Más artículos

Ni acciones, ni bonos: estas son las inversiones más innovadoras del mercado argentino

Ni acciones, ni bonos: estas son las inversiones más innovadoras del mercado argentino
Con la llegada de las fintech, las opciones disponibles son más variadas, ágiles y con menores requisitos. Cuáles son las alternativas
Por Rocío Bravo
10.10.2018 21.03hs Mundo Fintech

En el último tiempo se ha dado un cambio de paradigma en donde las instituciones financieras han dejado de ser el único vehículo de préstamos o inversiones para las personas. En la actualidad existen plataformas de financiamiento colectivo, o crowdfunding, mediante las cuales las personas pueden invertir en un proyecto a través de una página web de manera inmediata, de una forma mucho más simple, rápida y sin burocracias.

Un caso es Afluenta, la primera red de finanzas colaborativas que administra préstamos entre personas que buscan hacer trabajar su dinero o quieren encontrar créditos más humanos.

"Conecta a quienes necesitan un crédito para financiar sus proyectos (arreglo de una casa, consumo, compra de un auto, financiar la tarjeta de crédito) con inversores que tienen dinero excedente e invierten en esas personas. Aquí la gente se financia entre sí", explica Alejandro Cosentino, su Fundador y CEO.

La Argentina tiene una relación de crédito sobre el PBI del 14%, una de las más bajas del mundo. "No hay crédito para todos y la banca se concentra en un grupo minoritario de gente, entonces las financieras piden crédito a los bancos para darle al resto de las personas a una tasa muy alta. Afluenta lo que hace es distribuir entre los actores el margen que tradicionalmente se llevan los bancos", argumenta Cosentino.

"Solicitar un crédito a través de Afluenta es más fácil, rápido y seguro y, dado que varias personas compiten por participar en el mismo crédito, las tasas de interés pueden ser menores a las que el solicitante publica. Y los inversores, con sus ofertas de inversión, también pueden obtener excelente rentabilidad ofreciendo mejores tasas a quienes solicitan créditos. De este modo, todos se favorecen", asegura.

Otra opción disponible en el mercado es Wuabi, una plataforma de crowdfunding para conocer, elegir e invertir en proyectos productivos agropecuarios.

Alan Boryszanski, su CEO y Fundador, explica cómo funciona. "Wuabi presenta proyectos que pueden ser de productores directos, sociedades administradoras de explotaciones productivas y/o fideicomisos. Es ideal para que pequeños y medianos ahorristas puedan participar de un mercado en crecimiento.Lo que obtiene el ahorrista es el derecho por sobre un rinde productivo. Dicho derecho puede manifestarse dependiendo el interés del productor, en un retorno económico, por ejemplo, una tasa de interés, o en productos finales para consumo".

También existen plataformas como NegoZona que te dicen cómo, dónde y a cuánto comprar un fondo de comercio o una franquicia. "A través de la plataforma conectamos vendedores, ya sea dueños directos, brokers o franquiciantes, con personas que están buscando un negocio para comprar. El contacto generado entre las partes es directo", explica Francisco Bastard, su fundador.

Por último, hay casos como Inbest Network, una plataforma para invertir en fondos de criptomonedas. Leopoldo Simini, Technology Strategist de la compañía, explica: "Es un proyecto que nació bajo la premisa y la visión de facilitar el acceso a las criptomonedas para todo el mundo, facilitando plataformas y tecnologías que permitiesen a cualquier persona no tener que lidiar con el aspecto más técnico y complejo del mundo crypto".

Momentos oportunos para invertir en lo alternativo

Desde una visión más general, Diego Gonzalez Bravo, Managing Partner en Cygnus Capital, una firma de capital de riesgo enfocada en startups y compañías de tecnología en etapa temprana en Latinoamérica, destaca que "el ecosistema de startups argentino es muy rico y todos los sectores demandan. Hay emprendimientos nuevos levantando capital en todos los sectores".

"Nosotros particularmente estamos enfocados en algunos de ellos en donde vemos muy buen potencial: Fintech, Agtech, Biotech, Cleantech. Por otra parte, más allá de esos verticales por industria, hay tecnologías que son transversales a todos los verticales y vemos proyectos en distintas áreas como puede ser Blockchain, IoT e inteligencia artificial", completa.

En tanto que Sebastian Ortega, Fundador y CEO de South Ventures, plataforma de Venture Capital online de América Latina, también sostiene que hay un fuerte interés por el rubro de la tecnología financiera.

Por un lado, dice el ejecutivo, "la industria financiera es muy grande y atractiva para cualquier proyecto que consiga destacarse y a eso se le sumó que el año pasado el precio del Bitcoin movió el piso de las grandes compañías financieras del mundo, atrayendo la atención a proyectos que pueden cambiar estas industrias por completo. Todavía estamos transitando los primeros pasos de estos cambios y por eso los inversores invierten (e invertimos) mucho dinero para ser parte de ellos en el largo plazo".

Cosentino comenta que en agosto pasado Afluenta tuvo un pico histórico. "Se dieron 741 préstamos por más de 46 millones de pesos". Actualmente el retorno que está obteniendo un inversor por invertir en Afluenta, en promedio, está alrededor de un 58%.

Según el ejecutivo, "esta es una alternativa de inversión más a otras que existen en el mercado", ya que los inversores participan en créditos con tasas que van del 42 al 70%, por lo que es interesante en un menú de inversiones donde participan. Los inversores que invierten en nosotros también tienen inversiones en plazo fijo, en dólares, en fondos comunes de inversión".

Por su parte, el fundador de NegoZona percibe "una gran oportunidad en las franquicias lowcost, es decir, aquellas que requieren un bajo nivel de inversión, con pequeños costos de estructura, y rápidos recupero de inversión".

 "En general, vemos una necesidad instalada de las marcas de tener una plataforma para poder generar no sólo nuevos franquiciados, sino el refranchising de puntos de ventas actuales, esto es, incorporar un nuevo franquiciado a un punto de venta en funcionamiento. NegoZona viene en respuesta a estas necesidades. Tanto para las franquicias como también para los fondos de comercio se están destacando principalmente aquellos con propuestas saludables y apuntados al bienestar, como también modelos gastronómicos con bajos costos fijos", ejemplifica Bastard.

Desde el punto de vista de Boryszanski, "la Argentina es mundialmente reconocida por sus potencialidades agropecuarias por lo que oportunidades no faltan".

"Los rubros que percibimos como más interesantes y que adicionalmente son los que tienen una necesidad más concreta para desarrollarse, dar a conocer sus procesos y productos son aquellos de especialidades alimentarias, como producciones biodinámicas, orgánicas, y/o aquellas que tengan alto valor agregado", completa.

En la crisis está la oportunidad

De acuerdo con el fundador de NegoZona, "los momentos de inestabilidad económica pueden ser una muy buena oportunidad para invertir en un negocio o franquicia. A mayor riesgo más grande puede ser el beneficio". Sin embargo, independientemente de la situación económica, es importante dar un valor agregado a los usuarios.

"No debemos limitarnos únicamente a encontrar puntas entre compradores y vendedores, sino a generar las herramientas necesarias para que se logren las transferencias de negocios", remarca Bastard.

Y completa: "Es importante generar información útil y necesaria para la transferencia de negocios; facilitar una herramienta de tasación que ayude a establecer un precio; y financiación para la compra de negocios y franquicias. Si bien en la plataforma aún no está incorporado, estamos en tratativas con entidades financieras que puedan dar línea de créditos para apoyar las transacciones".

Por su parte, Boryszanski, de Wuabi, considera que "una plataforma de crowdfunding pretende generar inclusión e igualdad de oportunidades, potenciando a poblaciones sub-servidas y/o excluidas al eliminar intermediarios tradicionales". 

En este sentido, advierte: "En una coyuntura de inestabilidad económica, se vuelven más relevantes puesto que, en primer lugar, dichas poblaciones tienden a crecer en proporción a las que si tienen acceso a satisfacer plenamente sus necesidades financieras o de consumo. Por otro lado, en la mayoría de las plataformas, se logra independizar al sistema en gran medida de variaciones macroeconómicas, debido a que las participaciones se traducen en proporcionales de activos reales".

Para el CTO de Inbest Network no caben dudas de que el potencial de Blockchain y las criptomonedas radica en su capacidad para transformar la economía y los mecanismos de redistribución de la riqueza.

"Si bien es una industria que recién ahora está surgiendo en forma masiva y se encuentra en una etapa de concepción, ya ha demostrado que plataformas como Inbest pueden ayudar a desarrollar mecanismos más inclusivos y a su vez a empoderar a las personas. Millones de personas no bancarizadas, por medio de tecnologías como estas, podrán a futuro acceder a nuevos mecanismos de financiación y del manejo del dinero que hoy le son inaccesibles", vaticina.

Colaborar para ganar

Las plataformas de crowfunding estimulan la creación y desarrollo de cierto tipo de negocios innovadores que de otra forma no conseguirían financiamiento. "Contribuyen a impulsar el crecimiento de un país con productos que mejoran la calidad de vida de las personas, generan empleo y atraen de divisas en el caso de las que exportan", asegura Ortega, y añade: "Si el país está creciendo, ayudan a potenciarlo. Si el país está en un estado de inestabilidad, ayudan a estabilizarlo y a sacarlo más pronto de esa situación".

Por su parte, González Bravo coincide en que las plataformas de crowdfundingson una excelente herramienta, pero según él no han despegado en la Argentina. La Ley de Emprendedores creó el régimen de financiamiento colectivo y le dio potestad de regulación a la CNV (Comisión Nacional de Valores), pero la reglamentación que impuso la CNV fue demasiado restrictiva y entonces las Plataformas de Financiamiento Colectivo aún no han despegado.

Desde el gobierno están propiciando cambios en la reglamentación y en el sector privado (ARCAP, ASEA y la Cámara Fintech) hay total disposición para colaborar en ello. "Ojalá pueda encontrarse la forma para que el régimen comience a funcionar", anhela el vocero.

En este sentido, Ortega considera que "en la Argentina se encuentran todavía en un estadio incipiente", ya que hay pocas iniciativas y la situación del país no es la ideal para que los inversores se animen a volcarse con confianza en alternativas que tienen alto nivel de riesgo".

Y completa: "Aunque estas inversiones son un buen remedio contra las recesiones, suele ocurrir también que es cuando menos actividad de este tipo se encuentra".

En resumen, se trata de alternativas para aquellas personas que no pueden invertir en determinados segmentos por no contar con los montos mínimos de inversión o simplemente por desconocimiento de las oportunidades. Estas startups brindan a los pequeños y medianos ahorristas la posibilidad de participar en proyectos de distintas industrias antes muy lejos de sus posibilidades, y mejor aún, de hacerlo desde cualquier lugar, de manera simple y online.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Te puede interesar