Que no falten en tu biblioteca: los 10 libros en que se inspiraba Steve Jobs

Que no falten en tu biblioteca: los 10 libros en que se inspiraba Steve Jobs
No todo era tecnología para el innovadorSteve Jobs, también las humanidades eran parte de su pasión e influían en sus decisiones empresariales
Por iProUP
10.04.2021 15.11hs Innovación

Gran parte de la visión de Steve Jobs para Apple se deriva de su interés de toda la vida por libros de humanidades, lo que le dio a la empresa ese toque humano. Como  dijo Jobs al presentar el iPad, Apple nunca fue sólo una empresa de tecnología.

«La razón por la que Apple puede crear productos como el iPad es porque siempre hemos intentado estar en la intersección de la tecnología y las artes liberales»,  afirmó.

Steve Jobs llegó a esa perspectiva a través de libros, como se puede leer en la biografía de Walter Isaacson y en otras fuentes. 

Business Insider elaboró una lista de los 10 libros que más inspiraron a Steve Jobs.

10. A Steve Jobs le apasionaba ‘El rey Lear’ de William Shakespeare en sus últimos años de secundaria

 

Steve Jobs descubrió su pasión por los libros en los últimos 2 años de la escuela secundaria.

«Comencé a escuchar mucha música y comencé a leer más al margen de la ciencia y la tecnología: Shakespeare, Platón. Me encantaba ‘El rey Lear'», le dijo a Isaacson.

La tragedia pudo ser una advertencia para un joven Jobs, ya que es la historia de un monarca anciano que se vuelve loco tratando de dividir su reino.

«‘El rey Lear’ ofrece una vívida descripción de lo que puede salir mal si pierdes el control de tu imperio, una historia sin duda fascinante para cualquier aspirante a  CEO», opina Daniel Smith, autor de Cómo pensar como Jobs.

9. El CEO también disfrutó de ‘Moby Dick’ de Herman Melville durante su adolescencia

 

Otra historia épica que coloreó la perspectiva de Jobs en su adolescencia fue «Moby Dick», una novela profundamente estadounidense de Herman Melville.

Isaacson establece una conexión entre el Capitán Ahab, que es uno de los personajes más motivados y obstinados de la literatura, y Jobs.

Ahab, como Jobs, aprendió mucho de la experiencia directa, en lugar de depender de instituciones.

«Yo atribuyo todo el honor y la gloria a la caza de ballenas porque un barco ballenero era mi Yale College y mi Harvard», escribe el capitán al principio de la  historia.

8. ‘La colección de poemas de Dylan Thomas’ atrajo a Jobs por su popularidad y creatividad

 

El crecimiento intelectual que tuvo Steve Jobs al final del instituto no se limitó a los megalómanos duros; también descubrió su amor por los libros en verso,  particularmente por el poeta galés Dylan Thomas.

El autor de «Cómo pensar como Steve Jobs», Daniel Smith, dice que los poemas de Thomas «lo atrajeron con sus nuevas formas sorprendentes y su toque infaliblemente  popular».

Do not go gentle into that good night se convirtió en uno de los favoritos.

7. ‘Be Here Now’ de Ram Dass supuestamente transformó a Jobs cuando estaba en la universidad

 

A finales de 1972, Jobs acababa de comenzar en el Reed College, una escuela de artes liberales de élite en Portland, Oregon. Comenzó a tomar LSD y a leer muchos libros  sobre espiritualidad.

«Be Here Now», una guía de meditación de Ram Dass, afectó enormemente a Jobs

Nacido como Richard Alpert, Dass ofrece un relato de sus encuentros con la metafísica del sur de Asia:

«Ahora, aunque soy un principiante en el camino, he regresado a Occidente durante un tiempo para resolver el karma o el compromiso incumplido. Parte de este compromiso  es compartir lo que he aprendido con aquellos que estáis en un viaje similar… Cada uno de nosotros encuentra su vehículo único para compartir con los demás su  sabiduría.

Para mí, esta historia no es más que un vehículo para compartir con vosotros el verdadero mensaje, la fe viva en lo que es posible»

"Era muy profundo. Me transformó a mí y a muchos de mis amigos», dijo Jobs.

6. Jobs dejó de comer carne después de leer ‘Diet for a small planet’ de Frances Moore Lappe

 

En ese primer año en Reed, Jobs también leyó «Diet for a small planet», un libro sobre el vegetarianismo rico en proteínas que vendió 3 millones de copias.

Fue un gran avance.

"Fue entonces cuando prácticamente renuncié a comer carne para siempre", le contó Jobs a Isaacson.

El libro tuvo otro efecto en Jobs: le alentó a experimentar con dietas extremas como purgas o ayuno.

5. Jobs también empezó con una dieta detox a base de zumos después de leer ‘Muscusless Diet Healing System’ de Arnold Ehret

 

Jobs continuó experimentando con las dietas tras leer «Muscusless Diet Healing System» del dietista alemán Arnold Ehret de principios del siglo XX, que recomendaba  prácticas como el «ayuno intermitente de zumos«. 

«Me metí en el tema a mi manera», le dijo Jobs a Isaacson.

Después de conocer el trabajo de Ehret, Jobs se convirtió en una especie de extremista nutricional, subsistiendo con zanahorias durante semanas, hasta el punto que,  según diversas fuentes, su piel comenzó a volverse anaranjada.

Sobre todo, no intentes esto en casa: Ashton Kutcher probó una dieta a base de frutas mientras se preparaba para su papel de Steve Jobs, y acabó en el hospital.

4. Jobs leyó ‘Autobiografía de un yogui’ de Paramahansa Yogananda en la ladera del Himalaya

 

Jobs leyó «Autobiografía de un yogui» del gurú indio Paramahansa Yogananda cuando estaba en el instituto.

Luego lo releyó mientras se hospedaba en una casa de huéspedes en la ladera del Himalaya en la India.

El fundador de Apple explicó: «Allí había una copia de Autobiografía de un yogui en inglés que había dejado otro viajero, y la leí varias veces, porque no había mucho  que hacer, y caminé de pueblo en pueblo y me recuperé de mi disentería (enfermedad similar a una gastroenteritis)».

A diferencia de la enfermedad, el libro siguió siendo una parte importante de la vida de Jobs. Lo releía todos los años.

3. Jobs y Daniel Kottke se interesaron por la literatura de la Generación Beat antes de su viaje a la India

 

Jobs y su mejor amigo en ese momento, Daniel Kottke, leyeron «On the Road» en los 2 años previos a su viaje a la India.

Publicado en 1957, «On the Road» es una lectura clásica de la Generación Beat, un movimiento literario que explora la política y la cultura estadounidenses después de  la Segunda Guerra Mundial.

La novela se centra en los viajes de Kerouac por América del Norte y México con su amigo, Neal Cassidy.

Es una lectura muy conocida sobre la libertad, la humanidad y el autodescubrimiento, y fue nombrada una de las 100 mejores novelas en inglés del siglo XX por la  Biblioteca Moderna.

2. Jobs leyó ‘Mente Zen, Mente de Principiante’ de Shunryu Suzuki y asistió a clases impartidas por el autor

 

Después de que Steve Jobs volviera de la India, su interés por la meditación continuó creciendo con los libros.

Esto se debió en parte a la geografía (la California de los años 70 fue el lugar donde el budismo zen se afianzó por primera vez en Estados Unidos) y pudo asistir a  clases impartidas por Shunryu Suzuki, el monje japonés autor de «Mente Zen, Mente de Principiante».

Como todo lo demás, Jobs se dedicó mucho al Zen.

«Se volvió realmente serio y engreído y, en general, insoportable», sentenció Kottke.

«El zen ha sido una gran influencia en mi vida desde entonces. Pensé en ir a Japón e intentar entrar al monasterio Eihei-ji, pero mi consejero espiritual me instó a  quedarme aquí (en California)», le dijo Jobs a Isaacson. 

1. El dilema de los innovadores de Clayton M. Christensen enseñó a Jobs cómo no quedarse atrás con la tecnología

 

Apple adquirió el hábito de boicotearse a sí misma. El iPhone, por ejemplo, tenía muchas de las características del icónico iPod, lo que hacía que el dispositivo de  música quedara obsoleto.

Jobs pudo ver que el canibalismo era una parte necesaria del crecimiento, gracias al «El dilema de los innovadores» del legendario profesor Clay Christensen de la  Escuela de Negocios de Harvard.

El libro postula que las empresas se arruinan con su propio éxito, manteniéndose comprometidas con un producto incluso después de que la tecnología (y los clientes)  avancen, como lo hizo Blockbuster con el alquiler de películas físicas.

Jobs dejó claro que no le pasaría lo mismo a Apple, como indicó en su explicación de por qué necesitaba adoptar la informática en la nube: 

Es importante que hagamos esta transformación, debido a lo que Clayton Christensen llama «el dilema del innovador», donde las personas que inventan algo suelen ser las  últimas en ver más allá, y ciertamente no queremos quedarnos atrás.

Innovación en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído