Viernes, 03 de Febrero de 2023 16:37

Low Code: ¿cómo aprender a programar con el "skill del futuro" sin saber código?

Low Code: ¿cómo aprender a programar con el "skill del futuro" sin saber código?
Los perfiles profesionales para acceder a empleos capaces de utilizar software ya no son solo tecnológicos. Pero sí se necesita saber low code. ¿Qué es?
Por iProUP
09.05.2022 10.50hs Economía Digital

Si te gusta la programación ya podés comenzar a trabajar sin ser especialista. Según el último estudio de la consultora tecnológica Gartner en 2025, siete de cada diez app serán desarrollados con programación low code, o no code.

Estas programaciones permiten a los usuarios crear soluciones sin necesidad de aplicar código.

Este dato concuerda con las previsiones de los directivos de 25 compañías.

Se trata de nuevo paradigma en el desarrollo del software, elaborado por Mobile World Capital Barcelona (MWCapital) y NTT Data, en el contexto de Barcelona Digital Talent.

Low code o no code: ¿el próximo gran skill para conseguir trabajo?

De esta manera, establecen que cuatro de cada 10 empresas entrevistadas para este informe revelaron que ya comenzaron a formar profesionales no tecnológicos en el software de low code.

Siete de cada 10 están convencidos de que el uso del código bajo descartará en los próximos tres años. Y casi 9 de cada 10 creen que el software de bajo código facilitará la empleabilidad de perfiles no tecnológicos.

"La programación de bajo código es una de las principales soluciones ante la 'falta de talento digital', en un momento en el que la necesidad de adoptar e implementar tecnología es mayor que nunca", destacó Jordi Arrufí, director del programa de talento digital de Mobile Capital Mundial.

Según datos de Eurostat, el 55% de las empresas de la Unión Europea se enfrenta a dificultades para contratar especialistas en tecnologías de la información y la comunicación.

Ahora se puede programar más sencillo
Ahora se puede programar más sencillo

¿Qué es Low Code?

La codificación baja, o "low-code", es un enfoque del desarrollo de software que reduce la cantidad de códigos especialmente desarrollados que se necesitan para crear un nuevo producto.

Mediante la incorporación de interfaces de arrastrar y soltar, el modelado de procesos, las plantillas de código reutilizables y los kits de desarrollo de software, entre otros procesos de programación.

Cuando se trabaja con cientos de procesos de desarrollo al mismo tiempo (y no con cientos de equipos de desarrolladores diferentes), como hacen las empresas de ciberseguridad, la toma de decisiones y el diseño de cada proceso se vuelven abrumadoras.

Ante esta escasez de profesionales tecnológicos, cada vez más empresas optan por formar perfiles de otros entornos para convertirlos en lo que se ha denominado desarrolladores ciudadanos, capacitándoles en el uso de software de bajo código.

Por qué aparece el Low Code como imprescindible

Según Arrufí, mediante su aplicación "más personas pueden contribuir a la implementación de tecnología".

Además, esta estrategia tiene una ventaja, al permitir contar con "perfiles híbridos que conocen las necesidades de su profesión y aprenden a utilizar la tecnología para facilitar su día a día".

Esta tendencia es una respuesta a la falta de talento
Esta tendencia es una respuesta a la falta de talento

Por tal motivo, se replicó cada vez más en la industria un modelo de "modalidades", que implica considerar procesos más estandarizados para lo que llamamos experiencia del desarrollador.

Estas modalidades permiten tener una visión más matizada de cómo deben actuar los productos de desarrollo en diferentes situaciones, resumiendo la forma en que el desarrollador busca interactuar con el producto.

La revolución del low-code

El low-code es una de las más revolucionarias, en donde los desarrolladores buscan patrones reutilizables para reducir esfuerzos siempre que sea posible, y se benefician de plataformas de codificación potentes y sólidas ya establecidas como las que tenemos hoy en día.

En el fondo de este nuevo enfoque está el objetivo de hacer que las creaciones de la programación, como las que hacemos para la gestión de la identidad, sean sencillas, independientemente de la modalidad.

Ese objetivo tan básico y complejo a la vez, era inimaginable hace sólo unos años, y ahora es alcanzable para una mayor variedad de desarrolladores: entusiastas, estudiantes, profesionales y equipos especializados.

Si se tiene en cuenta los actuales estándares de demanda, todos queremos ayudar a proporcionar la misma experiencia intuitiva, predecible y "mágica" a los desarrolladores, independientemente del lugar en el que se encuentren en este espectro, y gracias al cambio de mentalidad en el desarrollo y la ingeniería de software que trajo a la luz el low-code, estamos avanzando a grandes pasos.

Los diferenciales y ventajas

Y no es un tema menor. El low-coding realmente presenta una ventaja tanto para los especialistas como para los desarrolladores no profesionales porque es una facilitación del proceso en todos los aspectos:

  • permite acortar los tiempos de desarrollo en un 50-90%
  • reducir los distintos gastos involucrados hasta en un 20%.

Pero además, consideramos que el low-coding es fundamental para construir un negocio que evolucione más fácil y profesionalmente, ya que simplifica el trabajo necesario para mantener el software desarrollado más complejo, y por tanto reduce la carga de actualización de los sistemas liberando el tiempo de los desarrolladores para proyectos de mayor valor en su lugar, y para encontrar formas de innovar, según detalló un artículo de iProfesional.

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído