Más artículos

City porteña, sin público: cómo operan a distancia los traders y en qué invertir en plena pandemia y rumbo al default

City porteña, sin público: cómo operan a distancia los traders y en qué invertir en plena pandemia y rumbo al default
El mercado llevó rápidamente su operación al modo remoto. Con nuevos métodos, continúan asesorando a los clientes en materia de inversión
Por Melina Manfredi
28.04.2020 06.07hs Finanzas 4.0

Se calcula que unas 4 millones de personas trabajan en la City porteña, ese barrio que no es un barrio pero que -como sucede con Once- todos conocen. La denominación que prefiere el Gobierno de la Ciudad es Microcentro y en las guías de turismo se refieren a ella como "distrito financiero". 

Con sus múltiples nombres, la zona combina lugares de interés turístico, gastronómico o religioso con despachos oficiales, bancos y cuevas más o menos escondidas. Calles como 25 de Mayo, Reconquista o San Martín –con sus transversales Sarmiento Perón y Bartolomé Mitre– son el corazón financiero de la Ciudad. Muestra de ello es el emblemático edificio de la Bolsa de Comercio, emplazado precisamente en la esquina de 25 de Mayo y Sarmiento. 

Sin embargo, la cuarentena obligatoria cambió el paisaje de la City durante las últimas semanas. Ya no se mezclan los turistas con los oficinistas, ni los repartidores de comida del mediodía con los operadores bursátiles. Pese al contexto, el mercado sigue operando. Para lograrlo, los referentes mudaron sus operaciones al formato homeoffice

 

"Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) viene llevando a cabo, desde hace semanas, la totalidad de sus procesos de negociación, monitoreo, riesgo y liquidación de manera remota. Así, garantiza el normal funcionamiento del mercado de capitales", dice a iProUP Alejandro Berney, CEO del mercado local, quien se enorgullece de la inversión en tecnología realizada en los últimos años. 

El ejecutivo explica que existe una dotación mínima de personal presencial que se encarga del mantenimiento de los servidores y el traslado de algunos instrumentos físicos, como los cheques de papel. No obstante, cree que la digitalización de los procesos llegó para quedarse. 

"Los clientes venían adoptando los desarrollos digitales pero de modo paulatino. El pagaré digital es un ejemplo de ello. Existe desde hace un año, pero sólo habíamos registrado cinco transacciones", recuerda Berney, a la vez que confía que hoy reciben 25 pagarés digitales por día y 500 echeqs. 

Y analiza: "Estas circunstancias fueron un disparador para incentivar que todos se vuelquen a los canales online que desarrollamos y están disponibles. Hacia adelante, creo que estos hábitos se van a sostener y que lo físico va a quedar en el pasado, por la conveniencia de los usuarios".

En modo remoto

"¿Quién hubiera dicho a comienzos del año 2020 que tantos cambios a nivel mundial sucederían en tan poco tiempo?", reflexiona José Vignoli, gerente general de invertirOnline, en diálogo con iProUP

La firma modificó rápidamente su operación ante la cuarentena y contó con una ventaja, propia de su ADN fintech. "Al ser nativos digitales, ya estábamos preparados y pudimos enfocarnos en los clientes y en sus nuevas necesidades. Les dimos la tranquilidad de contar con nosotros para invertir en medio de tanta turbulencia y poder resguardarlos hasta que haya mayor certeza", afirma Vignoli.

A diferencia de lo que ocurrió en otras partes del mundo, Argentina tuvo más tiempo para prepararse para la llegada del coronavirus. 

"El mercado está trabajando con formato home office. Hoy, por suerte, la tecnología ayuda a que se pueda hacer de esta forma en el circuito financiero. De hecho, hace mucho tiempo que no se opera en el 'piso' de la Bolsa, por lo que la interacción pasó de ser presencial a telefónica o vía mails y chats", recuerda Alberto Inga, director de inversiones de Megainver. 

A partir de las experiencias que se veían en el exterior, en Portfolio Personal Inversiones (PPI) habían diseñado un esquema de emergencia con tres grupos rotativos de empleados que tuvieron que replantear al poco tiempo. "Las cosas se aceleraron tanto que la estrategia nos duró dos días hasta que decidimos implementar el trabajo remoto para el total de la compañía", reconoce a iProUP Matías Clark Liftenegger, director de IT de la compañía.

"Si bien ya contábamos con la capacidad de tener algunas personas trabajando bajo esa modalidad durante las semanas previas, fuimos extendiéndola. Esto implicó la compra de más licencias y equipamiento, pero logramos tener al 100% de los colaboradores realizando tareas desde sus casas sin mayores sobresaltos", agrega.

En Grupo SBS también buscaron adelantarse a la cuarentena. "Apoyados en nuestro desarrollo tecnológico, desde el 16 de marzo implementamos un protocolo para preservar la exposición de nuestro equipo y, al mismo tiempo, mantener todos los servicios de la operación en normal funcionamiento. Una vez que entró en vigor la medida, el 20 de marzo, comenzamos a procesar en forma remota el 100% de las operaciones", explica a iProUP el CEO de la compañía, Leandro Trigo.

Relaciones a través de la pantalla

El trabajo remoto sacrifica el contacto interpersonal y rápidamente un empleado puede terminar sintiéndose aislado y poco acompañado. Por eso, las compañías instrumentaron una serie de encuentros diarios que buscan reemplazar a la interacción que se daba en las oficinas. 

"Para no perder el contacto permanente con el resto del equipo, realizamos diariamente reuniones, con video en lo posible, en las que comentamos lo hecho durante el día y lo que haremos el siguiente. También, para no perder el foco de nuestra estrategia, semanalmente hacemos un encuentro virtual de gerentes y directores para analizar los temas de la semana y el seguimiento de los proyectos", señala Clark Liftenegger, de PPI.

En Consultatio también implementaron un sistema similar. "Empezamos a realizar calls cortas, de 10 o 15 minutos, en las que estamos todos los empleados de la empresa. Ahí, las áreas de research y la mesa de operaciones comentan los datos más relevantes del día. Las videollamadas también nos ayudaron a encontrarnos más seguido con los clientes", cuenta a iProUP Francisco Mattig, analista de estrategia de la firma. 

Sobre la nueva forma de relacionarse con los clientes, Trigo, de SBS, asegura: "Su reacción ha sido muy positiva y nos mantenemos en contacto permanente. Asimismo, se intensificó el uso de nuestra plataforma transaccional Quicktrade para operaciones online, implementamos y continuamos realizando webinars de coyuntura y recomendaciones de inversión, aportando valor desde nuestro departamento de research". 

¿En qué invertir durante la pandemia?

Más allá de las nuevas formas de trabajar, los expertos de la City continúan asesorando en materia de inversión. El contexto, se sabe, no es fácil: la cuarentena genera desaceleración económica en todo el mundo y Argentina se encuentra en plena renegociación con sus acreedores. 

Por eso, prevalecen las estrategias defensivas que, básicamente, se basan en la dolarización de carteras. "Nuestra visión es que la oferta a los acreedores fue relativamente mala, pero que alcanza para sentarlos a la mesa de negociación. Nuestra cartera estaba en modo defensivo y reforzamos ese sesgo. Creemos que va a haber una segunda vuelta en la negociación y, hasta que eso se materialice, habrá volatilidad", apunta Mattig. 

"Las recomendaciones en este escenario deben tener como base el perfil de cada inversor y su aversión al riesgo", resalta a iProUP Sabrina Corujo, de PPI.

"Para aquellos conservadores, la mejor cobertura, dada la situación económica-financiera local, está en los mercados externos o bien en algún fondo común de inversión Latam, fuera del riesgo Argentina. No obstante, hay que ser igualmente selectivos dentro del amplio universo que se ofrece. Creemos que pueden existir, por ejemplo, oportunidades en bonos investment grade", añade.

Para quienes necesiten mantener una parte de su cartera en pesos, Corujo sugiere "analizar las cauciones como un instrumento de bajo riesgo y los fondos de money market, aunque sus tasas han caído de forma acelerada en las últimas semanas". Desde SBS, en tanto, la recomendación para atravesar estos tiempos de crisis pasa por posicionarse en fondos comunes de inversión.

"Para aquellos inversores orientados a capturar un posible movimiento discreto del tipo de cambio, contamos con el fondo SBS Capital plus, que ofrece una cartera con cobertura a través de contratos de dólar futuro y productos de deuda corporativa vinculados con las oscilaciones del tipo de cambio", detalla a iProUP Damián Zuzek, chief investment officer del Grupo. 

Para los que necesitan invertir en pesos, en tanto, propone el fondo SBS Renta pesos que protege a los ahorros "frente a los efectos inflacionarios sobre la moneda" porque "cuenta con una estrategia de invertir en una cartera de deuda que tenga exposición a títulos con ajuste por inflación".

Finalmente, José Bano, gerente de research de InvertirOnline, apunta los Cedears, que "se compran en pesos pero no acciones argentinas". "No es como invertir en Estados Unidos, pero se puede invertir en empresas petroleras o de consumo masivo, típicamente defensivas".

 

"Además, siguen al tipo de cambio contado con liquidación. Algunos ejemplos de compañías que vienen bien son Barrick Gold, muy atada a la cotización del oro, y todas las digitales, como Microsoft, Amazon o Netflix", concluye. 

Finanzas 4.0 en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído