Espías digitales: conocé por qué tus datos "valen oro" en el mundo digital

Espías digitales: conocé por qué tus datos "valen oro" en el mundo digital
Somos la suma de lo que tuiteamos y de la cuentas con las que más nos relacionamos. ¿Cuan vulnerables somos en el mundo digital?
Por *Diego Pasjalidis
14.06.2021 12.32hs Innovación

"Seis grados de separación" es una teoría que intenta demostrar que un individuo puede estar conectado a cualquier otra persona del mundo a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios.

Según esta teoría, cada persona conoce – entre amigos, parientes y compañeros de trabajo o escuela – a unas cien personas, en promedio. Si cada uno de esos conocidos cercanos se relacionara a su vez con otras 100 personas, cualquier persona podría pasar un mensaje a 10.000 personas más, tan sólo pidiendo a sus amigos que pasaran el mensaje a sus amigos.

Estos 10.000 individuos serían contactos de segundo nivel, ya que si bien no son conocidos pero los puede conocer fácilmente pidiendo a sus amigos y familiares que se los presenten, y a los que se suele recurrir para ocupar un puesto de trabajo o realizar una compra.

Si esos 10.000 conocen a otros 100, la red ya se ampliaría a 1.000.000 de personas conectadas en un tercer nivel, a 100.000.000 en un cuarto nivel, a 10.000.000.000 en un quinto nivel y a 1.000.000.000.000 en un sexto nivel. En seis pasos, y con las tecnologías disponibles, se podría enviar un mensaje a cualquier individuo del planeta.

El número Bacon

Internet y luego el surgimiento de las redes sociales ha posibilitado que esta teoría planteada en los años 30 hoy pueda llevarse a la práctica con mayor facilidad a través de las redes sociales.

El "número de Bacon" representa el número de actores o actrices que separan a cualquiera de ellos con Kevin Bacon, a partir de información extraída de bases de datos de Wikipedia y relacionada a partir de las apariciones de los actores con personas que han trabajado con Kevin Bacon o con alguien que tenga el menor número de Bacon posible. Existe un portal que lleva activo desde casi dos décadas (http://oracleofbacon.org) en donde se puede ingresar cualquier actor internacional y a partir de allí saber cuán lejos están de la estrella centro del universo actoral.

Ricardo Darín y el número Bacon
Ricardo Darín y el número Bacon.

En esta imagen vemos que el actor argentino Ricardo Darín tiene el número Bacon "2" ya que participó en la película The Stranger junto a Peter Riegert, quien a su vez estuvo en Animal House junto a Kevin Bacon. Por lo que si Darín quisiera hablar con Bacon, solo debe pedirle a Peter su contacto telefónico.

Aunque este sitio parece llevar todo hacia la relación con Bacon, puede buscarse el grado de relación de prácticamente cualquier actor famoso del mundo. De hecho, Darín también puede llegar a Arnold Schwarzenegger en sólo dos pasos.

Esta lógica nos permite relacionar a la mayoría de los profesionales a través de redes como LinkedIn, adonde podemos conocer los eslabones intermedios para acceder a una determinada persona en dicha red social.

Redes sociales: oportunidades y amenazas 

Somos la suma de lo que tuiteamos y de la cuentas con las que más nos relacionamos. Así como en las relaciones personales como en las digitales siempre hay un número de contactos con el que interactuamos más que con el resto. Esto suma a la teoría de los seis grados un componente fundamental: el grado de profundidad en las relaciones que tenemos.

Para evidenciar esto, un desarrollador creó el portal web Chirpty (https://chirpty.com/) en el que tan solo colocar nuestro usuario de twitter nos brindará un círculo con los avatares de las cuentas con las que más interactuamos, divido en tres: el primer círculo de 8 contactos, el segundo de 16 y el tercero de 26.

Si bien los resultados se dan en segundos, la versión gratuita a veces nos hace esperar 15 minutos para realizar nuestra consulta en el caso que la página esté muy concurrida.

Lo interesante es que cualquier persona puede conocer el grado de interacción de cualquier usuario en la red y evidenciar cuan fácil es hoy hacer "inteligencia" simple con herramientas gratuitas y accesibles.

Imaginemos la cantidad de datos que entregamos cada vez que descargamos una App o que interactuamos en una red social. Imaginemos lo que herramientas de analítica e inteligencia artificial podrían llegar a procesar para dirigir campañas de marketing, permitir que ciertas cuentas vean más una información que otras, entre otras.

En el mundo digital nuestros datos son oro, y dejamos polvo digital tras cualquier interacción que tengamos en redes, apps e internet.

Por Diego Pasjalidis