Más artículos

La carne de laboratorio está cada vez más cerca de ser realidad

La carne de laboratorio está cada vez más cerca de ser realidad
Un grupo de científicos de la Universidad de Bath, Inglaterra, sigue en la carrera por producir carne cultivada en laboratorio a nivel industrial.
21.03.2019 10.14hs Economía Digital

Si bien los productos cárnicos de laboratorio no están a la venta, una compañía estadounidense llamada Just aseguró que sus nuggets de pollo cultivado estarán pronto en algunos restaurantes. La doctora Marianne Ellis, ingeniera química de la Universidad de Bath, cree que este tipo de carne artificial será "una fuente de proteína alternativa para alimentar al mundo".

Nick Shorten, estudiante de posgrado de la Universidad de Aberystwyth, en Gales explica que para crear carne artificial es necesario tomar una muestra de tejido cerdo, aislar las células madre para cultivar otras nuevas y luego ponerlas en un biorreactor. "Así el cerdo todavía está vivo y feliz, a la vez que puedes conseguir mucho tocino" aseguró Shorten.

Sin embargo, replicar el sabor y la textura del tocino llevará muchos años de investigación, pero mientras tanto en Bath están experimentando con hierba. Como prueba, hacen crecer células de roedores, baratas y sencillas de usar, en estructuras de hierba que funcionarían como "andamio". Scott Allan, estudiante de posgrado en ingeniería química explicó que "Usamos el andamio hecho con hierba para que las células crezcan, y después éste se puede incorporar al producto final".

El producto final sería tejido muscular puro, carne magra, sin el sabor o textura de un filete, por lo que habría que añadir células de grasa y conectivas para dar más sabor, explicó Allan. Para que esto sea viable a futuro, las células tienen que cultivarse a gran escala.

La doctora Ellis declaró que "Lo que estamos haciendo aquí es diseñar biorreactores, y el proceso necesario para usarlos y cultivar células musculares a gran escala que sean rentables, seguras y de alta calidad. De esta forma, podremos proporcionar células musculares cultivadas a tanta gente como la quiera"

De esta manera, Ellis explica que tomarán las células primarias de un animal vivo uno recientemente sacrificado, o usar una población de células "inmortalizadas", que seguirán dividiéndose. "Esto hace que no sea necesario matar a ningún animal, siempre tendrás esta célula 'inmortal' que podrás usar siempre" agregó la científica.

Este tipo de animal que prescinde de sacrificios animales puede ser una gran solución, tanto para las asociaciones protectoras como para los que están preocupados por los problemas ambientales que supone la producción ganadera industrial.

Richard Parr, director gerente para Europa en The Good Food Institute, ONG que promueve alternativas a los productos agrícolas convencionales, dice que este tipo de carne usaría menos tierra y agua, emitiría menos dióxido de carbono y a la vez ahorraría causar a millones de animales dolor y sufrimiento. "También es una oportunidad comercial enorme en la que las empresas, universidades y gobiernos deberían aprovechar la oportunidad para apoyar e invertir", agregó Parr.

Según Marianne Ellis, los análisis sugieren que la carne cultivada reduzcan los gases de efecto invernadero, el uso de tierra y agua, pero no hay certeza sobre el ahorro de energía. Un estudio reciente afirma que para el clima la carne artificial sería peor, aunque no se analizó el uso de agua y suelo.

John Lynch, autor de la investigación hecha en la Universidad de Oxford afirma que "La carne cultivada podría ser una de estas alternativas prometedoras para reducir las emisiones agrícolas, pero hasta que obtengamos más datos de producción, no podemos asumir eso de forma automática"

Habría que esperar al menos cinco años para que la carne cultivada esté disponible a gran escala y queda la incógnita sobre si la gente querrá comerla o no. Encuestas hechas en Reino Unido sugieren que el 20% la probaría, el 40% no lo haría, y otro 40% está indeciso. Las generaciones más jóvenes, los habitantes de núcleos urbanos y las personas de mayor nivel económico son las más abiertas a probar este tipo de carne según el estudio.

Chris Bryant, psicólogo de la Universidad de Bath, dice que los tres factores a tener en cuenta para que este tipo de carne tenga éxito son el precio, el sabor y la seguridad. Éste último factor es el más difícil de abordar, debido a que la gente tiende a creer que las cosas naturales son buenas, mientras que las artificiales son malas. Está claro que los consumidores serán los que tengan la última palabra en lo que refiere a la carne de laboratorio.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain
Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Más sobre Economía Digital
Te puede interesar