berardi como su directora de operaciones en Techo y que aún vive en Argentina.

En cuanto al dinero, Berardi dice que "proviene principalmente de América Latina y Europa", incluido el inversor ancla Techint, el conglomerado argentino de 60,000 personas que posee negocios de acero, construcción, petróleo, gas y atención médica en todo el mundo y cuyo CEO, Paulo Rocca, ve a Animo como una forma de poner los recursos de la compañía en nuevas ciencias de materiales, tecnología de fabricación y startups de machine learning, dice Berardi. Hasta la fecha, Animo ha anunciado 12 acuerdos, todos en EE. UU., incluidas seis inversiones en Nueva York y otras seis en otros lugares, como Scottsdale, Az .; Toronto, Ontario; Miami; y Richmond, Virginia.

Cabe destacar que Animo no tiene planes de invertir en empresas latinoamericanas, aunque ha respaldado a varios latinoamericanos en los Estados Unidos. "Creo que cada inversor tiene sus propios prejuicios", dice Berardi. "Nuestra diversida apunta a ese lugar, pero no ha sido un esfuerzo consciente. Es solo lo que somos ". Sugiere que un enfoque mucho más grande para la empresa es usar sus conexiones en "ecosistemas de primer nivel "como San Francisco y Nueva York para "ayudar a [los fundadores] que estén fuera de la burbuja a ingresar."

Berardi dice que hay algunas cosas que Animo no considerará. "Nos mantenemos alejados de las cosas reguladas por la FDA porque no lo entendemos lo suficientemente bien y, por lo tanto, no podemos ser útiles". Sin embargo, sugiere que está abierto a cualquiera y a todos los que aprecian el trabajo duro. "Somos jóvenes, tenemos hambre. Trabajamos semanas de 100 horas y viajamos como locos ".

Para subrayar su punto, Berardi cuenta una historia sobre Intello, una plataforma de operaciones SaaS que ayuda a las compañías a administrar sus datos de gasto, uso y cumplimiento de SaaS y es una compañía de cartera de Animo. La startup había alquilado un stand en una conferencia organizada por Okta, la empresa de gestión de acceso e identidad que cotiza en bolsa. "No tenían suficientes personas para ocupar el puesto", dice Berardi, "y yo estaba en la ciudad, así que pensé: 'Te acompaño en el puesto con un disfraz de nube'. Pensaron que estaba bromeando y si bien quedé en ridículo, atrajo a mucha gente al stand ".

Te puede interesar