Más artículos

Debate, elección y después: a qué alternativa recurren inversores, que no es el dólar, para tener liquidez

Debate, elección y después: a qué alternativa recurren inversores, que no es el dólar, para tener liquidez
Luego de los debates presidenciales y el reperfilamiento de bonos los inversores se las ingenian para detectar oportunidades a pesar de la incertidumbre
Por Laura García
21.10.2019 06.07hs Finanzas 4.0

"La preocupación del mercado hoy, sin dudas, es cómo se va a arreglar el tema de la deuda. No hay expectativa de cambio en la elección y el debate en nada ayudó".

Escueto pero al grano, así resume Ramiro Marra, responsable de Bull Market, el clima inversor en una Argentina que ya tiene la mirada puesta en diciembre y que sigue a la espera de definiciones políticas y económicas de fondo que recién se conocerán a partir de ese mes.

Con carteras ya ultradolarizadas después del shock de las PASO, los ahorristas ya tomaron sus resguardos y los candidatos no lograron, ni para bien ni para mal, incidir en los ánimos. Ese mismo panorama traza a iProUP Augusto Posleman, director de Portfolio Personal Inversiones, quien asegura que "el debate no tuvo impacto directo en el mercado".

 

"Lo que tuvo alta relevancia fueron las declaraciones de Cristina desde El Calafate, bastante negativas por cierto, sobre quién tiene que pagar la deuda y cómo se pagaría", señala. Y agrega: "Todos están pendientes de lo que dicen los Fernández y del tipo de reestructuración que se imagina cada uno".

En la misma dirección, desde Portfolio Personal afirman a iProUP : "Todo el mundo da por sentado que gana Alberto Fernández. Los inversores están en modo wait and see. Las personas que pueden compran dólares pero no se observa una corrida, ya que quienes podían dolarizar sus carteras lo hicieron hace rato", explican.

E insisten: "Hay una tensa espera hasta que lleguen anuncios sobre política monetaria, equipo económico y deuda. Pero la mayoría ya buscó refugio para sus ahorros". En el medio, se conocieron un par de medidas que ayudaron a lograr esta especie de mercado adormecido o anestesiado: reperfilamiento y cepo.

El nuevo cepo y los "reperfilados"

Luego de la escalada del dólar tras las Primarias, el Gobierno salió a apagar el incendio cambiario con un cepo "versión light" a la compra de divisas que aún rige y que consta de los siguientes puntos:

- Los individuos se ven imposibilitados de adquirir más de u$s10.000 por mes

- Las compañías no pueden comprar billetes verdes para atesorar, pero sí para pagar importaciones y deudas

- En el caso de tener que girar utilidades o dividendos, deben pedirle autorización al Banco Central

Esto generó que los argentinos volvieran a tener frente a sí varias cotizaciones de la divisa y, a su vez, que los más experimentados en crisis apostaran al "dólar rulo" para ganar un 7% aprovechando, tal como adelantara iProUP. Pero, rápidamente, el Gobierno salió a querer cortar esta operatoria.

Si bien el BCRA no podía seguir perdiendo reservas al ritmo al que venía, lo cierto es que garantiza que cualquier ahorrista pueda retirar sus depósitos en moneda estadounidense: desde las PASO salieron u$s11.500 millones de este tipo de colocaciones y muchos plazos fijos en pesos no fueron renovados.

En cuanto al reperfilamiento, se trata de una reprogramación del cronograma de vencimientos de corto plazo de las letras del Tesoro, basado en los siguientes puntos:

- Alcanza un equivalente a u$s16.000 millones, 74% de los u$s21.500 millones que había que saldar o renovar a corto plazo (la última licitación había sido declarada desierta)

- El primer desembolso de esta extensión fue de 15% y se respetó la fecha en que debía abonarse. El segundo será a 90 días (por 25%) y a los 180 días, el 60% restante.

- Como consecuencia del reperfilamiento, los fondos comunes de inversión perdieron la mitad de su patrimonio, tal como anticipó iProUP.

En el mundo de las apps bursátiles, el diagnóstico es unánime, y así lo sintetiza a iProUP José Bano, gerente de asesoramiento financiero de InvertirOnline: "No se observan movimientos significativos en estos momentos. Todo el ajuste de carteras se dio apenas transcurridas las PASO, cuando el público pasó a rechazar cualquier activo argentino".

"Como es lógico -añade- en la medida en que los inversores fueron tomando nuevas posiciones y readaptando carteras, la preocupación fue decreciendo. Por ende, también el volumen de operaciones. Sólo quedaba algo residual, alguna letra que todavía estaban esperando cobrar o plazos fijos", completa.

"Desde las Primarias, no hubo grandes novedades, ni políticas ni económicas, que justifiquen un cambio de cara a las elecciones del 27 de octubre. Hoy sabemos exactamente lo mismo que el día siguiente a las PASO. De igual modo, el público inversor no viene haciendo nada distinto a lo que venía haciendo antes", resalta.

Por su parte, un trader online de una de las apps líderes desestima los efectos del debate: "No me parece que haya tenido un impacto tremendo. Ninguno sorprendió. Fue todo lo que se esperaba. Quizás hubo una leve aceleración en la dolarización, pero no más que eso".

Sin señales agoreras

"El contado con liquidación, que estaba en $62-$63, había bajado mucho (casi 10 pesos desde su máximo), de modo que apenas recuperó un poco. No lo vería como una señal. De hecho, hasta la elección se mantendrá en esa franja y, una vez definida, veremos cuál es su nivel verdadero, cuando se conozcan las propuestas", afirma a iProUP una fuente de la City que pide no ser mencionado.

"Hoy tenés a los inversores posicionados en dólares en fondos fuera de Argentina y a los que no les queda otra que permanecer en pesos, que buscan fondos conservadores", resume.

Dentro de esos fondos, cobran relevancia los llamados "t+1", que permiten el rescate en 24 horas. Invierten en todo lo que sea de corto plazo (cheques de pago diferido, cauciones, plazos fijos, fideicomisos financieros) y a su vez en otros fondos Money Market, lo que posibilita que la liquidez sea inmediata.

Como dicen en la City, hoy el mercado de moneda local está "roto", ya que se ha quedado sin las alternativas de inversión que había sumado al menú el Tesoro y que quedaron renegadas por el reperfilamiento.

Lo cierto es que la migración desde fondos denominados "t+1" a los money market ya se venía viendo desde la corrida de mayo (los t+1 son los que invertían precisamente en las letras de corto plazo, que terminaron reperfiladas). Es decir, se extendieron sus vencimientos para aliviar la carga de tener que renovarlas. 

"Estos fondos fueron vendidos masivamente y la gente no era consciente del riesgo. De golpe, se acordó que el dólar puede subir 10% en un mes", dicen en la City.

Alejandro Bianchi, fundador de AsesorDeInversiones.com, también hace hincapié en la relativa estabilización de las últimas semanas tras el cimbronazo de las PASO. "El Merval medido en dólares tuvo su gran golpe tras las Primarias: pasó de 950 puntos a un piso de 373 unidades a fin de agosto. El reperfilamiento y, sobre todo, el cepo frenaron un poco la sangría de dólares o, por lo menos, administraron el goteo de divisas", indica.

Eso permitió que la Bolsa se recuperara. "Ahora se ubica en 446 puntos. Si bien no es una gran suba, es un primer escalón y ha mostrado cierta estabilidad, al menos en este mes y medio", señala el experto.

En su visión, "es positivo que Macri esté llegando a la elección general y no haya tenido que terminar antes su mandato. Fueron necesarias medidas drásticas, es verdad, y no descarto algunas todavía más duras después del resultado. Incluso, si llegara a haber balotaje".

"La renta fija (bonos) también acusó el golpe y hoy las dos fuerzas apuntan a un reperfilamiento que no deje a la Argentina otra vez afuera del mundo. Que lo que viene sea lo menos dañino posible", indica casi como una expresión de deseo.

Bianchi califica como "importante" las declaraciones del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, "en cuanto a actuar rápido", por lo que espera que "quizás antes de diciembre haya un acuerdo entre las dos partes respecto del reperfilamiento".

"Los que tenían bonos y no reaccionaron a tiempo, están estacionados a estos precios y dicen: 'No vendo, espero a ver si se recupera'. Si hay algo de demanda, proviene de quienes se acercan a preguntar cómo cuidar su plata, si tienen que esperar lo que está por venir posicionados en pesos", sostiene.

Mariano Sardans, de FDI Gerenciadora de Patrimonios, lo explica claramente a iProUP: "Acá tenés un candidato, que es el más votado, que no define qué va a hacer, cómo, con quienes y no se sabe si lo van a dejar. Eso es lo que crea la incertidumbre".

Respecto de la deuda, coincide en que la Argentina tiene en 2020 un problema, con bonos mayormente de jurisdicción local que normalmente se refinanciarían, pero ante un mercado cerrado, tendrá que renegociar.

El experto asegura que "todavía es posible hacer cosas para ahorrar y no tocar los intereses como es el caso de los subsidios. El Gobierno perfectamente podría reperfilar, es decir, ofrecer extender los plazos sin quita de capital ni de intereses como lo hizo Uruguay".

"Nosotros tenemos clientes que dependen de los intereses de esos bonos, de la devolución de esa plata para sobrevivir. Por el bien de todos, espero que se resuelva amigablemente. Si volvemos estafar al bonista, Argentina queda afuera de los mercados no menos de 20 años. Chau inversiones, chau Vaca Muerta. Porque somos un país que no respeta los contratos. Eso no puede repetirse", dispara.

El mercado no ve escenarios tan benévolos. El mayor temor es que en lugar de una reestructuración "amigable" –más allá de la renegociación con el FMI– se toquen los intereses de los inversores privados y haya una quita más o menos digerible. Una vez más.

Te puede interesar