Más artículos

Emprender en Argentina: ¿cómo se enfrenta la crisis al frente de una startup?

Emprender en Argentina: ¿cómo se enfrenta la crisis al frente de una startup?
Toda crisis trae oportunidad. Uno de nuestros inversores nos mencionó que en estos momentos hay que cerrar los ojos y esperar que pase la tormenta
Por Alan Mac Carthy*
01.10.2019 12.14hs Startups

"Muchos dijeron que emprender era complicado, pero tampoco tanto". Eso me dijo mi socio y gran amigo, Fabian Mealla, después de escuchar la conferencia del Ministro de economía el miércoles 28 de agosto, el mismo día que se anunció el "reperfilamiento" de la deuda argentina. En concreto, el Gobierno anunciaba que postergaria el pago de sus bonos de corto plazo y evalauaria extender la deuda de mediano / largo.

Ese día, casi sin tomar dimensión de lo que estaba ocurriendo, nos adentramos en la mayor tormenta que habíamos experimentado como empresa y emprendedores.

¿Por qué digo tormenta? La industria de Fondos Comunes de Inversión estaba a punto de perder el 50% de su patrimonio en dólares y estaría paralizada por 10 días hábiles sin permitir ingresos o rescates de dinero. Los diarios y medios de comunicación no dejaban de anunciar las consecuencias negativas de estas medidas y los miembros del equipo recibíamos mensajes de amigos y familiares preguntándonos cómo estábamos.

Luego de ese miércoles fatídico, se comenzaba a planear día a día, y nuestra dinámica como empresa cambió por completo. Abandonamos tareas y trabajos de todas las áreas para abordar este tema. Se ponía en juego la capacidad de reacción profesional y nuestra contención psicológica.

Tomamos varias decisiones organizativas: marketing y operaciones pasarían a ayudar al área de "Customer Success" y el equipo de desarrollo que se encontraba finalizando nuestra querida y tan esperada versión 2.0, debía apurar su lanzamiento y concentrarse en sumar nuevos vehículos de inversión más conservadores y sin "riesgo Argentina".

Estos activos debían funcionar en la nueva actualización, por lo que esta se debía terminar de construir para luego lanzar a los usuarios. Entre medio se debía solucionar todas las fallas que no habían sido solucionadas aun y volver a iterar con los usuarios.

Los días eran largos y el mañana, impredecible. En Front nos gusta pensarnos como una gran familia, y eso fue lo que hizo que podamos entendernos y adaptarnos rápidamente a la nueva dinámica. Todo startup tiene este beneficio, al no ser una gran corporación las decisiones e interacción se dan con mayor velocidad.

El jueves 5 de septiembre nos reunimos con el bróker con el que trabajamos y nos informaron las medidas a seguir. Ellos habían trabajado incontables horas, incluyendo el sábado y domingo, para alcanzar una solución y fue recién ese día cuando pudimos empezar a visualizar una salida. Esta solución suponía otras 48hs de implementación a nivel sistemas, por lo que debíamos armarnos de paciencia y esperar al lunes.

Toda crisis trae oportunidad. Uno de nuestros inversores nos mencionó que en estos momentos hay que cerrar los ojos y esperar que pase la tormenta. Una vez que se alcance la tranquilidad, la industria no será la misma y nosotros habremos aprendido varias lecciones.

Por nuestro lado, aprovechamos para unirnos aún más con los clientes. Me llevo innumerables charlas donde, al brindarles toda la información y con la mayor transparencia posible, ellos nos alentaban a seguir adelante y no bajar los brazos.

Un día antes de la normalización de las operaciones, tomamos una decisión. Posiblemente haya sido la decisión que resume esta semana y media de trabajo.

Decidimos que a todos los usuarios que tenían un objetivo conservador en Front y habían ordenado retirar el dinero durante los días que no tuvimos operaciones, les íbamos a compensar con nuestro propio dinero las eventuales pérdidas. Algo que nunca se hizo en nuestro país. ¿La reacción? Muchos de ellos entendieron que no éramos parte del problema y decidieron no aceptarla. Nunca imaginamos semejante aceptación y respeto.

Hoy todo lentamente está volviendo a la normalidad. Argentina sigue siendo el mismo país complejo y nosotros unos emprendedores más dentro de un conjunto de muchos otros que creen y luchan por sacar este país adelante. Nadie dijo que iba a ser fácil, pero vale la pena el intento.

*Alan Mac Carthy es fundador de Front, una app que ayuda a ahorrar e invertir a sus usuarios en base a sus objetivos de ahorro.

Te puede interesar

Revolución del trabajo

En primera persona

La economía de los servicios: el motor del desarrollo futuro

Empleo 4.0 Por Santiago Lamberti*
Recomendadas