Más artículos
Un año de quiebre: por qué el mercado dejó de creer en los unicornios

Un año de quiebre: por qué el mercado dejó de creer en los unicornios

Un año de quiebre: por qué el mercado dejó de creer en los unicornios
Empresas como Uber, Lyft, Airbnb, Pintarest, Slack y WeWork se preparaban para salia bolsa, con su ofertas públicas iniciales listas para ser lanzadas
Por iProUP
06.02.2020 09.40hs Innovación

El año empezó con un aire de promesas para los inversionistas y el mercado. Empresas de la magnitud de Uber, Lyft, Airbnb, Pintarest, Slack y WeWork se preparaban para salia bolsa, con su ofertas públicas iniciales listas para ser lanzadas.

Sin embargo, muchas de las riquezas que prometían estas empresas se desvanecieron en el aire.

Tal como explica Diario Financiero, esta nueva burbuja comenzó con el declive de Uber, que cotizó acciones muy por debajo de la valoración inicial. Su principal rival, Lyft, también perdió un tercio de su valor. Slack tuvo una salida particular, sin pasar por el IPO tradicional, aunque el valor de sus acciones bajó. 

El caso de WeWork es propio de estudio. Propuesto como una de las grandes firmas estrella de este año, su imperio se derrumbó de la noche a la mañana, con su fundador, Adam Neumann, a la cabeza. Ahora, vale menos de un cuarto y tuvieron que hacer un nuevo acuerdo con sus inversiones.

Parte de este nuevo fenómeno se debe a Masayoshi Son, el director ejecutivo de SoftBank. Armado con un fondo de US$ 100 mil millones para invertir en compañías que darían forma a los próximos 300 años, dijo a las nuevas empresas que prioricen el crecimiento.

Combinados, estos factores crearon grandes empresas. 

Uber tiene casi 4 millones de conductores. WeWork se convirtió en el arrendador privado más grande de Londres y Nueva York. Pinterest tiene más de 300 millones de usuarios. Todos recibieron valoraciones multimillonarias de inversionistas privados. Ninguno obtuvo ganancias.

Se suponía que las ganancias no debían importar cuando los mercados bursátiles carecían de nuevas empresas de alto crecimiento para invertir. Tampoco las quejas de los trabajadores o las amenazas de los reguladores. Pero las pérdidas reveladas en los documentos del prospecto fueron impactantes.

Esto podría haber estado bien si también estuvieran disponibles planes convincentes para detener el derrame de efectivo. Pero no lo fueron. Añada las preocupaciones sobre una posible recesión de Estados Unidos y una guerra comercial con China, y esta gran cantidad de empresas emergentes que cambiaron el mundo comenzaron a parecer caras y precarias.

A no todas las IPO les ha ido mal. Los precios más conservadores en el segundo semestre probablemente ayudaron. Un fondo administrado por Renaissance Capital que rastrea a las compañías estadounidenses recién cotizadas en todas las industrias ha aumentado un 30% este año.

Lo más leído