Más artículos

Adiós a los "cheques voladores": con esta nueva aplicación vas a evitar a los morosos e incobrables

Adiós a los "cheques voladores": con esta nueva aplicación vas a evitar a los morosos e incobrables
Chequeas es una plataforma móvil que busca que las Pymes puedan mejorar su flujo de cobranzas al comprobar si un cheque está o no en condiciones
Por Juan Silvestrini
14.02.2019 06.00hs Economía Digital

Los cheques rechazados causan más de un dolor de cabeza a quienes deben cobrarlos. Pueden ser producto de varias causas: fondos insuficientes, defectos formales, irregularidades en el endoso, plazos vencidos, entre otras.

Es sabido que estos documentos contables se han transformado desde hace tiempo en una de las herramientas más utilizadas por comercios y empresas de todo tipo para abonar a sus proveedores.

El problema surge con los "cheques voladores". Es decir, los valores de terceros que van pasando de una compañía a otra y, en caso de ser rechazados, desencadenan un desajuste en toda la cadena de pagos que se traduce en pérdidas, tanto de tiempo como de dinero.

Durante 2018, la Argentina enfrentó el peor año en materia de cheques rechazados en casi dos décadas. Según el Banco Central, hubo dos meses en los que se superó la proporción que se había alcanzado en enero de 2002.

En efecto, en febrero y en abril fueron "rebotados" casi el 12% y el 14% –respectivamente– de estos valores, superando al récord de enero de 2002, cuando se registró 10,46%.

Si bien hoy existen algunas herramientas que permiten consultar la situación de varias firmas, los informes crediticios resultan complejos, innecesariamente largos y, muchas veces, inviables para las Pymes.

A partir de la necesidad de las pequeñas empresas nació Chequeas, una plataforma móvil que permite comprobar al instante el estado del emisor en tan solo tres segundos y desde el teléfono.

"Empezamos a ver que las empresas no tenían ningún procedimiento para verificar esta información. Se hacía cuando los cheques llegaban a la oficina y ya era tarde", explica a iProUP Estaban Lett-Brown, cofundador de la herramienta.

app-screen

"Prefiero tener deudas antes que cheques rechazados" fue la frase que disparó la creación de esta startup. Con sus socios Martín Glascher y Manuel Astesiano Agote, Lett-Brown desarrolló esta herramienta que contribuye a dotar de mayor previsibilidad.

Utilizar el servicio es sencillo. Sólo hay que descargar la aplicación (disponible para iOS y Android), e ingresar un teléfono y mail para verificar la cuenta.

Después de aceptar los términos y condiciones, el sistema ofrece 20 consultas gratuitas para probar su utilidad. Pasado ese límite, la app se bloquea y pregunta si se quiere tener asesoría de un ejecutivo para conocer los distintos planes pagos.

Actualmente, la empresa ofrece tres abonos mensuales, además de planes corporativos a medida:

- 50 consultas ($400 y hasta un dispositivo)

- 100 requerimientos ($600 y dos líneas)

- 400 búsquedas ($1.600 y hasta tres equipos).

"Con estos clientes vemos bien qué es lo que necesitan porque pueden tener 30 vendedores con 1.000 consultas mensuales o más", explica el cofundador. Hoy, su mayor cliente tiene 10.000 solicitudes mensuales y 60 teléfonos.

Inclusión digital

Con los problemas que presenta este segmento de cobros, los fundadores sabían que tenían que generar una app fácil de usar y ágil para responder.

"Si sabés usar WhatsApp, podés recurrir a esta herramienta sin problemas", asegura Lett-Brown.

Para comprobar los datos, la aplicación permite sacarle una foto al cheque y reconocerlo mediante OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres) o ingresar la referencia del CUIT con el teclado del teléfono. Toda esta información es de acceso público y tomada toman del Banco Central y la AFIP.

"Esto es una solución para que las empresas chicas y medianas puedan introducir un método de chequeo en el proceso de cobro. Así, antes de aceptar un cheque, cualquier cobrador puede saber si está en buenas condiciones", explica. Y agrega: "Antes no lo hacían porque era incómodo y no servía".

Parte del éxito de esta plataforma se basa en la inclusión de compañías que veían la transformación digital como algo distante.

"A veces, los planteos sobre estos temas tienen que ser simples y sencillos. El borrón y cuenta nueva no sirve", comenta el ejecutivo.

En esta cadena entran en juego los cambios de procesos internos. Incluso, hay clientes de la firma que contratan el servicio para sus propios pagos. La respuesta a este accionar es simple: "Si los proveedores mejoran sus cobros, los clientes también lo harán".

La plataforma se empezó a idear en septiembre del año pasado y su lanzamiento fue en enero de este mismo año, con una cartera ya constituida y facturación en marcha.

Hoy, Chequeas ya tiene 800 líneas abonadas de 50 clientes diferentes, con la ambiciosa idea de llegar a 1.000 para mitad de año.

"No pensamos bajar la tasa de crecimiento. Mantenemos conversaciones para generar una ronda de inversiones", asevera Lett-Brown.

Para 2019, el roadmap de nuevas características incluye una línea de denuncias de cheques rechazados (algo que el Banco Central tarda 30 días en verificar) y un scoring personalizado por cliente.

Por último, si bien el primer foco de Chequeas estuvo puesto en pequeñas compañías, ya están en diálogo con grandes corporaciones para integrarse como una solución adicional a las tradicionales herramientas del Banco Central y NOSIS.

"Estamos en proceso de auditorías, pero avanzamos con empresas muy grandes. Nuestra app puede funcionar como una herramienta complementaria que les sirve", finaliza.

¿Adiós papel?

Por otro lado, a principios de octubre de 2018, el Banco Central comenzó a gestar el acta de defunción de los cheques en papel.

Puntualmente, a través de la comunicación A 6578, el organismo a cargo de Guido Sandleris puso un límite de 180 días para que todos los bancos acepten el depósito de los cheques electrónicos.

Con el plazo ya casi vencido, la Comisión Interbancaria de Medios de Pago (Cimpra) se reunió para redactar la letra chica de esta nueva herramienta. Ese colectivo está conformado por funcionarios del Banco Central, del Nación y del Ciudad, representantes de las cuatro cámaras bancarias (ABA, Adeba, Abappra y ABE), y ejecutivos de de las cámaras compensadoras y de las redes de cajeros automáticos.

El objetivo de esta comisión es darle vida a una plataforma informática para que todos las entidades comiencen a recibir cheques electrónicos, más allá de si ofrecen o no el producto a sus clientes.

"Las terminales de autoservicio de los bancos suelen estar colapsadas o directamente no funcionan. Además, cualquier error en el endoso provoca que sea rechazado y, muchas veces, que venza. Entonces, hay que buscar a quién lo entregó para que lo vuelva a emitir, lo cual resulta una misión casi imposible", detalla a iProUP, Ezequiel Passarelli, director de Impuestos de SCI Group, quien agrega que "el cheque en papel es una molestia".

"El cheque electrónico se sumará a los distintos obstáculos tecnológicos implementados en este último tiempo a fin de cerrarle los caminos a los evasores", agregó el experto.

En un completo artículo, Ezequiel Baum, economista especializado en educación financiera, fundador de Trainer Financiero y cofundador de Pagos Futuros, asegura que "si bien es muy temprano para anticipar cuándo veremos los primeros cheques electrónicos,creemos que es un paso en la dirección correcta".

Un tema no menor a considerar es el aspecto legal. "El cheque en papel tiene la virtud de ser un título ejecutivo. Esto quiere decir que está habilitada la acción ejecutiva contra el librador, los avalistas o los endosantes, de forma tal que la vía para reclamar el pago es sumamente expeditiva", puntualizó Passarelli.

"Seguramente, el Gobierno atenderá este tema porque es uno de los más criticados a la hora de establecer el cheque electrónico. Si su ejecución no pasa por una vía ágil, será un gran problema para muchas empresas", adelantaron desde SCI Group.

Al respecto, Baum desarrolló una solución informática que no sólo contempla las prestaciones básicas de un cheque físico en formato digital.

Además, continúa Baum, ofrece "el pago parcial, una variante del fraccionamiento que frente a un caso de fondos insuficientes facilitaría el pago por la parte que se pueda cubrir y el resto quede a negociar, evitando que se corte la cadena de cobros".

Y agrega que se puede habilitar "la emisión de paquetes de pagos, abriendo el juego a un esquema de financiamiento en cuotas alternativo, conviviendo con diferentes productos a la medida de la gran variedad de necesidades del sistema financiero".

La normativa del Banco Central establece que "sin perjuicio del mantenimiento del sistema vigente para el formato papel del cheque, podrán emplearse medios electrónicos para su libramiento, aval, circulación y presentación al cobro".

Para finales de marzo, el eCheq debería comenzar a circular.

"El requisito de la firma quedará satisfecho si se utiliza cualquier método electrónico que asegure indubitablemente la exteriorización de la voluntad del librador y la integridad del instrumento, la confiabilidad de la operación de emisión y su autenticación en su conjunto", explica el texto.

Ya sea a través de métodos virtuales y móviles de comprobación de información o con nuevos sistemas electrónicos de emisión, este método de pago entrando a una nueva era digital. Mientras tanto, existen maneras –también digitales– para evitar "clavarse" con un cheque rechazado.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Más sobre Economía Digital
Te puede interesar