Más artículos

En crisis, el ingenio se agudiza: cómo vender más, bajar el alquiler y usar la red de distribución de otra empresa

En crisis, el ingenio se agudiza: cómo vender más, bajar el alquiler y usar la red de distribución de otra empresa
Mientras las ventas se derrumban y el consumo cae, las cadenas exploran un negocio que puede convertirse en un interesante ingreso.
Por Cintia Perazo
04.04.2019 06.07hs Economía Digital

Las malas noticias económicas siguen sin dar tregua: subió el índice de pobreza, la inflación se mantiene en niveles muy elevados, el consumo no se recupera y más empresas han tenido que suspender personal. 

En el rubro supermercados, las profunda crisis que evidencian las grandes cadenas, como Carrefour y Walmart, son prueba elocuente de que las cosas no marchan bien. A los shoppings no les va mejor, al punto que algunos han tenido que aplicar fuertes recortes presupuestarios y otros directamente cerraron sus puertas, como es el caso del de Villa del Parque.

El paisaje urbano da cuenta de ello: el cierre de locales se incrementó y, en lo que va del año, más de 2.500 comercios sólo en Capital Federal bajaron las persianas. Lo mismo sucede en las principales ciudades del interior: en Mendoza se registraron más de 1.000 cierres en los últimos meses, en Rosario cerca de 400 y en Córdoba, casi 180.

 

Como parte de este declive, Walmart puso fin a su establecimiento en el shopping DOT y se vio obligada a desprenderse de 31 sucursales en el país. Musimundo ya "besó la lona" y 32 puntos de venta quedaron fuera del ring. 

Ante este duro panorama, supermercados, shoppings y cadenas de retail apelan a nuevas fuentes de ingresos que llegan de la mano de la "economía digital". Concretamente, se trata de "alquilarles" parte de sus superficies a otras compañías cuyos negocios requieren de espacios físicos (de una red) para ampliar su base de clientes.

En movimiento

Una modalidad irrumpió en estos meses es el sistema de alquiler de autos o carsharing, que permite a los usuarios disponer de un auto por minutos, horas o días, solicitándolo directamente desde una app.

Este incipiente negocio –al menos en Argentina– requiere de lugares accesibles, bien distribuidos y seguros. Las red de estaciones de servicios, playas de estacionamiento de shoppings y supermercados y otros espacios estratégicos tienen un rol fundamental en este negocio.

El último en llegar al país ha sido Awto, de la mano de Nissan Argentina. Esta empresa de carsharing anunció una inversión de 50 millones de pesos para su servicio de vehículos compartidos, que posibilita la entrega de un coche solo por el tiempo necesario.

Lo interesante es que el auto se busca en un punto cercano al usuario y puede devolverse en otro diferente, sin limitaciones de tiempo. Las unidades están listas para ser utilizadas en más de 60 estaciones en Ciudad de Buenos Aires y alrededores: universidades, centros comerciales, grandes cadenas alimenticias y aeropuertos forman parte de esta movida.

"Nuestra expectativa es llegar a 500 coches en Buenos Aires en los próximos cuatro años", asegura Mariano Segarra, gerente general de Awto Argentina.

Toyota es otra de las que se ha sumado a lo que muchos llaman "economía colaborativa". 

"Estamos viviendo una transformación plena del negocio. Por ejemplo, YPF pasó de ser una empresa petrolera a una de energía. A su vez, nosotros estamos reconvirtiéndonos de automotriz a compañía de movilidad", sostiene a iProUP Diego Prado, director de Asuntos Corporativos de la japonesa.

El directivo de Toyota revela, además, que están explorando nuevos negocios de manera conjunta. "Por ejemplo, apuntamos a que nuestros vehículos de alquiler -que ahora se retiran de las concesionarias- puedan retirarse de las estaciones YPF", agrega.

De concretarse, Toyota podría impulsar su negocio de renta exponencialmente, si se tiene en cuenta que la estatal cuenta con 1.500 bocas de expendio en todo el país.

Otra de las petroleras que tienen un "plan digital" para ir adecuándose a la transformación tecnológica es Axion, que ha puesto en marcha un plan para proveerle a Mercado Libre el servicio de "picking-up": quien compra un producto podrá retirarlo en las estaciones de servicio en lugar de ir a la vivienda del vendedor, lo que otorga mayor seguridad a la operatoria.

Estacionamiento se alquila

También dentro de la industria automotriz están surgiendo plataformas que permiten comprar y vender autos usados en forma online y de modo seguro.

En 2018 comenzó a operar localmente vendetuauto.com.ar, que pertenece a la estadounidense Americas Car Group. En este marco, selló un acuerdo con Walmart Argentina para el uso de las playas de estacionamiento de la cadena, para así expandir los puntos de inspección. Para el año próximo, la plataforma planea contar con 20 lugares estratégicamente ubicados.

"El principal beneficio es la facilidad que se le brinda al cliente, por tratarse de un punto de referencia conocido. A su vez, nos permite avanzar rápido en la expansión de nuestra red. Por último, para el supermercado es un servicio que complementa su oferta", afirma a iProUP Alejandro Romero, responsable de marketing de Americas Car Group.

Según el directivo, este servicio tiene potencial para transformarse en un ingreso importante para las cadenas, en la medida en que puedan monetizar el tráfico, convirtiéndose en un destino de múltiples consumos.

Empresas chicas también se suman al negocio

Con un ventas por Internet que día a día adquieren más protagonismo en el mix de ventas de una empresa, el delivery se ha convertido en una pieza fundamental.

Es por eso que han surgido varias compañías que ofrecen el retiro de productos y que, justamente, basan su estrategia de "pick it up" de los mismos en acuerdos con cadenas de locales, shoppings y supermercados.

Una de ellas es Pickit, que integra a sitios online para ofrecer a sus clientes una gran red de puntos de retiro, de modo tal que puedan elegir la opción que más le convenga por horario o cercanía.

"Contamos con más de 750 Puntos Pickit ubicados estratégicamente en cafeterías, pinturerías, librerías, gimnasios y maxikioscos de todo el país, como por ejemplo Staples, Walmart, Chango Más, Havanna, The Coffee Store, Pinturerías Pintecord y Maxikioscos El Jevi", señala Martín Machado, gerente de la compañía.  

"Cada uno de estos comercios recibe un canon por paquete entregado y también se beneficia por la afluencia de público que le generamos", añade.   

El funcionamiento del sistema es simple. Las empresas ofrecen en su plataforma una red de retiro, que puede ser Pickit, Packasap u otra similar, que contenga varios puntos.

No es la única que avanza en este tema. Desde la firma Packsap, su directora comercial, Noelia Jurisic, señala a iProUP: "El usuario puede elegir que sus cosas sean alojadas siempre en un mismo eLocker. Cuando llega su envío, se le notifica al celular y se le da un código de retiro". 

"Hemos firmado acuerdos con shoppings, estaciones de servicio, gimnasios y kioscos que permanecen abiertos las 24 horas. Lo que vemos es un interés cada vez mayor de las tiendas físicas en sumar esta solución y complementar la oferta de servicios, invitando al comprador online a que retire en su negocio", completa.

Para Machado, el principal beneficio que su firma le ofrece a los establecimientos es la concurrencia de un público que, de otro modo, no hubiese ido.

"En la actualidad, la preocupación de los comerciantes es la caída de las ventas y cómo atraer clientes. En Pickit ven un socio estratégico, ya que todos los días les acerca una gran cantidad de personas de interesante perfil", señala. 

Y, por el lado de las marcas o empresas que comercializan productos, reciben el beneficio de una mayor cobertura geográfica y alcance en todo el país. "Les brindamos el medio para llegar más fácil y rápido a más clientes, en el lugar y momento que cada una decida", asegura el gerente comercial de Pickit.  

A las empresas Pickit y Packsap se le suma Jurisic. Sus directivos coinciden en señalar que las ventajas de los eLockers son muy amplias y se enmarcan en dos grandes pilares: ahorro en costos logísticos y una mejora en la experiencia de compra de los clientes.

"Para las cadenas, sumar esta solución es acercar el mundo online a la tienda física, de manera tal que los clientes online -que cada día son más- puedan continuar con su experiencia self-service, posibilitándole que en muy poco tiempo tengan en sus manos aquello que compraron", remarca la ejecutiva. 

"Es una alternativa ideal para los shoppings, ya que pueden atraer a más potenciales compradores a sus espacios. También es una excelente opción para los supermercados que venden productos de todo tipo por sus páginas web y aplicaciones móviles. Esto va más allá de la coyuntura: se trata del presente y del futuro del e-commerce", afirma.

Esto recién empieza

Pero este parece ser sólo el comienzo. Todas las compañías consultadas aseguran que se encuentran en plena etapa de expansión sumando lugares de retiro. "En el ámbito local tenemos un plan de seguir ampliando la red en todo el país y alcanzar este año los 1.500 puntos Pickit", adelanta el gerente de esta compañía.

Lo mismo ocurre cin Packasap. "Vamos a sumar ubicaciones de calidad para nuestros usuarios y clientes corporativos. Hoy tenemos eLockers en GBA y pensamos llegar a todo el país", revela la directora comercial.

Romero, en tanto, adelanta que Americas Car Group ya está trabajando en la segunda fase de expansión con Walmart.

El alquiler de monopatines también promete ser una vía de ingresos para los comercios con "espacio ocioso" disponible para alquilar. En efecto, Rappi planea lanzar a mitad de año a Grin, un sistema de alquiler de e-scooters que usará a los locales como puntos para retiro y entrega de estos vehículos.

El sistema es sencillo: el usuario debe encontrar la "estación Grin" más cercana a través de la app (disponible para Android e iOS). Luego, mediante el escaneo con el celular de un código QR, se destrabará el vehículo y podrá utilizarse.

El servicio se pagará con la tarjeta asociada a la aplicación y el precio final tendrá un esquema similar al de los taxis: una tarifa base (equivalente a la "bajada de bandera") más un importe por kilómetro recorrido.

Rappi podrá aprovechar su cartera comercial (restaurantes), para que se conviertan en "puntos Grin": los negocios recibirán a cambio parte de las ganancias por ofrecer espacio y recarga a los monopatines.

 

La crisis argentina pone contra las cuerdas a los comercios, pero la economía colaborativa les está abriendo nuevas oportunidades de negocios. Con un adicional: muchas de estas empresas estarán mejor paradas que sus competidores para enfrentar y sacar rédito de la transformación digital.  

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Te puede interesar