Más artículos

La cuenta regresiva ya empezó: qué países avanzan con su moneda digital y por qué proponen el ePeso argentino

La cuenta regresiva ya empezó: qué países avanzan con su moneda digital y por qué proponen el ePeso argentino
Varios países pugnan por tener una divisa virtual que sirva para transferencias internacionales y el comercio global. Claves del fenómeno
Por Alejandro D'Agostino
19.11.2020 06.07hs Economía Digital

La cuenta regresiva comenzó. Las principales potencias corren contrarreloj para encontrar una vacuna al coronavirus que permita llegar a una nueva normalidad, lo más parecida posible al escenario prepandemia.

Pero también participan en una carrera que comenzó antes del brote de Covid-19, si bien la enfermedad no hizo más que confirmar en lo "micro" lo que ocurrirá en lo "macro": el dinero del futuro será digital y tendrá forma de criptomoneda.

Más allá del recelo con el que se vio a Bitcoin desde sus comienzos, los principales inversores institucionales ya apuestan a las divisas virtuales y cada vez más corporaciones resguardan parte de su capital en ellas.

 

En efecto, la reciente escalada de la divisa fue la respuesta a una mayor confianza de los fondos de inversión ante el riesgo inflacionario que sugiere la "fiebre" de emisión de los gobiernos para reactivar la economía. Por ejemplo, la Reserva Federal inyectó u$s9 billones, el 20% de todos los dólares creados en 200 años de historia estadounidense.

Así, las divisas virtuales se "graduaron" este año como activo confiable. Tanto es así que las economías desarrolladas y varias potencias ya apuestan por su propia moneda digital:

  • China: el Banco Popular ya está probando el e-yuan en alianza con dos pesos pesados de la tecnología: Alibaba y Tencent
  • Reino Unido: llamó a crear una divisa virtual que reemplace al dólar en el comercio internacional
  • Francia: prueba el Euro Digital con bancos de primer nivel
  • Rusia: el gobierno está avanzando en el rublo digital (como novedad, no requerirá de conexión a Internet para algunas operaciones)
  • Estados Unidos: Accenture presentó un proyecto de dólar digital (por sun parte, la Fed creó una plataforma similar)
  • Brasil: el gobierno acaba de anunciar que su plataforma PIX de pagos inmediatos podría evolucionar hacia una criptomoneda

Si las principales economías del mundo avanzan en tener su propia moneda digital, surge una pregunta: ¿Tiembla el dólar como divisa de intercambio internacional?

En avance

Según expertos, los gobiernos y el sistema financiero global están encarando una transición hacia las divisas virtuales para reconvertir procesos tras décadas sin cambios.

"La crisis global dejó en evidencia todas las ineficiencias de un sistema financiero tradicional manejado por bancos. No ha habido mayor avance tecnológico en los últimos 50 años", señala a iProUP el experto en criptomonedas Efraín Barraza quien agrega que "incluso pudiendo hacer uso de todas las ventajas de la internet, el sector ha sabido aprovechar el 10%".

Para Alberto Vega, CEO y cofundador de Bithan, las ayudas estatales en la pandemia son uno de los puntos que saltan a la luz para mostrar esa obsolescencia del sistema financiero.

"Un ejemplo fue la lentitud en repartir las partidas presupuestarias de asistencia, como el IFE, con demoras de hasta meses en depositarse al beneficiario. El problema es que estos estímulos pasan por intermediarios que le quitan eficiencia y rapidez al sistema", resalta.

Barraza agrega que "los excesos en la política monetaria de EE.UU. han generado que los bancos centrales de todo el mundo estudien nuevos modelos de emisión para moderar los efectos de este exceso de liquidez en los mercados internacionales".

Facebook busca con Libra lanzar una criptomoneda atada a una canasta de divisas fiat, como el euro y el dólar
Facebook busca con Libra lanzar una criptomoneda atada a una canasta de divisas fiat, como el euro y el dólar

El caso más interesante es el de China, que comenzó a experimentar esta tecnología en 2014. Según Vega, a principios de mes, "el gobernador del Banco Popular, Yi Gang, afirmó que el yuan digital está siendo testeado en cuatro de las ciudades más importantes del país, con más de 4 millones de transacciones por 2.000 millones de yuanes".

El proyecto oriental tomó mayor impulso el año pasado, como respuesta a los planes de Facebook de lanzar Libra, una moneda digital de alcance global y cotización estable, atada a una canasta de divisas fiduciarias, como el dólar y el euro. Pero el Covid-19 aceleró los planes de otros países.

"En la reunión de 26 Banqueros Centrales del 6 de noviembre, los representantes indicaron que la pandemia generó una mayor expansión del ecommerce y tecnologías de pagos electrónicos. Por eso, los bancos están más interesados en divisas virtuales", asegura a iProUP Sebastian Wain, cofundador de CoinFabrik.

Sin ir más lejos, el Banco Central Europeo señala que "las monedas digitales son la expresión más visible del dinero electrónico", con operaciones "seguras, transparentes y rápidas".

Duelo de titanes

Una moneda digital será clave para el comercio mundial online, que en 2019 significó un total de u$s19.000 billones (un 19 seguido de 12 ceros) según números del Banco Mundial. Esto equivale, por ejemplo, a 10 veces el valor bursátil de Apple, la compañía más valiosa del planeta.

Obviamente, la guerra comercial-tecnológica que llevan adelante Estados Unidos y China también tiene su correlato en el plano cripto.

"En el comercio global, a nadie lo obligan a usar dólares. Particulares y empresas recurren al billete verde por la confianza que genera", afirma a iProUP Matías Bari, cofundador de SatoshiTango.

En este punto coincide Nahuel Burbach, experto en monedas digitales y representante argentino de la billetera Zerion, quien afirma a iProUP que "no sólo se tratará de lanzar una moneda virtual, sino que esta posea una propuesta tecnológicamente superadora y genere confianza".

Agrega que "una implementación adecuada acelera y mejora el funcionamiento del sistema de comercio internacional y a disminuir la fricción entre diferentes actores de la cadena de valor, con el agregado de traer mayor transparencia".

En esta carrera, Estados Unidos corre con ventaja:

  • El 62% de las reservas de los bancos centrales del mundo son en dólares (contra el 20% del euro y casi el 2% del yuan)
  • El 88% de las operaciones globales se efectúa con billetes verdes

Sin embargo, en lo "técnico", China tiene con qué competir:

  • Posee el 50% de las "granjas" (depósitos con servidores) de minado de Bitcoin (contra el 14% de EE.UU.)
  • Cuenta con los tres principales fabricantes de equipamiento, que acaparan casi todo el mercado: Bitmain (63%), WhatsMiner (10%) y Canaan (18%)
  • Dispone de electricidad más barata, lo que puede generar una plataforma cripto más segura y en menor cantidad de tiempo

"Hay gente que argumenta que ahora que China va a tener el yuan digital, todos los que usan el dólar se van a pasar inmediatamente y esto acarreará profundas consecuencias", señala Vega.

Según el experto, el mayor beneficio pasa por acelerar el desarrollo de una nueva infraestructura financiera global, basada en Internet, para cumplir la visión del efectivo electrónico entre pares".

¿Se viene un ePeso?

Si los principales países del mundo avanzan hacia sus propias monedas digitales, será sólo cuestión de tiempo para que Argentina también se sume a una nueva plataforma monetaria global.

De hecho, un grupo de expertos le envió hace ya un buen tiempo al Banco Central una propuesta para fundar el Peso Digital, una suerte de plataforma criptográfica en la que confluirían varias redes: efectivo, cuentas bancarias, tarjetas de crédito, saldos de la SUBE, dinero en cajeros, etcétera.

La idea era interconectar todos esos sistemas en uno solo para evitar pasar por tres redes, por ejemplo, al cargar la SUBE: la de cajeros (extracción), la del efectivo (pagar con cash en el quiosco) y la del sistema de transporte. Si bien permitía ahorrar tiempos y costos, el proyecto naufragó.

Ahora, mientras el Congreso debatirá dos proyectos de ley para darle entidad a las criptomonedas y varios países avanzan en crear la propia, el "ePeso" puede convertirse en realidad.

"Lo más importante para tener una moneda fuerte, digital o no, es lograr un crecimiento económico sólido", remarca Vega.

Y señala: "Estamos frente a una oportunidad histórica. Es una necesidad primordial para el país que se estudie el potencial de las nuevas tecnologías, como la blockchain, y que se entienda por qué bitcoin ya hoy está siendo considerado como uno de los inventos más importantes del siglo".

Dos proyectos, uno del kirchnerismo y otro de la oposición, buscarán convert
Dos proyectos sobre criptomonedas, uno del kirchnerismo y otro de la oposición, buscarán convertirse en ley 

Según Barraza, es clave que se establezcan "reglas de juego para que esta innovación le aporte progreso a la Argentina. "Un marco legal permitirá el acceso de otros interesados a los beneficios de esta tecnología, potenciando la industria local, multiplicando los emprendimientos asociados y posicionando al país como un referente regional", remarca.

El experto indica además que una infraestructura financiera sobre esta tecnología brindará herramientas que promueven la seguridad jurídica y ventajas para atraer inversiones".

Vega añade que "la posibilidad de acoplar como colateral (garantía) a las inversiones extranjeras instrumentos como el eyuan para el desarrollo de sus inversiones locales ampliará las capacidades del swap con China y abrir esta posibilidad con otras naciones".

En este sentido, Wain resume que "una solución de moneda digital que integre blockchain tiene amplias ventajas sobre su homónimo en papel", al ofrecer "reducción de costos, trazabilidad de fondos e integración con otros sistemas y monedas".

Argentina, que tiene uno de los principales ecosistemas cripto del mundo, podría ser punta de lanza en dinero digital en la región. Y en simultáneo, tener una política monetaria más previsible y alentar el ingreso de capitales.

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído