Más artículos

Para el CEO de Google, Sundar Pichai, "la inteligencia artificial debe ser regulada"

Para el CEO de Google, Sundar Pichai, "la inteligencia artificial debe ser regulada"
El CEO de Google y Alphabet publicó una editorial donde explica sus razones y pide generar un marco internacional para el uso de esta tecnología
21.01.2020 10.35hs Innovación

El CEO de Google y Alphabet, Sundar Pichai, aseguró que la inteligencia artificial y todas sus aplicaciones debe ser regulada, especialmente aquellas herramientas relacionadas con el reconocimiento facial y los deepfakes.

"No hay dudas, en mi opinión, que la IA necesita tener un marco regulatorio. Es demasiado importante para ignorarla", aseguró el CEO de Google y agregó que "la única duda es cómo aproximarse a estas reglas".

Si bien Pichai defiende fervientemente la necesidad de controlar esta tecnología, explica que esto no tiene que ser un limitante a la hora de desarrollar nuevas soluciones, especialmente porque sus campos de aplicación son muy amplios y diversos.

Por ejemplo, para el CEO, productos como los vehículos autónomos necesitan un "marco apropiado para funciona"; sin embargo, para la industria de la salud se puede seguir utilizando las mismas "reglas" que hasta ahora pero considerando productos de asistencia con IA.

"Compañías como la nuestra no puede construir una nueva tecnología y dejar su aplicación en manos del mercado. Es necesario poner este tipo de desarrollos a disposición de todos los que quieran trabajar de forma sincera con ella", suma Pichai.

Asimismo, pidió por un "lineamiento internacional", que puede ser crítico para el armado de un marco global de trabajo. Pero también reconoce que es un área compleja para trabajar y que las empresas se ponga de acuerdo.

La carta de Pichai fue publicada originalmente en The Financial Times, en el marco de una nueva disputa de Estados Unidos y la Unión Europea por regular las herramientas de reconocimiento facial.

Si bien la Casa Blanca aboga por una regulación "liger" que evite el alcance excesivo para alentar la innovación, la UE está considerando una intervención más directa, como una prohibición de reconocimiento facial por cinco años. Al igual que con las regulaciones sobre privacidad de datos, cualquier divergencia entre EE. UU. Y la UE creará costos adicionales y desafíos técnicos para empresas internacionales como Google.

Te puede interesar