Más artículos

Bitcoin: si hubieras comprado uno en 2016, hubieras ganado todo este dinero

Bitcoin: si hubieras comprado uno en 2016, hubieras ganado todo este dinero
En ese año la criptomoneda cotizaba alrededor de u$s439. Luego tuvo una fiebre por lo desconocido, catalogada por la mayoría del mercado como un desvarío
Por iProUP
12.02.2021 09.35hs Economía Digital

En el mundo de las inversiones, como en la vida en general, el hubiera no existe. Las decisiones de inversión se toman a partir de muchos factores, que con el paso del tiempo se analizan para saber si fueron correctamente evaluados. Las "bolas de cristal" tampoco existen, y nadie puede adivinar lo que sucederá en el futuro.

Pero, en ocasiones vale la pena ver en retrospectiva, para evaluar los instrumentos que han registrado mejores rendimientos en determinado mercado, o en las inversiones en general, estudiar lo que sucedió y sacar con ello conclusiones de hacia dónde pueden ir estos mismos instrumentos, y porqué.

También, en el mundo de las inversiones se dice que la estrategia ideal es la de largo plazo, que solamente en un horizonte de tiempo relativamente amplio se pueden observar los frutos generados por la maduración de las inversiones. En parte es cierto, el corto plazo beneficia en general poco o nada a las inversiones, sin olvidar que siempre hay algunos afortunados.

Sin duda alguna entre esos afortunados se encuentran quienes hace cinco años invirtieron en un instrumento que, literalmente, no era nada o significaba poco, un instrumento que en esencia no es un instrumento financiero, de ahí la dificultad para que hasta la fecha sea fácil de entender, pero que ha generado rendimientos inimaginables además de estratosféricos: el bitcoin.

El bitcoin es una apuesta de inversión que tiene sus riesgos por la volatilidad.
El bitcoin es una apuesta de inversión que tiene sus riesgos por la volatilidad.

Cuando el bitcoin no era nada ni nadie

El bitcoin nació en 2009. En el horizonte de tiempo que evaluamos, para una inversión que aporta resultados importantes de rentabilidad según dicen los expertos, es decir un panorama de 5 años, nos remitimos a febrero de 2016.

En ese año, el bitcon empezaba a figurar en el panorama financiero, ya había irrumpido, pero todavía se le consideraba un "extraño" en el mejor de los casos. Para la mayoría de los inversionistas de entonces, esta criptodivisa era lo más parecido a una mala broma.

En ese momento, la criptomoneda cotizaba alrededor de 439 dólares, todavía muy lejos de los 1.112 dólares que llegó a cotizar en noviembre de 2013, cuando la fiebre por lo desconocido lo llevó a esos niveles, catalogados por la inmensa mayoría del mercado como un desvarío.

El salmón de las criptomonedas

El bitcoin siguió por un tiempo su trayecto a contracorriente, lo más parecido a un salmón, que lucha contra la tendencia de la corriente del río, contra los depredadores listos para comérselo, contra el destino mismo. Parecía que igual que muchos de estos peces, el bitcoin terminaría sus días en cualquier momento.

Pero la consolidación de la tecnología hizo su parte, la expansión de los medios de pago y también las crisis de las economías, con bancos centrales que pasan dificultades para sortearlas, consolidaron también a esta y otras criptodivisas.

Poco a poco, primero la recuperación del valor de 1.000 dólares un año después en octubre de 2017, luego la primera gran ola alcista y especulativa que lo llevó a 13.800 dólares en diciembre de ese mismo año, para un posterior periodo de corrección hasta los 3.000 dólares un año después.

La volatilidad ha sido sin duda la mayor etiqueta del bitcoin, eso ha generado que muchos lo miren con desconfianza. Sin embargo, la criptodivisa vuelve a tomar bríos después de cada periodo de ajuste. El bitcoin llegó a enero de 2020 en 9.300 dólares. Lo que vendría después será para la historia, por la pandemia y por la cotización de la criptomoneda.

El empresario Elon Musk invierte en Bitcoin a través de su empresa Tesla.
El empresario Elon Musk invierte en Bitcoin a través de su empresa Tesla.

El Big Bang de las criptomonedas

En febrero de 2020, cuando la pandemia empezó a colapsar al mundo entero, también inició la carrera desenfrenada de las criptodivisas, especialmente del bitcoin. La criptomoneda más popular del mundo terminó el año pasado en alrededor de 28.900 dólares.

El bitcoin ya "probó" las mieles de los 50 mil dólares, fue como un Big Bang, no surgió de la nada, pero su "explosión" fue muy similar, tanto que un banco de inversión ha realizado proyecciones que lo colocan arriba de los 100.000 dólares en un horizonte de mediano plazo.

Inversionistas de la talla de Elon Musk por medio de su empresa Tesla invirtió en la criptomoneda unos 1.500 millones de dólares y anunció que la incorporarán en su catálogo de medios de pago.

Si alguien tuvo un solo bitcoin en febrero de 2016 y todavía lo conserva, hoy su inversión tiene un rendimiento nominal de 10.036%, o lo que es lo mismo, ganó 101 veces lo que invirtió. Pagó 439 dólares y hoy tiene en sus manos 44.500 dólares. No hay en el planeta un solo instrumento financiero que se acerque siquiera un poco en rendimiento a lo que ha pagado el bitcoin.

Economía Digital en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en economía digital, start ups, fintech, innovación corporativa y blockchain.
Lo más leído