Más artículos

Crece el uso de motos eléctricas para ir a trabajar: qué modelos se ofrecen y de cuánto es el ahorro frente al auto

Crece el uso de motos eléctricas para ir a trabajar: qué modelos se ofrecen y de cuánto es el ahorro frente al auto
Es la diferencia que existe entre recargar el vehículo con la electricidad del hogar versus llenar el tanque de nafta de un clásico de cuatro ruedas
Por Guillermina Fossati
01.08.2019 06.15hs Innovación

Los altos costos asociados al mantenimiento de un auto dieron lugar a que muchas personas que hasta ahora no había pensado en otro medio de transporte para el uso diario, cambien de idea. Así, las motos fueron ganando terreno.

Entre 2010 y el 2017 -que fue récord en ventas con 688.000 unidades- el incremento fue de casi 40%. Si bien el total de patentamientos entre fines del año pasado y el primer semestre de 2019 cayó -tal como ocurre en el mercado automotor-, cada vez es más grande y variada la oferta de motovehículos, scooter y ciclomotores.

Este incremento también se fue dando por algunos cambios en el mercado convencional:

- Regresaron muchas marcas que se habían ido en 2015 por la traba a las importaciones

- Se sumaron nuevas (Augusta, Royal Enfield, Indian, BMW Motorad)

- Aumentó la oferta de modelos de mayor cilindrada (los que dominan el mercado siempre son los más chicos)

- Y, por último, empezaron a asomar las eléctricas

Estos modelos, impulsados por baterías en lugar de motores a combustión, están ganando terreno gracias a la mayor variedad de productos y, en particular, a un tema clave: la necesidad de más personas de reducir sus gastos mensuales. Más precisamente, los de lunes a viernes, como la nafta, mantenimiento del vehículo y el alquiler de una cochera.

Omar García, vicepresidente de Lucky Lion, compañía que en 2007 fue la primera en comercializar unidades 100% eléctricas en Argentina, asegura: "Hace 8 años, los clientes que entraban a un concesionario no sabían qué era una moto de este tipo. Tras una larga explicación, el remate era: '¿Dónde está el tanque de nafta?'. No se entendía el concepto".

Hoy día, la situación es diametralmente opuesta: "Eso ya no sucede. El comprador sabe de qué se trata y entra al local con la decisión tomada y el modelo que le gusta".

Lucky Lion es actualmente la única marca con una red oficial en todo el país, con 25 concesionarios y ocho modelos diferentes. "Hasta hoy llevamos vendidas 14.000 unidades", explica el directivo, y añade que el ritmo de ventas ha venido creciendo sostenidamente en este último tiempo.

La empresa se caracteriza por ensamblar en el país las motos que comercializa, si bien la mayoría de las piezas son importadas, ya que no existe a nivel local producción a escala.

"En 2007 fuimos a recorrer diferentes mercados con la idea de tener motos eléctricas. Todavía no se hablaba del tema en Argentina, era muy lejano. Elegimos dónde comprar y comenzamos a armar los productos en una fábrica local. Fuimos cambiando y mejorando. Hoy, incluso, vendemos productos con certificación europea", comenta García.

El cambio de oferta y demanda no es lo único que evolucionó en el país. También se avanzó en los tiempos de homologación, proceso que en sus inicios llevó varios años.

"En 2008 recurrimos al INTI y no sabían cómo definir estos modelos. Por ejemplo, los ítems de cilindrada y potencia quedan vacíos, entonces siempre fue un problema y no se llegaba fácilmente a la aprobación", revela el ejecutivo.

Recién este año el sistema comenzó a actualizarse. Según señalan a iProUP los importadores independientes, hoy la respuesta de los organismos especializados en homologación es considerablemente más rápida.

En cambio, la traba a superar es la comercialización en cada provincia y ciudad, otro aspecto que hasta ahora retrasó el ingreso de las motos eléctricas de forma masiva. Al no pertenecer a una categoría de vehículos específica, se requiere que cada municipio reglamente la circulación, porque al tener un sistema de propulsión diferente necesitan una autorización especial.

"Se deben hacer reglamentaciones con obleas especiales en cada ciudad, y de acuerdo a eso vamos extendiendo también el radio de venta. De eso depende en parte nuestro crecimiento", explican desde Lucky Lion.

Los productos

Emuv y Zanella son, junto con Lucky Lion, las marcas que pueden elegirse en el mercado local. La primera es la compañía con mayor variedad de modelos, entre los cuales existen ocho opciones con valores que van desde los u$s1.400 a u$s2.090. Ofrecen una autonomía promedio de 40 kilómetros y la recarga se realiza en un enchufe convencional en un tiempo de tres horas, si es de litio, o de 8 si es de plomo de ácido.

Este aspecto es clave para determinar el valor de la moto, porque en caso de equiparla con la opción más rápida se encarece, si bien ofrece mayor autonomía y pesa menos, haciendo más eficiente el manejo. 

Otro dato importante es que las baterías de plomo de ácido se deben recambiar a partir del año y medio de uso, y su precio va desde los u$s330 hasta los u$s415.

Respecto de los modelos de Lucky Lion, su gama está compuesta por las nuevos Abstract y Abstract Litio; Dinamic, Diamont Litio, Diamond; Italian, King y New Tri.

Todas están equipadas con un motor Brushless de 800 watts y 1200 watts, con un voltaje de 48v a 72v.




Al ser vehículos eléctricos, todas las unidades cuentan con un cargador externo diseñado especialmente para el pack de baterías.

Según explican desde la empresa, se trata de un cargador inteligente. Esto quiere decir que detecta automáticamente la carga que poseen y gestiona cuándo entregarle energía y cuándo no. 

En este sentido, sostienen que una de las ventajas más valoradas por los clientes es la economía de su recarga, lo cual implica, a grandes rasgos, invertir de forma inicial en el vehículo y luego no tener mayores gastos.





Por ejemplo:

- Para cargar la totalidad de la batería, que permite recorrer 35 kilómetros, se gastan en promedio $3,2 (medición en un hogar que consume entre 200-400 kw x mes con un valor promedio de $3.70 del kw.)

- Mientras que al optar por un vehículo alimentado a nafta súper (considerando un promedio de $48 el litro y un consumo de 8 litros cada 100 kilómetros), el gasto para hacer la misma distancia será de $210.

Si esas cifras pasan a ser mensuales, en la moto se destinarán $77 mientras que en un naftero se requerirán de $5.040 para completar esos 35km diarios.

En tanto, si se transita una distancia mayor, por ejemplo 100km promedio por día, los guarismos son $220 $11.500 respectivamente (moto eléctrica vs auto).






Pasando a los modelos de Emuv, la firma ofrece las unidades Miku ($118.000) y Grace (desde los $72.000 a $94.000). Además, cuenta con otras propuestas -Ibiza e Ibiza Choper- y en pocos meses más sumarán dos nuevas scooter.

La firma utiliza baterías de gel, un poco más económicas, y de litio, que son las más efectivas. En el caso de Miku, su autonomía es de 60 km y alcanza una velocidad máxima de 45 km/h. La batería se recarga en 4 horas.

Grace, en cambio, alcanza un máximo de 50 km/h y la autonomía llega a 60 km.




Algunas de las características especiales para destacar de estos modelos son la inclusión de puertos USB para recarga de celulares, control crucero de velocidad y la inclusión de alarma antirrobos.

La empresa también es representante de Ecooter, una marca internacional especializada en motos eléctricas de alta gama. Estos scooters se destacan por su mayor equipamiento, con tablero y velocímetro LED digital con dos modos de conducción. Incluso, suman bloqueo y desbloqueo remoto vía App.


Zanella, la tradicional compañía de motocicletas, también se sumó al mercado eléctrico con la e-Styler. Este modelo posee un voltaje de 48v y una batería de Ion Litio que permite recorrer hasta 30 km con una velocidad máxima de 40 km/h.

Según la empresa, se trata de un producto que recién se está probando en el mercado y que todavía no trascendió por sobre los modelos convencionales de la marca.

Ventajas y desventajas

Con estas características, las motos eléctricas empiezan, lentamente, a ir sumando adeptos. Queda mucho camino por recorrer, pero tienen buenas chances de ser protagonistas al ser más accesibles que los autos y proponer precios accesibles.

Su posicionamiento en el país, según los importadores, irá creciendo junto con una tendencia que se manifiesta desde hace tiempo: cada vez son más los usuarios que eligen nuevas formas de movilidad urbana ante el costo más elevado de la nafta, la saturación de vehículos y las demoras para estacionar.

También el cliente se diversifica. "El público que compra estos modelos tienen entre 25 y 45 años, la mayoría son hombres, pero todo está cambiando y ahora más mujeres se van sumando a esta tendencia. Una gran ventaja es que son muy fáciles de manejar, además de permitir ahorrar mucho dinero", añade García.

El ahorro en la recarga eléctrica versus la nafta, desde ya, es clave. Además, los vehículos eléctricos son más económicos de mantener que los tradicionales. En estos casos, solo se recomienda comprobar la suspensión delantera, el chasis del vehículo y el grabado de ranuras de las ruedas.

También, como parte de los controles, se debe comprobar si la bocina funciona correctamente (es útil teniendo en cuenta que el motor eléctrico no emite sonido) y hay que tener en cuenta que, aunque no se utilice la unidad durante mucho tiempo, la carga se debe realizar cada 15 días para mantener la vida útil de la batería.

Te puede interesar
Recomendadas