Más artículos

Algunos países comienzan a explorar la flexibilización de la edad laboral: ¿por qué?

Algunos países comienzan a explorar la flexibilización de la edad laboral: ¿por qué?
Los jóvenes no salen tan pronto como lo hacían antes, y pasan mucho más tiempo estudiando, lo que borra las divisiones generacionales.
15.10.2019 09.06hs Innovación

A sus 97 años, John Goodenough se convirtió la semana pasada en la persona más longeva en ganar un Premio Nobel. El profesor de química estableció así un precedente: 33 años antes de ganar el premio, su empleador, la Universidad de Oxford, trató de hacer que se retirara antes de lo que él quería. Según sus propias palabras, "huyó" a Texas, donde pasó todo el período de intervención felizmente trabajando, a menudo los fines de semana.

El trabajo del profesor Goodenough demuestra lo que está mal en la tan contada historia en los países ricos sobre los jóvenes, que soportan una carga cada vez mayor a medida que apoyan a una población que envejece. Aquellos como el profesor, que quizás se hubieran jubilado en medio de sus 60 años, ahora trabajan más tiempo.

Tal como explico el sitio Diario Financiero de Chile, los jóvenes no salen tan pronto como lo hacían antes, y pasan mucho más tiempo estudiando. Los científicos sociales han usado tradicionalmente un "índice de dependencia", que compara el número de personas entre las edades de 15 y 64 años con el resto de los demás para evaluar la sostenibilidad de los estados de bienestar.

Aquellos en "edad laboral" deben apoyar a los que no pueden trabajar. Una alta tasa de dependencia significa que menos personas están financiando programas de salud, educación y seguridad social.

Esta visión de la fuerza laboral, que data de la creación de estados de bienestar a principios del siglo XX, está desactualizada. Los avances en la medicina significan que muchas personas pueden y eligen trabajar mucho más de 65 años. Otros, especialmente los mal pagados, que no han acumulado derechos de pensión privada, se han visto obligados a seguir trabajando a medida que aumentan las edades de las pensiones estatales.

Automatización

Mientras la globalización y la automatización han reducido el número de empleos manufactureros en los países ricos, los trabajadores en Occidente han podido continuar por más tiempo.

El trabajo físico desgastaba los cuerpos de los trabajadores de las fábricas y los mineros, pero los contadores y los operadores de centros de atención telefónica enfrentan diferentes tipos de estrés.

En Estados Unidos, donde la participación general en la fuerza laboral ha disminuido desde la crisis financiera, las personas mayores de 65 años tienen más probabilidades de estar trabajando ahora que antes de 2008.

Este patrón es el mismo en todos los países ricos. Un cuarto de los neozelandeses mayores de 65 años son parte de la fuerza laboral, en comparación con aproximadamente el 15% de hace una década; el 18% de los suecos mayores de 65 años están ahora en el mercado laboral, comparado con el 12% en 2008.

La vida laboral también ha caído en el extremo inferior. En la mayoría de las sociedades occidentales, muy pocos trabajadores comienzan hoy sus carreras a los 16 años. La mayoría de estos países tienen educación obligatoria hasta al menos los 18. En el Reino Unido, la mitad de los que abandonan el colegio ahora asisten a la universidad y muchos toman años sabáticos, lo que significa que sus carreras a menudo comienzan más cerca de los 22 que de los 16.

Las tasas de participación de los jóvenes de 15 a 19 años en Dinamarca han disminuido en aproximadamente 10 puntos porcentuales, mientras que en Irlanda han disminuido en 20 puntos.Todos estos cambios hacen que la definición tradicional de "edad laboral" sea redundante.

Te puede interesar

Revolución del trabajo

En primera persona

La economía de los servicios: el motor del desarrollo futuro

Empleo 4.0 Por Santiago Lamberti*
Recomendadas