Más artículos

Para los expertos, "la revolución energética es similar a la tecnológica"

Para los expertos, "la revolución energética es similar a la tecnológica"
El consumo se va a duplicar en los próximos 20 años y "no es posible ni sostenible" pensar que este aumento se cubrirá con las actuales plantas
09.10.2019 10.03hs Innovación

La multinacional francesa de gestión de energía y automatización, Schneider Electric, acaba de partir con un proyecto de autogeneración de energía en los terminales 1, 2 y 3 del aeropuerto JFK de Nueva York.

Considera la transformación tecnológica y la instalación de paneles solares, gas y baterías, con el fin de que el aeropuerto pueda producir el 70% de la energía que requiere para su operación e incluso comercializar energía al vecindario.

En diálogo con Diario Financiero de Chile, el vicepresidente ejecutivo de Innovación de Schneider Electric, Emmanuel Lagarrigue, en el marco del Digital Innovation Summit Barcelona, organizado por la compañía la semana pasada, afirma que cada vez serán más frecuentes los proyectos de este tipo y en diez años serán la norma.

"Estamos en una revolución energética fuerte, similar a la tecnológica, donde la forma en que generamos, transportamos y compartimos la electricidad va a cambiar y las compañías eléctricas que no ajusten su modelo de negocio y pasen de generar y vender energía a mantener el equilibrio de la red, esto es adecuar la demanda con la oferta, van a desaparecer", afirma.

Plantea que el consumo de electricidad se va a duplicar en los próximos 20 años y "no es posible ni sostenible" pensar que este aumento se cubrirá con las actuales plantas de producción más o menos carbonizadas.

Y al mismo tiempo, explica, muchos usuarios se están dando cuenta que producir su propia energía puede salir a cuenta y de una forma mucho más responsable con el medio ambiente.

"Cada vez más se verán negocios, fábricas, hoteles, data centers, hospitales que van a producir su propia energía. Hoy escuchamos mucho de clientes que dicen que la energía de las redes es cara, poco confiable y que proviene de energía fósil y optan por la autogeneración. Esta energía descentralizada será la gran revolución que vamos a ver", estima Lagarrigue.

Precisa que el desarrollo tecnológico está permitiendo la expansión de energías renovables como la solar, por lo tanto no es ciencia ficción pensar en un mundo sin redes centralizadas de energía eléctrica. Los edificios ya son capaces de producir energía para abastecerse y dependerá de la realidad de cada país cómo avance la transición energética, dice.

"En California, por ejemplo, este tema ya es objeto de debate público y se están planteando por qué invertir en la red eléctrica si falla, en circunstancias que pueden producir su propia energía. En algunos países ya está pasando, en Estados Unidos, Australia, India o Brasil, ya hay grandes usuarios que producen su energía", dice.

Afirma que el mercado de energía descentralizada hoy alcanza poco menos de US$ 1.000 millones y en los próximos diez años podría llegar a los US$ 200 mil millones, es decir, crecer 200 veces más. "Y esto será una revolución enorme que será acelerada por la tecnología".

Transición energética e innovación

Lagarrigue comenta que la innovación juega un papel clave en este proceso de transición energética. Y en el caso de Schneider Electric, una empresa que aspira a tener un rol clave en este proceso, la estrategia de innovación discurre por dos vertientes: Innovation in the core, de corte incremental que se desarrolla en la firma y en la que invierten un 5% de las ventas anuales -1,3 millones de euros- y la Innovation at the edge, que concentra el trabajo con startups y la disrupción.

El área de Innovation at the edge surgió hace dos años para capturar ideas y desarrollos de terceros de forma sistematizada para generar nuevas unidades de negocio. El proyecto contempla un plan de trabajo y un presupuesto de 500 millones de euros para cinco años.

"Doblamos el capital de riesgo para invertir en startups, realizar joint ventures o crear nuevos negocios, en definitiva traer nuevas tecnologías o modelos de negocio a la compañía, de manera de escribir su futuro", explica el ejecutivo.

La búsqueda de emprendimientos se enfoca en temas de transición energética y electrificación, Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial y B2B en eCommerce.

En 2018 invirtieron en diez startups y crearon tres nuevos negocios. A la fecha apoyan 80 emprendimientos, de los cuales 20, han recibido financiamiento. "No invertimos en todos. La idea es analizar a fondo 5 mil ideas, trabajar en forma constante con 80 o 100 emprendimientos para incubarlas y acelerarlas y terminar con dos startups al final de los cinco años. Queremos dos unicornios", adelanta Lagarrigue.

Hoy está presente en ecosistemas que consideran prioritarios y dónde hay una masa crítica de emprendedores como Silicon Valley, Boston, Israel, China y Singapur. "En Sudamérica estamos mirando Medellín en Colombia y Sao Paulo en Brasil. Buenos Aires y Santiago nos parecen ecosistemas interesantes", dice.

Te puede interesar