Más artículos

Beneficios: cómo impacta en empresas y empleados las jornadas laborales semanales de 4 días

Beneficios: cómo impacta en empresas y empleados las jornadas laborales semanales de 4 días
Se habla de la tendencia de los días y horarios reducidos de trabajo, pero si se aplica, ¿cuáles son los reales beneficios que conlleva adoptarla?
11.01.2020 10.45hs Innovación

Es uno de los deseos de todos los trabajadores en cualquier rubro de todo el planeta: poder trabajar menos pero continuar en las mismas condiciones de contratación.

Y cada vez más eso que parecía inalcanzable se está dando, no cómo algo solicitado desde, por ejemplo,los sindicatos, sino que son las propias empresas contratantes las que deciden implementar esta reducción que en muchos casos no alcanza sólo quitar días de trabajo en la semana, sino hasta disminuir las horas diarias.

Es más, hay proyectos de regulación impulsados desde gobiernos y ministerios de trabajo alrededor del planeta para implementar esto.

Pero la pregunta que uno debe hacerse es: ¿cuáles son los beneficios reales que conlleva una jornada laboral semanal de sólo 4 días?Pero la pregunta que uno debe hacerse es: ¿cuáles son los beneficios reales que conlleva una jornada laboral semanal de sólo 4 días?, ¿cómo influye en los trabajadores?, ¿incrementa o no la performance y optimiza las operaciones de una empresa?

Durante la semana se supo de la presunta propuesta de la premier finlandesa, Sanna Marin, para reducir la semana laboral a cuatro días y la jornada a seis horas, lo que daría un total de 24 horas por semana.

La iniciativa, que buscaba dar más tiempos a los ciudadanos para actividades sociales y de placer, fue desmentida por la vocera del gobierno nórdico, Paivi Anttikoski. De acuerdo con Anttikoski, y a contramano de lo que publicaron medios en el Reino Unido, Estados Unidos, India, Pakistán, Rusia y Australia, Marin habría planteado la idea de que Finlandia algún día adopte una semana laboral de cuatro días o jornadas laborales de seis horas, no ambas, y que esto habría ocurrido meses antes de que la mujer de 34 años se convirtiera en el jefe de gobierno más joven del mundo en diciembre.

"¿Es la jornada laboral de 8 horas la verdad definitiva? Creo que las personas merecen pasar más tiempo con sus familias y sus seres queridos, haciendo pasatiempos y actividades culturales. Este podría ser el siguiente paso en la vida laboral", dijo Marin.

En 1930, diez años antes de que los estadounidenses ganaran la pelea por la semana laboral de 40 horas, el economista John Maynard Keynes predijo que los estadounidenses tendrían una semana laboral de 15 horas en los próximos cien años. Su razonamiento: a medida que avanza la tecnología, las personas tendrían que trabajar cada vez menos.

Sin embargo, eso no ha sucedido. Las horas de trabajo promedio apenas se han modificado en los últimos 50 años. Y si bien los seres humanos trabajamos mucho y trabajamos duro, es posible que no estemos haciéndolo de manera inteligente.

En los últimos años, la idea de pasar a una semana laboral de cuatro días ha comenzado a ganar fuerza en el mundo. Los fanáticos del concepto incluyen desde la cadena estadounidense de restaurantes Shake Shack, sindicatos y el Partido Laborista del Reino Unido. Incluso el candidato presidencial estadounidense Bernie Sanders está abierto a ello.

Los beneficios de una semana laboral de cuatro días

Una semana laboral de cuatro días se ha asociado con una mayor productividad en más de 30 años de investigación científica

Microsoft anunció en agosto de 2019 que cambiar a una semana laboral de cuatro días condujo a un aumento del 40% en la productividad. La compañía había teorizado que liberar un día adicional por semana para el ocio dejaría a sus empleados renovados y productivos.

Ya en 1975, diferentes investigaciones concluyeron que la semana laboral de cuatro días provoca que los empleados sean más eficientes. Según un documento publicado por la Organización Internacional del Trabajo en 2018, "se ha demostrado que trabajar horas excesivamente largas de forma regular reduce la productividad por hora debido a una mayor fatiga, y aquellos trabajadores con grandes cargas de trabajo informan que disminuyen la satisfacción laboral y motivación".

Otro estudio, que dio a las personas que trabajan 40 horas a la semana y a las personas que trabajan 55 horas a la semana las mismas pruebas cognitivas, encontró que el último grupo tuvo un rendimiento mucho peor. De hecho, una cantidad sorprendente de investigaciones demuestran que las jornadas de trabajo más largas están asociadas con una salud adversa.

Trabajar 32 horas a la semana crea un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal

Cuando la empresa de gestión de fideicomisos de Nueva Zelanda Perpetual Guardian probó una semana laboral de cuatro días, vio que el equilibrio entre la vida laboral y de los empleados aumentó un 45%. También se aseguró que el "desempeño laboral real de los empleados no cambió cuando lo hicieron durante cuatro días en lugar de cinco". Para Perpetual Guardian, la política ahora es permanente.

Una teoría de por qué la calidad del trabajo no se deterioró es que la mayor parte de nuestra jornada laboral de ocho horas no se dedica a trabajar. Un estudio incluso mostró que solo unas tres horas del día se pasan trabajando. El resto del tiempo generalmente se desperdicia, se gasta en el trabajo porque ese es el requisito. Además, todo el tiempo que se pasa en el trabajo puede fomentar un sentimientos de culpa y resentimiento.

La semana laboral de cuatro días podría aumentar la felicidad general de los trabajadores

El requisito de estar constantemente en línea ha cambiado por completo cómo y dónde trabajamos. Las personas ahora pueden enviar correos electrónicos de trabajo desde sus teléfonos por la noche y en horas extras no remuneradas o haciendo una investigación de Internet relacionada con el trabajo los fines de semana. Pero estar constantemente conectado puede provocar estrés y agotamiento.

El agotamiento o burnout es tan común que ahora es una condición oficialmente diagnosticable. Una forma de asegurarse de que los trabajadores no estén tan estresados ​​y agotados es asegurarse de que reciban atención. Una semana laboral de cuatro días podría ser el antídoto contra el agotamiento, brindando a los empleados el tiempo libre que necesitan para crear un ambiente de trabajo menos estresante y más productivo.

También podría conducir a una mayor afluencia de tiempo, un término pensado por los investigadores para describir la sensación de ser rico en el tiempo. En Estados Unidos, donde los residentes trabajan mucho más que los europeos, las personas pueden ser financieramente ricas pero pobres cuando se trata de tener suficiente tiempo para hacer las cosas que desean.

Los estudios muestran que las horas de trabajo más largas hacen a las personas menos felices. Una investigación en particular encontró que la felicidad a menudo se asociaba con la cantidad de tiempo libre que una persona tenía, incluso teniendo en cuenta el aumento de los ingresos.

Una semana laboral de cuatro días no solo es buena para las personas, es buena para el clima

Los investigadores han encontrado una correlación directa entre más horas de trabajo y mayores niveles de contaminación. Un estudio publicado por el Center of Economic and Policy Research encontró que si los estadounidenses, que trabajan algunas de las horas más largas del mundo, trabajaran la misma cantidad que los europeos, los EEUU consumirían un 20% menos de energía.

Otro estudio descubrió que con cada disminución del 1% en las horas de trabajo, había una caída correspondiente del 8% en el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, una semana laboral de cuatro días o una disminución del 25% en las horas de trabajo condujeron a una gran reducción de la huella de carbono.

Si bien reducir la semana laboral puede motivar a los empleados a realizar más trabajo en un período de tiempo más corto, existe una desventaja que puede derivarse de sólo trabajar cuatro días por semana. Una semana laboral más corta podría significar menos tiempo para oportunidades que pueden hacer crecer la carrera de un empleado a largo plazo. Sin embargo, eso no quiere decir que reestructurar la semana laboral no sea beneficioso de alguna manera, indicó Infobae.