Tus viejas cuentas online pueden ser un peligro de seguridad: mirá cómo sortear este problema

Tus viejas cuentas online pueden ser un peligro de seguridad: mirá cómo sortear este problema
No ignores tus cuentas online sin usar, ya que pueden convertirse en un ciberpeligro: sigue estos 3 pasos para encontrarlas y eliminarlas
Por iProUP
26.09.2021 13.41hs Coffee break

Facebook, Spotify, Instagram, Netflix, PlayStation, Xbox, Ivoox, Google, Apple… ¿Cuántas cuentas debes usar activamente cada semana? El problema es que tienes muchas más cuentas sin usar. Estas se pueden convertir en peligrosas brechas de seguridad, así que te conviene recordarlas, recuperar sus  contraseñas y eliminarlas.

Ahora bien, la cifra de cuentas activas se quedará pequeña si te pones a pensar en todas las cuentas de aplicaciones, servicios o páginas web que hace eones que no  utilizas, pero que se te olvidó borrarlas.

El gran problema con dejarte cuentas olvidadas es que pueden convertirse en una gran amenaza de ciberseguridad. 

Si no estás usando la cuenta de un servicio determinado, posiblemente se debe a que dicho servicio ha pasado de moda. Así que no eres el único usuario que ha pasado  página. La empresa detrás, al ver que esta rama de negocios ya no le funciona, dedicará recursos a otros proyectos más activos o prometedores. 

Como resultado, ese servicio quizás se ha quedado desfasado en cuanto a seguridad, así que es más fácil que los hackers encuentren una brecha, entren y roben datos de  los usuarios. Si resulta que la contraseña que te han robado la utilizas también en cuentas más activas, los atacantes podrían invadírtelas antes de que puedas  reaccionar.

Para evitar este tipo de inconvenientes, lo mejor que puedes hacer es dedicar una tarde o 2 a hacer ciberarqueología y encontrar cuentas olvidadas. Sigue estos pasos  para recopilarlas y eliminarlas de una vez por todas.

Paso 1: Encuentra aquellas cuentas olvidadas

 

Es normal que no te acuerdes de todas las cuentas que has creado, seguro que fueron un montón. Por suerte, tienes herramientas que almacenan esta información por ti. 

Primero, acude a los navegadores web que uses más a menudo. Casi todos ellos almacenan automáticamente tus nombres de usuario y contraseñas cuando inicias sesión en  alguna web. Para consultar estos datos guardados, sigue estos pasos según el navegador que uses:

  •     Chrome: Ve a Configuración - Contraseñas
  •     Edge: Ve a Configuración - Contraseñas
  •     Firefox: Ve a Opciones - Privacidad y Seguridad - Cuentas guardadas
  •     Safari: Ve a Preferencias - Contraseñas

Si utilizas gestores de contraseñas, consulta sus opciones porque seguramente tienen cuentas tuyas almacenadas.

Desde hace un par de años cada vez hay más páginas web y servicios que te dejan iniciar sesión usando tus cuentas de Facebook, Instagram, Google… Así que si entras en  estas cuentas principales podrás comprobar las apps registradas.

  •     Facebook: Ve a Configuración - Apps y sitios web
  •     Google: Haz clic en este enlace, luego a Seguridad. Examina las secciones Apps de terceros con acceso a la cuenta o Inicio de sesiones en otros sitios
  •     Instagram: Ve a Configuración - Aplicaciones y sitios web
  •     Twitter: Ve a Configuración - Seguridad y acceso a la cuenta - Aplicaciones y sesiones - Aplicaciones conectadas
  •     Apple ID: En tu iPhone o iPad, ve a Configuración - Contraseñas y seguridad - Aplicaciones que usan tu Apple ID

Más todavía: abre tu servicio de email y usa el buscador para escribir palabras como "contraseña", "cuenta", "usuario", "sesión"… para encontrar aquellas cuentas que  todavía estaban olvidadas. Haz lo mismo en los servicios de almacenamiento en la nube como Google Drive. Y revisa libretas, notas y similares por si apuntaste alguna.

Finalmente, existen muchas páginas que te avisan si tus contraseñas han sido hackeadas. Entra en páginas como Haveibeenpwned o checkusernames.com para curarte en salud.  En el caso de la primera, contrasta la información que introduzcas con las brechas de ciberseguridad más importantes y críticas. Si tu contraseña ya no es segura, te  avisarán.

Paso 2: Recupera tus contraseñas

 

No podrás acceder a estas cuentas recuperadas si no recuerdas las contraseñas. Si has usado tu navegador o tu gestor de contraseñas, estos habrán recordado las  contraseñas por ti así que te será fácil entrar en las cuentas.

En el caso de que no recuerdes nada de nada, tendrás que acudir a la típica opción de recuperar tu contraseña. Esto solo te funcionará si aún tienes la cuenta de email  que usaste para iniciar sesión en su día (o el número del móvil para casos más modernos). Crea una nueva contraseña siguiendo los pasos de cada servicio o web, y  listos.

Si no puedes recuperar las contraseñas con el método de arriba, en algunos casos encontrarás fácilmente el email de contacto con la empresa de turno. Escríbeles para  ver si te pueden forzar un reinicio de contraseña.

Paso 3: Elimina tus cuentas viejas

 

En un mundo ideal, debería existir la opción de eliminar una cuenta automáticamente si no se accede a ella en un tiempo largo. Por desgracia, esto es inviable, ya que  el usuario debe tener siempre el derecho final de cerrar por voluntad propia sus cuentas. Así que vas a tener que cancelarlas una a una a la vieja usanza.

El problema añadido es que cada servicio o página web tiene su forma de eliminar sus cuentas. Si te está costando encontrar esa opción, seguro que se encuentra en  secciones de Configuración como Cuenta, Perfil o Privacidad. Acude a las guías o preguntas frecuentes del servicio en cuestión si están a la vista, porque seguro que te  echarán una mano.

Fuente: Business Insider España

Coffee break en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído