Joe Biden firma el proyecto de Ley de Infraestructura: qué pasará con las operaciones con criptomonedas

Joe Biden firma el proyecto de Ley de Infraestructura: qué pasará con las operaciones con criptomonedas
El proyecto de ley de infraestructura, criticado por muchos defensores de las criptomonedas es ahora oficialmente una ley en el país
Por iProUP
16.11.2021 14.52hs Economía Digital

El presidente de Estados Unidos Joe Biden firmó ayer por la tarde el paquete bipartidista de infraestructura por valor de u$s1,2 billones  buscando un impulso para su presidencia. 

Se trataría de una medida meramente politica si es que no implicara un cambio fundamental para los tenedores de divisas virtuales. Tal como el proyecto de ley,  fue aprobado, aplicará normas más estrictas a las empresas que manejan criptomonedas y ampliará los requisitos de declaración de impuestos para los brokers.

Un grupo de senadores propuso originalmente una enmienda al proyecto de ley que habría aclarado los requisitos de declaración de impuestos sobre las criptomonedas, pero esta propuesta no consiguio ser aprobada en agosto. 

¿Avance en criptomonedas o retroceso?
¿Avance en criptomonedas o retroceso?
 
La mayoría de los senadores detrás del esfuerzo para enmendar el lenguaje de criptomonedas en el proyecto de ley finalmente votó a favor, pero Pat Toomey criticó la legislación como "demasiado costosa, demasiado extensa, demasiado impaga y demasiado amenazante para la innovadora economía de criptomonedas" cuando se aprobó en el Senado. Calificó el requisito de declaración de impuestos de estos activos como posiblemente "inviable".
 
Biden firmó el proyecto de ley de infraestructuras a pesar de que, aparentemente, los senadores Ron Wyden y Cynthia Lummis hicieron un último esfuerzo por cambiar los requisitos de declaración fiscal para que "no se apliquen a los individuos que desarrollen tecnología blockchain y billeteras".
 
La ley cripto podría
Califican a la declaraciòn de impuestos como inviable
 
El proyecto de ley obliga a que, en adelante, las transacciones de activos digitales por valor de más de u$s10.000 sean declaradas al Servicio de Impuestos Internos, o IRS. Un grupo de senadores propuso originalmente una enmienda al proyecto de ley que habría aclarado los requisitos de declaración de impuestos sobre las criptomonedas, pero esta propuesta no consiguió ser aprobada en agosto.

El bipartidismo y el empleo parecieron ser el tema de la tarde, y muchos oradores se dirigieron a los demócratas y republicanos que trabajaron juntos para aprobar el proyecto de ley. Biden agradeció personalmente a los senadores Kyrsten Sinema y Rob Portman, así como al líder de la minoría Mitch McConnell, por su papel en la aprobación de la legislación en el Senado.

"Durante demasiado tiempo, hemos hablado de tener la mejor economía del mundo [...] hoy, por fin, lo estamos consiguiendo", dijo el presidente estadounidense. "Estados Unidos se está moviendo de nuevo, y su vida va a cambiar para mejor".

Estados Unidos busca cobrar impuestos a las criptomonedas.

Declaración de criptomonedas: cuándo estará vigente

Aunque ahora es difícil que algún legislador estadounidense pueda cambiar el fondo del requisito de declaración sobre criptomonedas, que está previsto que entre en vigor a partir de 2024, otros han utilizado la aprobación del proyecto de ley como una llamada a la acción.

Shannon Bray, candidata libertaria a uno de los escaños de Carolina del Norte en el Senado, animó a los votantes a "elegir representantes partidarios de las criptomonedas", aparentemente para ayudar a luchar contra la aplicación de la ley, señala CoinTelegraph.

Biden firmó el proyecto de ley de infraestructuras a pesar de que, aparentemente, los senadores Ron Wyden y Cynthia Lummis hicieron un último esfuerzo por cambiar los requisitos de declaración fiscal para que "no se apliquen a los individuos que desarrollen tecnología blockchain y billeteras".

No está claro cómo el proyecto de ley propuesto por Wyden y Lummis afectaría a la actual legislación sobre infraestructuras, que tuvo que pasar por el Senado y la Cámara de Representantes antes de llegar al escritorio del presidente.