Más artículos

¿Prodigio o estafador piramidal?: el joven genio que irá a la cárcel por confiar demasiado en Bitcoin

¿Prodigio o estafador piramidal?: el joven genio que irá a la cárcel por confiar demasiado en Bitcoin
Stefan Qin dejó la universidad para dedicarse al intercambio de criptomonedas, pero no tuvo demasiada suerte. La justicia de EE.UU. lo juzga por fraude
Por iProUP
12.02.2021 19.52hs Economía Digital

A tan sólo 19 años, creyó tener el secreto del trading de criptomoneda y en 2016 dejó la universidad para crear un trust fund en Nueva York al que denominó Virgil Capital basándose en su confianza sobre el conocimiento de las matemáticas.

Se trata del australiano Stefan Qin, quien aseguró a sus inversores qrue había desarrollado el algoritmo "Tenjin" para monitorear los intercambios de criptomonedas en todo el mundo y aprovechar las fluctuaciones de precios. Poco más de un año después de que comenzó, se jactó de que el fondo había registrado un retorno de 500%, una declaración que produjo una oleada de dinero nuevo de los inversionistas.

Tenía tanto dinero que Qin firmó un contrato de arrendamiento en septiembre de 2019 por un departamento de u$s23.000 mensuales en 50 West, un edificio de viviendas de lujo de 64 pisos en el distrito financiero, con amplias vistas de Lower Manhattan, así como una piscina y un sauna, baño de vapor, bañera de hidromasaje y simulador de golf.

En realidad, dijeron los fiscales federales, la operación fue una mentira, esencialmente un esquema de Ponzi que robó alrededor de u$s90 millones a más de 100 inversionistas para ayudar a pagar el lujoso estilo de vida de Qin y las inversiones personales en apuestas de alto riesgo, como ofertas iniciales de monedas.

Según detalla Bloomberg, en un momento dado, frente a las demandas de los clientes por su dinero, culpó a "la mala gestión del flujo de caja" y a los "usureros en China" por sus problemas. La semana pasada, Qin, ahora de 24 años y expresando remordimiento, se declaró culpable en un tribunal federal de Manhattan de un solo cargo de fraude de valores.

"Sabía que lo que estaba haciendo era incorrecto e ilegal", dijo a la jueza de distrito estadounidense Valerie E. Caproni, quien podría sentenciarlo a más de 15 años de prisión. "Lamento profundamente mis acciones y pasaré el resto de mi vida expiando lo que hice. Lamento profundamente el daño que mi comportamiento egoísta ha causado a los inversionistas que confiaron en mí, a mis empleados y a mi familia".

Estafa

No se trata de la primera estafa piramidal con criptomonedas. Por ejemplo, BitConnect, que prometía a las personas rendimientos de dos y tres dígitos y que tuvo un costo de miles de millones para los inversionistas. 

Si bien la supervisión regulatoria de la industria de las criptomonedas se está endureciendo, el sector está plagado de participantes sin experiencia. Varios de los aproximadamente 800 fondos criptográficos en todo el mundo son administrados por personas sin conocimiento de Wall Street o finanzas, incluidos algunos estudiantes universitarios y recién graduados que lanzaron fondos hace unos años.

Qin podría pasar 20 años en prisión
Qin podría pasar 20 años en prisión

El camino de Qin también comenzó en la universidad. Había sido un genio de las matemáticas que planeaba convertirse en físico, dijo al sitio web DigFin en un perfil publicado en diciembre, solo una semana antes de que los reguladores lo cerraran. Se describió a sí mismo en su página de LinkedIn como un "analista cuantitativo con un profundo interés y comprensión en la tecnología de la cadena de bloques".

En 2016, logró ser aceptado en un programa para empresarios de alto potencial en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney con una propuesta para usar la tecnología de cadena de bloques para acelerar las transacciones de divisas. También asistió a Minerva Schools, una universidad con sede en San Francisco que dicta la mayor parte de sus programas en línea, desde agosto de 2016 hasta diciembre de 2017, confirmó la escuela.

Criptomonedas

Su interés en la criptografía comenzó después de una pasantía en una empresa en China, afirmó a DigFin. Su tarea había sido construir una plataforma entre dos lugares, uno en China y el otro en Estados Unidos, para permitir a la empresa arbitrar criptomonedas.

Convencido de que había encontrado un potencial negocio, Qin se mudó a Nueva York para fundar Virgil Capital. Su estrategia, dijo a los inversionistas, sería explotar la tendencia de las criptomonedas a cotizar a diferentes precios en varios intercambios. Sería "neutral en el mercado", lo que significa que los fondos de la empresa no estarían expuestos a las variaciones de los precios.

Y a diferencia de otros fondos de cobertura, dijo a DigFin, Virgil no cobraría comisiones de administración, asumiendo solo las comisiones en función del rendimiento de la empresa. "Nunca tratamos de ganar dinero fácil", dijo Qin.

Según su relato, Virgil tuvo un comienzo rápido y en 2017 se atribuyó un rendimiento de 500%, lo que atrajo a más inversionistas ansiosos por participar. Un folleto de marketing se jactaba de rendimientos mensuales de 10%, o 2.811% durante un período de tres años hasta agosto de 2019, según documentos legales.

Sus activos obtuvieron un impulso adicional después de que el Wall Street Journal hiciera un perfil en febrero de 2018 que promocionaba su habilidad para arbitrar criptomonedas. Virgil "experimentó un crecimiento sustancial a medida que nuevos inversionistas acudían al fondo", dijeron los fiscales.

Activos faltantes

Las primeras grietas aparecieron el año pasado. Algunos inversionistas se estaban "enojando cada vez más" por la falta de activos y transferencias incompletas", dijo Melissa Fox Murphy, exjefa de relaciones con inversionistas, en una declaración judicial. La directira se fue de la firma en diciembre y las quejas aumentaron.

Pero no había dinero para transferir. Qin había drenado los activos de Virgil Sigma Fund LP. Los saldos del fondo eran fabricados.

En lugar de negociar en 39 bolsas de todo el mundo, como había afirmado, Qin gastó el dinero de los inversionistas en gastos personales y en otras inversiones de alto riesgo no reveladas, incluidas ofertas iniciales de monedas, dijeron los fiscales.

Entonces Qin trató de detenerse. En su lugar, convenció a los inversionistas para que transfirieran sus intereses a su VQR Multistrategy Fund, otro fondo de criptomonedas que comenzó en febrero de 2020 y que utilizaba una variedad de estrategias comerciales, y que aún tenía activos.

La pasión de Qin es intercambiar criptomonedas
La pasión de Qin es intercambiar criptomonedas

También trató de retirar u$s1,7 millones del fondo VQR, pero eso despertó sospechas del operador principal, Antonio Hallak. En una llamada telefónica que Hallak grabó en diciembre, Qin dijo que necesitaba el dinero para pagar a los "usureros de los préstamos en China" que había tomado para iniciar su negocio, según documentos judiciales de una demanda presentada por la Comisión de Bolsa y Valores. Dijo que los usureros "podrían hacer cualquier cosa para cobrar la deuda" y que tenía un "problema de liquidez" que le impedía pagarlos.

Cuando el operador se opuso al retiro, Qin intentó tomar las riendas de las cuentas de VQR. Pero ahora la SEC estaba involucrada. Logró que intercambios de criptomonedas retuvieran los activos restantes de VQR y, una semana después, presentó una demanda.

Recuperación de Activos

Al final, Qin había agotado prácticamente la totalidad de los u$s90 millones que estaban en el Sigma Fund. "Un receptor designado por el tribunal que supervisa el fondo busca recuperar activos para los inversionistas", dijo Nicholas Biase, portavoz de la fiscal interina de Manhattan, Audrey Strauss. Y agregó que cerca de u$s24 millones en activos en el fondo VQR se congelaron y deberían estar disponibles para dispersarse.

En Corea del Sur, cuando se enteró de la investigación, Qin acordó volar de regreso a EE.UU., dijeron los fiscales. Se entregó a las autoridades el 4 de febrero, se declaró culpable el mismo día ante Caproni y fue liberado con una fianza de u$s50.000 mientras esperaba su sentencia, programada para el 20 de mayo.

Mientras que la pena máxima legal es de 20 años de prisión, como parte de una declaración de culpabilidad, los fiscales acordaron que debería pasar de 151 a 188 meses tras las rejas según las pautas federales de sentencia y pagar una multa de hasta u$s350.000.

Ese destino está muy lejos de la carrera que sus padres habían imaginado para él, un físico, le había dicho a DigFin. "No estaban muy contentos cuando les dije que había dejado la universidad para hacer esto. Quién sabe, tal vez algún día termine mi carrera. Pero lo que realmente quiero hacer es intercambiar criptomonedas".

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído