Más artículos

Debate por la reducción de las jornadas laborales: ¿qué opinan los trabajadores?

Debate por la reducción de las jornadas laborales: ¿qué opinan los trabajadores?
Randstad realizó una encuesta para comenzar a vislumbrar los efectos en salarios y productividad que podría tener esta medida
18.10.2019 09.51hs Innovación

En Chile se está debatiendo la reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. En este contexto, Randstad realizó una encuesta para comenzar a vislumbrar los efectos en salarios y productividad que podría tener esta medida.

La medición arrojó que 86% de los consultados desestima el riesgo de perder su puesto y 58% un menor sueldo. Entre quienes temen alguna disminución, 39% tienen entre 25 y 34 años, seguido por un 30% en el segmento de 35 a 44%.

El director de Staffing & Outsourcing de Randstad, Francisco Torres, ve natural la mayor inquietud de los más jóvenes, pues su tasa de rotación es más alta, del orden de 25% versus 15% en quienes tienen más de 55 años.

En el terreno de la productividad, un 49% de los encuestados estima que aumentaría y 44% que se mantendrá. Entre los más optimistas, 43% ocupa posiciones de analistas y especialistas; 33% son jefes y gerentes; y 18% administrativos y asistentes.

Sobre este punto, Torres advierte que se da en un contexto en que la productividad total de factores acusó una caída de 0,2% en el segundo trimestre, luego del retroceso de 0,6% en el cuarto precedente, un cuadro que se ha mantenido durante los últimos 20 años.

A la luz de los resultados, el ejecutivo sugiere no minimizar el 37% que piensa que las 40 horas podrían traducirse en más empleo informal. Esto, explica, porque si bien la iniciativa tiene el espíritu de fomentar la conciliación vida laboral-familiar, existe la percepción de que el tiempo adicional se usará en generar otra fuente de ingreso.

Objetivos en la mira

Puestos en el escenario de elegir el tipo de jornada, un 78% de los encuestados apoyó una de carácter flexible y que se sustente en el cumplimiento de objetivos.

Naturalmente, dice Torres, el respaldo más alto se observó entre los jóvenes (18 a 24 años), un hecho que se condice con el interés por compatibilizar trabajo y estudio. A esto se suma el factor de la tecnología, que permite la conexión desde cualquier lugar, por lo que ya no es un impedimento laboral el lugar físico donde se encuentre la persona.

En el caso del tramo de 25 a 44 años, la valoración responde especialmente a la independencia que da la búsqueda de metas.

Para Torres, más que pensar en un cambio de jornada, lo relevante es modificar la mentalidad empresarial, "generando una cultura de engagement y de trabajo por objetivos a través de una evaluación de desempeño que se apegue fielmente al cumplimiento de las metas propuestas".

"Todas las medidas que vayan en pos de aumentar la flexibilidad, ya sea en la jornada horaria, en el tipo de contrato (empleo temporal) o en la modalidad de desempeñar las funciones (home office), no solo son positivas desde el punto de vista del ahorro de costos para las compañías, sino que también influyen en la satisfacción de los empleados, lo que repercutirá en los indicadores de producción, un ítem que en Chile está en deuda", dijo el ejecutivo.

Te puede interesar