Los cajeros automáticos "inteligentes" llegan al país: para ganarle a Banelco, hasta imprimirán tarjetas de crédito Más información
Más artículos

Sin misiles ni tanques, la guerra ahora es tecnológica: EE.UU. toma de rehén a Huawei y China contraataca

Sin misiles ni tanques, la guerra ahora es tecnológica: EE.UU. toma de rehén a Huawei y China contraataca
Por orden de la Casa Blanca, Google y otros fabricantes clave no podrán colaborar con empresas del país oriental. Las claves ocultas del conflicto
Por César Dergarabedian
20.05.2019 14.09hs Innovación

En el centro de Shanghái, la capital comercial de China, se encuentran resabios de la guerra del opio, que enfrentó a ese imperio asiático a mediados del siglo XIX con Francia, Inglaterra y los Estados Unidos, un conflicto protagonizado por bergantines y tropas armadas.

Las potencias occidentales triunfaron y abrieron barrios en esa ciudad, conocidos como concesiones, que tenían plena independencia del poder chino. 

Casi dos siglos el panorama ha cambiado y hoy los conflictos son a través de intangibles como las tecnologías de la información y la comunicación, en torno a sistemas operativos como Android y las redes de quinta generación (5G), o cosas tangibles como los teléfonos móviles y la infraestructura de redes de telecomunicaciones.

El 19 de mayo a la noche se conoció un capítulo trascendente de esta guerra que enfrenta a los Estados Unidos y China: Huawei, el mayor fabricante chino de móviles y de tecnología 5G, y el segundo producto global de celulares, perdió a Google como el proveedor del sistema operativo de sus móviles.

La empresa dueña de Android no entregará más esa plataforma a la compañía china y tampoco brindará actualización a sus equipos que ya lo tengan.

Google comenzó a limitar este lunes los servicios de software que brinda a Huawei tras una orden de la Casa Blanca la semana pasada que restringió el acceso de la empresa china a la tecnología estadounidense.

Así, el enfoque de línea dura de la Casa Blanca amenaza con acelerar el desarrollo de dos mundos tecnológicos, aislando aún más a una quinta parte de los usuarios de Internet. Pero Beijing no será sólo un espectador.

Vuelta de tuerca

Al aislar a Huawei, el gobierno de Trump está intensificando una disputa comercial con Beijing y perjudicando a una compañía que las autoridades estadounidenses han acusado durante mucho tiempo de representar un riesgo para la seguridad nacional, acusaciones que Huawei ha rechazado con vehemencia.

Después de esforzarse por convencer a aliados como Gran Bretaña y Alemania para bloquear el uso del equipo de telecomunicaciones de Huawei, la administración Trump ahora está socavando el negocio del gigante chino al cortar su acceso a proveedores estadounidenses cruciales, incluidos los fabricantes de chips.

Al cumplir con la orden del Departamento de Comercio, Google está socavando los lazos con un socio importante y de rápido crecimiento.

Las ventas de Huawei en el primer trimestre de 2019 crecieron un 50 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior, incluso cuando el mercado más amplio de teléfonos inteligentes se estancó, según la firma de investigación de mercado IDC.

Si bien los productos de la compañía han estado efectivamente bloqueados en los Estados Unidos durante años, su negocio ha crecido rápidamente en África, Asia y Europa, donde los consumidores y las compañías telefónicas que utilizan sus antenas, estaciones base y otros equipos adoptan precios asequibles.

La semana pasada, el presidente Trump prohibió a las empresas estadounidenses de telecomunicaciones que instalen equipos fabricados en el extranjero, pues –según informó– podrían representar una amenaza para la seguridad nacional.

La orden instruyó al secretario de comercio, Wilbur Ross, a detener las transacciones "que representan un riesgo inaceptable".

Si bien no identificó a ninguna compañía por su nombre, se creía que la orden iba dirigida a Huawei y otros en el sector tecnológico de China.

El mismo día, el Departamento de Comercio agregó a Huawei a una lista de compañías consideradas un riesgo para la seguridad nacional, lo que impide que la compañía compre partes y tecnologías estadounidenses sin un permiso especial de Washington.

Desde entonces, los fabricantes de chips, incluyendo Infineon, Intel y Qualcomm han advertido a los empleados que dejen de trabajar con Huawei hasta nuevo aviso, según Bloomberg y otros medios de EE.UU.

El lunes, las acciones de Qualcomm e Infineon cotizaban cerca de un 5 por ciento menos; Intel bajó más del 1 por ciento.

Huawei aún no manifestó cómo responderá a la orden de la administración Trump, pero el gobierno chino sugirió el lunes un desafío legal.

Consultado sobre la decisión de Google en una sesión informativa programada el lunes, Lu Kang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, dijo: "China alienta a las empresas chinas a tomar armas legales para defender sus propios derechos legítimos".

En un comunicado, Huawei dijo: "Hemos hecho contribuciones sustanciales al desarrollo y crecimiento de Android en todo el mundo. Como uno de los socios globales clave de Android, hemos trabajado estrechamente con su plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a los usuarios como a la industria".

La campaña estadounidense contra Huawei se produce cuando los países de todo el mundo se preparan para construir redes inalámbricas de próxima generación, conocidas como 5G, que se pronostica no solo para brindar un servicio celular más rápido, sino también para conectar nuevos dispositivos como automóviles autónomos, herramientas médicas e industriales, y equipamiento para Internet.

Cortina de hierro tecnológica

China ha pasado casi dos décadas construyendo un muro digital entre su territorio y el resto del mundo, una barrera de una sola dirección diseñada para mantener alejadas a las empresas extranjeras como Facebook y Google, al tiempo que permite a los rivales chinos salir de casa y expandirse en todo el mundo. Ahora Trump está sellando esa pared desde el otro lado.

El software de Google potencia los teléfonos inteligentes de Huawei, y sus aplicaciones vienen precargadas en los dispositivos que vende la empresa china en todo el mundo. Dependiendo de cómo se implemente la orden de la Casa Blanca, eso podría detenerse.

Para Huawei, el gran impacto será en el extranjero, ya que los clientes chinos ya tienen acceso limitado a los servicios de Google.

El movimiento de Google tendrá su mayor efecto en lugares como Europa, donde Huawei se ha convertido en un gran vendedor de teléfonos inteligentes.

Otras compañías seguirán inevitablemente. En efecto, la medida ejerce presión sobre los sueños de expansión internacional de Huawei.

Si China y los Estados Unidos han comenzado una "guerra fría" tecnológica, la orden de Trump puede verse mejor como el comienzo de una cortina de hierro digital.

En esta visión potencial del futuro de la tecnología, China continuará manteniéndose alejado de gran parte del mundo. Los Estados Unidos y muchos otros países, piensa esto, a su vez bloquearán la tecnología china.

La postura estadounidense más dura está cerrando muchas de las formas en que Estados Unidos y China intercambiaron ideas e hicieron negocios a pesar del estricto régimen de censura de Beijing.

Esas puertas cerradas podrían tener profundos efectos no solo en el negocio de la tecnología, sino también en cómo el mundo usará y entenderá los dispositivos y servicios de la empresa.

La censura de China y el control estricto de las vidas digitales de sus ciudadanos han aislado efectivamente a una quinta parte de la población mundial que usa Internet, dando lugar a una generación que no sabe lo que significa buscar algo en Google o suscribirse a un canal de YouTube.

La nueva postura agresiva de los Estados Unidos solo acelerará ese proceso, abriendo una ventana potencial a un día en el que los chinos pueden usar solo teléfonos y dispositivos chinos alimentados por chips y software de cosecha propia.

No está claro si las plataformas chinas del mañana podrán interactuar libremente con el resto del mundo. Todo esto está sucediendo con una velocidad que ha sorprendido a muchos en el gigante asiático. Tampoco si los movimientos de la administración Trump realmente aislarán a Huawei del resto del mundo.

La Casa Blanca ha luchado para convencer a otros países para que dejen de comprar los equipos de telecomunicaciones de Huawei, citando posibles preocupaciones de espionaje. La empresa niega que espíe para el gobierno chino.

La firma ya ha desarrollado sus propios chips y otras capacidades, y ha dicho que almacena equipos para el día en el que perdiera el acceso a los conocimientos y equipos estadounidenses.

El ataque a Huawei también se está produciendo en el contexto de un empeoramiento de la guerra comercial, convirtiéndose en una pieza en un tablero de juego más grande.

Al igual que el año pasado, cuando la Casa Blanca cedió a una orden similar que paralizó a ZTE, rival de Huawei, Estados Unidos podría levantar su presión sobre Huawei para aliviar las tensiones entre Washington y Pekín.

Se viene el estallido

China tiene formas de tomar represalias. Una de ellas es en el terreno bursátil, donde la segunda potencia global podría generar un "Pearl Harbor" financiero.

En efecto, posee u$s1,2 billones en bonos estadounidenses y año pasado ya se sintieron los efectos del poder de fuego oriental: las cuentas de la Casa Blanca registraron turbulencias ante informaciones que indicaban que Pekín se estaba planteando disminuir e incluso detener la compra de deuda estadounidense.

De esta forma, el bono a 10 años bajó hasta 2,4% mientras que el papel a 30 años retrocedió 2,18%. 

Por otra parte, los medios estatales de China informaron que Xi Jinping, el principal líder de China, visitó un sitio que extrae y procesa tierras raras, que son minerales esenciales para varios fabricantes.

Su visita fue un recordatorio no demasiado sutil de que China tiene una presencia dominante en estos componentes y podría cerrar los suministros globales, algo que ya ha hecho antes.

La cortina de hierro digital ha sido larga en la fabricación. Desde sus inicios en Internet, el Gobierno chino ha silenciado el contenido que no le gustó.

Pero no sólo eso: el gigante oriental hoy es la "fábrica" de la tecnología a nivel global. En efecto, desde las marcas estadounidenses más emblemáticas, desde Apple hasta Qualcomm, poseen sus factorías en suelo chino.

Hoy, la Internet china a primera vista no se parece mucho a la que usa el resto del mundo. Tiene diferentes plataformas, ideales y estrategias de negocios, todos atendidos cuidadosamente por los censores.

Pero la pared era en su mayoría unilateral. Los chips y el software estadounidenses potencian los servidores y mainframes chinos.

China ha sido un gran impulsor de ingresos para Apple, Oracle, Intel, Qualcomm y otros grandes nombres en tecnología.

Mucho de esto fue por necesidad, ya que el país oriental no pudo hacer todo esto por sí mismo, pero aún le dio a las compañías estadounidenses un papel en la dirección del futuro digital chino.

Los lazos van más allá. Muchos de los fundadores de las compañías de tecnología más exitosas de China fueron educados en los Estados Unidos.

Los inversionistas estadounidenses los ayudaron a establecerse y algunas de esas compañías chinas se dieron la vuelta e invirtieron en compañías estadounidenses. Los académicos de los dos países se unieron regularmente e intercambiaron notas.

Ahora, los Estados Unidos, preocupados por asegurar la propiedad intelectual, están trabajando para bloquear algunos de esos canales.

La Casa Blanca ha endurecido los límites a la inversión china en las empresas estadounidenses. Algunos estudiantes chinos que se enfocaron en la ciencia y la tecnología han tenido problemas para obtener una visa para los Estados Unidos. A algunos estudiosos orientales  les han revocado sus visas bajo el pretexto de que sean espías.

La orden ejecutiva, que se produjo después del colapso de las negociaciones comerciales entre las dos principales potencias a principios de este mes, podría afectar a todas las partes del negocio de Huawei.  Los proveedores estadounidenses cuentan casi una quinta parte de su gasto en adquisiciones.

Incluso las piezas pequeñas pueden ser cruciales. Nadie quiere comprar un router Huawei de gama alta que solo esté completo en un 95 por ciento.

Pero en la expansión internacional, empresas como Google le dan a Huawei una plataforma común para clientes fuera de China.

Sus teléfonos vienen cargados con Google Play, la aplicación y tienda de medios, así como aplicaciones populares como Gmail y YouTube.

Su licencia para usar Android le da a la firma el acceso a actualizaciones de seguridad y nuevas características.

Sin la cooperación del buscador, Huawei tendría que crear su propia versión de Android o utilizar su propio sistema operativo. Muchos clientes preferirían no lidiar con ese problema.

En efecto, el gigante oriental ha estado tratando de construir sus propios sistemas operativos en las últimas tres décadas, pero no tuvo demasiado éxito.

En China, muchas personas ven los movimientos de Trump como una estrategia desnuda para detener a un competidor en ascenso.

Los Estados Unidos no pueden vencer a la innovación de Huawei, por lo que utilizará el poder del gobierno para mantener bajo control a un rival chino.

Otros en China señalan que las propias barreras del país contra los competidores son una estrategia que provocaría represalias tarde o temprano.

En algún momento, Estados Unidos estaba obligado a utilizar la reciprocidad para lidiar con un mercado chino cerrado de Internet.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Más sobre Innovación
Te puede interesar
Recomendadas