Cripto en un minuto: ¿cómo funciona Cardano y por qué es la criptomoneda del futuro?

Cripto en un minuto: ¿cómo funciona Cardano y por qué es la criptomoneda del futuro?
El economista Damián Di Pace analiza los fundamentos de esta red y sus fortalezas para convertirse en un activo muy valioso en este video
Por iProUP
30.09.2021 13.48hs Finanzas 4.0

Luego de la llegada de Bitcoin, conocida como una moneda de primera generación al dar inicio a estos nuevos activos; arribó Ethereum, que le agregó a la blockchain una capa de programación con sus contratos inteligentes, inaugurando las redes de segunda generación.

Pero desde hace algunos años, divisas como ADA (Cardano), DOT (Polkadot), SOL (Solana) y ALGO (Algorand) dieron inicio a las de tercera generación

La que más creció en el último tiempo fue Cardano: diseñada por Charles Hoskinson, cofundador de Ethereum, ofrece 1.000 operaciones por segundo y se conecta a cientos de otras blockchains.

Su divisa ADA es una de las estrellas del año: pasó de 0,18 a 2 dólares en lo que va de 2021 y es la tercera de la lista global de capitalización, al superar a Binance Coin.

El analista económico Damián Di Pace, enumera para iProUP las principales ventajas de esta divisa en el siguiente video de un minuto:

Cripto en un minuto: ¿cómo funciona Cardano y por qué es la criptomoneda del futuro?

Qué son las redes de tercera generación

Las redes mecionadas en los párrafos anteriores buscan resolver principalmente las siguientes cuestiones:

  • Escalabilidad: consiste en la posibilidad de que millones de usuarios puedan operar al mismo tiempo. Esto también redunda en mayores tarifas para las transacciones, principalmente en el uso de la red Ethereum y sus opciones de inversiones descentralizadas (DeFi)
  • Sostenibilidad: al basarse en la prueba de trabajo (PoW), las dos monedas líderes requieren miles de supercomputadoras alrededor del mundo para validar transacciones. Así, el gasto de energía es muy grande. De hecho, Bitcoin consume la misma cantidad de energía que toda la Argentina
  • Velocidad: Bitcoin procesa unas cuatro transacciones por segundo y Ethereum, nueve. Muy por debajo de, por ejemplo, Visa, que supera las 50.000 operaciones por segundo. También impacta en los costos de operación
  • Interoperabilidad: Bitcoin y Ethereum sólo permiten transaccionar en sus propios ecosistemas. Pero las nuevas propuestas permiten conectarse con otras redes y ofrecer alternativas

"La principal ventaja que tendrían en este momento es que plantean una solución a la escalabilidad", afirma a iProUP Nahuel Burbach, representante argentino de la billetera Zerion, indicando cuál es el problema más importante que hoy atraviesan Bitcoin y Ethereum.

Bitcoin y Ethereum lideran la primera y la segunda generación, respectivamente, de criptomonedas
Bitcoin y Ethereum lideran la primera y la segunda generación, respectivamente, de criptomonedas

En este punto, Nicolás Verderosa, líder de Alianzas de Arum Trade, coincide en que estas nuevas redes "vienen a solucionar la problemática que no tuvieron en cuenta Bitcoin ni Ethereum".

"Al momento de su creación, no se pudo prever el grado en que estas tecnologías iban a avanzar y masificarse. Por ello, las cripto de tercera generación centran sus objetivos en la estabilidad, sostenibilidad y la velocidad de transacciones", remarca.

Maximiliano Hinz, Maximiliano Hinz, Latam Operations Director de Binance, afirma a iProUP que "cuando se presentó Bitcoin, recibió críticas y burlas. En el caso de Ethereum, hubo bastante incertidumbre. Pero el tiempo fue demostrando el potencial de ambas tecnologías".

"En el caso de la tercera generación, ya existe un precedente: cuando se empezaron a desarrollar Binance Smart Chain y otras redes descentralizadas se sabía que había una demanda del mercado", señala el directivo.

Y amplía: "Entonces, se pudo optimizar el proyecto y evitar ciertos problemas que tenía Ethereum, como los costos de transacción o la velocidad de la red".

De esta forma, las redes de tercera generación se están haciendo un lugar ofreciendo no sólo la posibilidad de ser un medio de intercambio más veloz y sustentable que Bitcoin, sino también una plataforma de inversiones descentralizadas más escalable y económica que Ethereum.